La edad de oro de los emblemáticos privilegios de Silicon Valley ha llegado a su fin, lo que quizás no sea del todo malo para los trabajadores del sector tecnológico

Un empleado de Google duerme la siesta en una cápsula que bloquea la luz y el sonido exterior en las oficinas centrales de la compañía en Mountain View.
Un empleado de Google duerme la siesta en una cápsula que bloquea la luz y el sonido exterior en las oficinas centrales de la compañía en Mountain View.

REUTERS/Erin Siegal

  • La pandemia del COVID-19 ha eliminado los beneficios más emblemáticos que tenían muchas empresas tecnológicas.
  • El giro en los privilegios que complementaban los salarios ha cambiado la forma en que muchos empleados evalúan sus prioridades en materia de vida profesional y personal.
  • Adaptar estas ventajas al trabajo remoto puede ser la clave para retener a los empleados en el mundo pospandémico.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

De igual manera que los banquetes romanos o las fiestas desmedidas al estilo del Gran Gatsby en los años 20, la era dorada de los beneficios laborales en Silicon Valley se ha acabado.

El centro de San Francisco, que hace 2 años parecía un bullicioso campus universitario, se ha convertido en una ciudad fantasma.

Los trabajadores de las grandes tecnológicas que podían beneficiarse de lavanderías en el puesto de trabajo tienen que conformarse ahora con la lavandería automática que tienen en su barrio.

El lugar en el que podías quedar con un compañero en la cafetería de LinkedIn para comer unos huevos pochados para después pasar a la de DropBox a por un ceviche, es ahora un sitio en el que los trabajadores se comen un bocata con pan de masa madre horneado por sus compañeros en escritorios de pie.

La pandemia ha provocado que muchos de los icónicos beneficios laborales que ofrecían algunas empresas tecnológicas se esfumen, y a medida que se acerca el segundo año desde que empezó el teletrabajo, no parece que la tendencia vaya a acabar.

El final de los beneficios en su forma concebida hasta ahora ha llevado a los empleados a reconsiderar cómo miden su satisfacción laboral, y a quienes buscan trabajo a reevaluar su valoración de las oportunidades.

La pérdida de beneficios está cambiando la dinámica de quienes buscan empleo

En años anteriores, beneficios algo hipsters como una cafetería o una guardería de perros hubieran seducido a personas en búsqueda de empleo. Ahora, en cambio, los trabajadores tecnológicos enfocan sus decisiones laborales con más matices.

George Volichenko ha pasado este año buscando trabajo como analista, e indica que los reclutadores no han mencionado ningún beneficio de la misma forma que lo hacían antes de la pandemia.

Mary Kate Spplitt, una analista de datos que ha trabajado tanto en pequeñas startups como en grandes empresas como Facebook, considera que los beneficios laborales a día de hoy "no son un factor" a la hora de considerar los mejores lugares para trabajar.

La razón es, dice, que las empresas simplemente no pueden ofrecerlos de la misma manera en que solían.

Este cambio beneficia a compañías más pequeñas o más moderadas en su gasto, ya que tradicionalmente no han usado este factor para atraer a candidatos.

La nueva tendencia del teletrabajo que mejora la productividad y la salud mental de los trabajadores; establecer horas libres al día de reuniones

"Tenemos suerte porque nuestro mayor atractivo para nuestros empleados — una misión con sentido, unos compañeros geniales, un ambiente creativo y una marca guay —, no han cambiado", valora Brit Peltz, empleado de recursos humanos en la startup Co-Star.

La pandemia también ha forzado a quienes buscan trabajo en el sector tecnológico a reevaluar sus prioridades.

Mientras Campbell Queen buscaba un nuevo trabajo este año, daba prioridad a su felicidad en términos generales que a cualquier otra cosa.

Queen había sido analista en Amazon, donde aparte de un gran nombre en el currículum se obtiene un paquete salarial competitivo, con los que Queen consiguió seguridad y estabilidad nada más salir de la universidad y ponerse a buscar trabajo.

A medida que la pandemia evolucionaba, no obstante, Queen comenzó a buscar una empresa con un objetivo con el que se identificara, y que le permitiera "vivir en algún lugar con mejor calidad de vida".

Los beneficios laborales no eran ni siquiera parte de la ecuación, y finalmente, Queen firmó por Watershed, una startup que ayuda a las empresas a reducir su huella de emisión de carbono.

Los trabajadores tecnológicos repiensan cómo medir su satisfacción laboral

La pérdida de beneficios laborales ha llevado a muchos trabajadores tecnológicos a reconsiderar si quieren o necesitan volver a la oficina en algún momento.

