"La gente no quiere trabajar ni el 100% desde la oficina, ni el 100% desde casa, quiere poder combinar las dos": Isaac Vitini, director de recursos humanos de ING España desvela cómo funciona su modelo de trabajo flexible

Isacc Vitini, director de recursos humanos de ING España.

ING

  • Tras un año de trabajo flexible, el director de recursos humanos de ING España Isaac Vitini hace balance de un año apostando por la flexibilidad. 
  • La puesta en marcha del modelo eWork ha llegado junto con una mudanza a unas nuevas oficinas con las que esperan reforzar los flujos de trabajo y la colaboración entre trabajadores. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

ING España hace un año que implantó su nuevo modelo de trabajo flexible. Lo hizo en el verano de 2020, tras haberse mudado a unas nuevas oficinas y después de haberlo probado de manera anticipada por la situación derivada de la pandemia. Un año después, el balance es positivo. 

Isaac Vitini, director de recursos humanos de la entidad, explica en una entrevista con Business Insider España que esta decisión es una derivada de haber implementado primero el modelo agile como forma de trabajo. Esta manera de trabajar, que crea equipos interdisciplinares y con un empoderamiento del empleado, hace que sean estos equipos los que se marquen el ritmo del trabajo en forma de sprints para ir llegando a los objetivos. 

Una vez implementada esta forma de trabajar, Vitini explica que quisieron dar un paso más. "El siguiente paso era más flexibilidad y para ello lo que hicimos fue crear tres pilotos con grupos diferentes de gente dentro del banco para ver como funcionaba este modelo en diferentes tipos de trabajo", explica.

Una vez puesta en marcha esta prueba, previo a la pandemia, vieron que los empleados no querían tener ni un puesto totalmente remoto, ni una obligación de acudir todos los días a la oficina. Así, nació este modelo de trabajo flexible. 

eWork es la denominación de su modelo de trabajo 100% libre y que está acompañado de una serie de medidas para garantizar la flexibilidad y desconexión digital. Así, el banco cuenta con flexibilidad horaria de entrada (7-10h) y salida (16-19h) y un horario de reuniones acotado (entre las 10h y las 16h).

ING cumple 20 años en España: de revolucionar las finanzas con la Cuenta Naranja a afrontar el futuro con la amenaza de Google o Facebook como competencia

"La gente no quiere trabajar ni el 100% desde la oficina, ni el 100% desde casa. La gente lo que quiere es poder combinar los dos", apunta el directivo, que además, explica que la flexibilidad de poder elegir los días que se acude a la oficina hacían que la satisfacción de los trabajadores fuera mayor frente a la obligatoriedad de acudir en determinados días. 

El banco holandés desembarcó hace más de 20 años en España como un banco a distancia, primero a través del teléfono y con la progresiva introducción de internet cada vez más digital. Precisamente, esta digitalización es un factor importante para poner en marcha su nuevo modelo de trabajo flexible. 

Para llegar a este punto, Vitini explica que hay varios puntos clave en la organización del trabajo para el desarrollo de esta iniciativa como son la tecnología, el entorno de trabajo y la cultura de la empresa. 

"La tecnología es importantísima y, de hecho, nosotros siempre hemos sido un banco muy tecnológico, que nos hemos apoyado mucho en la tecnología. Pero es que nuestro modelo de trabajo también hemos visto que la tecnología es fundamental y el covid nos ha ayudado a avanzar mucho en esa tecnología y en eliminar cosas que nosotros mismos nos poníamos como que no eran posibles de hacer", apunta. 

"Algunos procedimientos que pensábamos que no se podían hacer en remoto, pues el covid nos ha enseñado que sí y que incluso hace que seas mejor y más seguro como banco. Porque la tecnología te permite trackear cosas, te permite registrar cosas, ...", añade. 