Muchas ventajas ofrecidas en oficinas estaban pensadas para "mezclar la vida personal y el trabajo, manteniéndote en la oficina, o en el campus, en algunos casos", cuenta Hunter Larco, que ha trabajado como ingeniero en Google y Facebook.

Entre desayunar, comer, cenar, el gimnasio y actividades sociales, los empleados podían pasar fácilmente todo el día en la oficina, en vez de interactuar con la vida fuera del trabajo.

"A mí nunca me interesó eso", afirma Larco, que optó por cambiar al programa piloto de teletrabajo a tiempo completo de Facebook en cuanto tuvo la oportunidad.

Ahora, en vez de estructurar la vida alrededor del trabajo en el campus, tiene "la flexibilidad de estructurar el trabajo alrededor de mi vida", explica.

¿Cansado de trabajar desde casa? Estas compañías están reinventando el empleo para un mundo sin oficinas

Luke Solomon, ingeniero de Apple, coincide con Larco: "La ventaja final de esta época es la flexibilidad de trabajar desde casa".

Otros empleados se están dando cuenta de que prefieren vivir en lugares más baratos que confiar en las ventajas ofrecidas en oficinas, como los servicios de comida o lavandería.

La pandemia ha provocado que muchos trabajadores tecnológicos se aprovechen de las políticas de teletrabajo temporales para irse a vivir en regiones más baratas de Estados Unidos, y ahora, muchos no están seguros de volver.

"Para mucha gente, la posibilidad de teletrabajar y vivir en lugares más baratos probablemente será más importante que los beneficios laborales", afirma Volichenko, un analista de Calm que se ha despedido de muchos amigos al cambiar la Bahía de San Francisco, el año pasado, por un nuevo destino más barato.

Desde las comidas hasta la salud mental

Las compañías han intentado compensar la pérdida de ventajas del trabajo en oficina, introduciendo extras de calidad de vida, como pagos dedicados a equipos de oficina domésticos, o bonus saludables.

"Twitch ha hecho un gran trabajo ofreciendo estas ventajas a lo largo de la pandemia", mantiene Will Gowell, un ingeniero de software de la empresa, ante Business Insider.

La empresa asiática ha ofrecido bonos para cuidar la salud mental, así como ha financiado el equipamiento de oficina para las casas de sus trabajadores.

Su plantilla, por tanto, ha gastado el dinero en obtener los mismos escritorios de pie, sillas ergonómicas y monitores que solían tener en la oficina.

"La parte realmente importante de los beneficios es cómo demuestran que las empresas de verdad se preocupan por sus empleados", defiende Gowell.

Menos yoga y más derechos laborales: cómo proteger la salud mental de los empleados en la era del teletrabajo

Twitch y Airbnb también ofrecen beneficios adicionales como vacaciones de verano para toda la empresa a la vez, o días sin reuniones.

Gowell cree que estos días de cierre conjunto para toda la empresa ayudan particularmente al permitir la relajación.

"Sobre todo porque sabes que no está ocurriendo nada", explica. "No hay problemas que no estés viendo, reuniones que te has perdido, no piensas... ¿Qué estará haciendo mi equipo?".

Para Gowell, estos beneficios en materia de vacaciones y salud mental mandan un mensaje de que a la empresa le importa prevenir que su personal se queme, y "se asegura de que la plantilla se sienta empoderada en el trabajo".

Algunas empresas tecnológicas han comenzado a ofrecer beneficios para ayudar a construir una camaradería de equipo en un contexto de teletrabajo.

Daniel Rodríguez, un reclutador tecnológico en el grupo InterQuest, detalla que las "horas felices de teletrabajo" de principios de 2020 han dejado paso a encuentros trimestrales con candidatos en remoto.

Las empresas están dedicando más tiempo a las reuniones en persona fuera de la oficina, para ayudar a construir relaciones con actividades como ir de ruta, o en bici.

Para Larco, el exingeniero de Google, este tipo de actividades de sintonía durante el teletrabajo "hacen maravillas" porque "consiguen juntar a una plantilla que trabaja bajo un modelo híbrido".

Habiendo dejado caer en el olvido desde hace más de un año a los beneficios tradicionales de Silicon Valley, los trabajadores tecnológicos se han dado cuenta de que están mejor sin ellos.

Para muchos, su decisión de quedarse en sus empresas puede ir muy relacionada con cómo se adapten esos beneficios a la era del teletrabajo.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

Telefónica cambia su sistema de turnos para teletrabajar y toda la plantilla tendrá que ir a la oficina como mínimo 2 días a la semana

De salas de chat a gráficos integrados: Bloomberg actualiza sus icónicos terminales para adaptarse a la era del teletrabajo en Wall Street