A esto se suma, el entorno de trabajo que el directivo señala que se da tanto en la oficina como en casa. En este sentido, Vitini explica que han dotado a las nuevas oficina de determinados espacios que son buenos para determinadas tareas, por ejemplo, la colaboración. De esta forma, las oficinas de ING España cuentan con más de 200 salas de reuniones de todos los tamaños. 

La tercera pata para que funcione este modelo de trabajo, explica el directivo, es la "cultura" de trabajo de la entidad. "Lo importante es lo que haces, no donde lo haces", señala Vitini. 

Nuevas oficinas enfocadas a una organización dinámica

Así, las nuevas oficinas del banco tienen puestos de trabajo sin asignar, que se van reservando a través de una aplicación para poder controlar el aforo limitado por la pandemia, y cuentan con taquillas para poder dejar los materiales necesarios en ellas como un ratón o un teclado portátil. En el diseño de estas oficinas, también trabajaron buscando lo que pensaba que les faltaba en las anteriores y que estas les permitan la gestión de un modelo de trabajo flexible entre casa y la oficina. 

"Pensamos en toda la casuística que pudiéramos tener para que fuera esto más un punto de encuentro que una oficina", explica Vitini, que precisa que tampoco cuentan con despachos en estas oficinas y que, por ejemplo, en el caso del consejo de dirección fueran ellos a reunirse con la gente. 

Dentro de estos flujos de trabajo, y teniendo en cuenta que se trata de un banco, la seguridad es clave.

"En temas de seguridad al ser un banco con más del 90% de los contactos digitales, la ciberseguridad está en el core de nuestro día a día y simplemente ha sido revisar cada uno de los procesos que teníamos para asegurarnos que se pudieran hacer en remoto y que fueran igual de seguros", explica el directivo. 

La pandemia ha acelerado aún más la digitalización de los bancos: por qué los expertos creen que los robots han llegado para quedarse y las oficinas tienen los días contados

"Nos pasó con la pandemia, que hubo que actualizar algunos procedimientos para que la gente no tuviera que venir a la oficina, porque la gente dejó de venir a la oficina", añade. 

Trabajadores tecnológicos y un crecimiento de plantilla

En un momento de transformación bancaria, ING en España en los últimos ha ido contracorriente del sector. En parte, porque ellos cuentan con una estructura mucho más ligera que los grandes bancos tradicionales al no contar con una amplia red de sucursales, que las entidades tradicionales están ahorra cerrando o transformando. ING España tenía 775 empleados en 2008, cuando comenzó la crisis financiara, ahora son 1.300 trabajadores. 

"En los últimos tres o cuatro años, cuatro años, casi el 70% de las incorporaciones son perfiles Stem (siglas anglosajonas para referirse a las carreras de ciencias e ingeniería), ya sea de ciencias, de ingeniería, de matemáticos, de desarrolladores,... son los perfiles que todo el mundo está buscando para la digitalización", explica Vitini al hablar del perfil de los trajadores del banco. 

"Todavía nos estamos centrando en ese tipo de perfiles, nuestro crecimiento más grande viene por esa línea. Y si me preguntas todavía algo más específico, pues también estamos muy centrados en perfiles de datos, que es un poco también una obsesión en la que tenemos, en la de tener, en tomar decisiones basadas en los datos y, además, mucho también enfocado en la personalización al cliente", añade. 

LEER TAMBIÉN: La pandemia ha acelerado aún más la digitalización de los bancos: por qué los expertos creen que los robots han llegado para quedarse y las oficinas tienen los días contados

LEER TAMBIÉN: Los tipos de interés en negativo, el fin de las moratorias y la nueva oleada de fusiones marcan el futuro de los bancos en 2021

LEER TAMBIÉN: El neobanco Nickel del gigante BNP Paribas ya está en marcha: así quiere ser el Digi de las finanzas usando los estancos para abrir cuentas

VER AHORA: Manuel Terroba, CEO de BMW Ibérica: “La capacidad de conectarnos y comunicarnos con el cliente a través del coche será fundamental”