El futuro está en los pinos: la resina puede convertirse en el nuevo petróleo, y España es el lugar con más fabricantes de Europa

Resina

Getty Images

  • La resina es un producto forestal obtenido de los pinos y con múltiples usos: su tecnología centenaria puede actuar como sellador, pegamento y barniz, destilarse o ser disolvente de pintura, además de los usos medicinales.
  • Un potencial de cara al futuro es afianzarse como oro líquido biodegradable y sustituir al petróleo en numerosas aplicaciones. 
  • España es el país de toda Europa con un número más elevado de fabricantes de resina, además de los pocos que conservan esta práctica tradicional. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

España es el país europeo con más fabricantes de resina, además de uno de los últimos del Viejo Continente donde pervive esta práctica tradicional. Sumado a que después de Suecia nuestro país es el territorio con más bosque de Europa, la resina puede convertirse en una materia prima estratégica en los próximos años.

El 95% de la extracción de resina de pino de España se realiza en Castilla y León. En concreto, el triángulo entre Segovia, Ávila y Valladolid concentra miles de hectáreas de bosque de pinos resinosos, cuya secreción orgánica es apodada "oro líquido" debido a sus espectaculares propiedades.

No en vano su uso en gran parte del Mediterráneo es milenario, abarcando desde el tratamiento de quemaduras al encendido de antorchas o la impermeabilización de barcos. Hoy en día, este jugoso secreto de los árboles tiene capacidad de sustituir o reemplazar usos del petróleo y del plástico

Aunque la técnica data de cientos de años atrás, hace años se empleaban métodos mucho más agresivos con los árboles, pero en la última década el sector se ha revitalizado con métodos más sostenibles, minimizando las incisiones realizadas en la corteza para la obtención de resina. 

Tal y como recogen desde la Agencia SINC, en 2015 Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid propusieron nuevas técnicas para optimizar los resultados de esta tradicional industria e impulsar su desarrollo.

Su fórmula, explicada en un artículo para Science Direct, ahondaba en cómo aumentar la producción en los años benignos y reducir los gastos en los más adversos.

La resina es inagotable y forma parte de un proceso circular

La savia espesa de color blanco lechoso de la resina puede utilizarse para plásticos, barnices, pegamentos, neumáticos, caucho, productos cosméticos y de farmacia, e incluso aditivos alimentarios o chicles. Lo mejor es que el proceso para obtenerla es totalmente circular. 

Desde la BBC relatan que en los meses más cálidos de marzo a noviembre, los productores locales extraen cuidadosamente la resina quitando la capa exterior, clavando un sostenedor y haciendo incisiones diagonales para que la savia se filtre en un cubo recolector.

En las fábricas destiladoras se extrae la trementina de la resina con apariencia viscosa y amarillenta.

Pero no valen los pinos de cualquier edad, sino que tal y como explican en Nius Diario, el proceso realizado en los montes públicos de Castilla y León abarca tramos de pinos de 25 años en 25 años. 

En el primer tramo hay pinos de cero a 25 años, de los que no se extrae resina, ya que son los más jóvenes y se encuentran en proceso de crecimiento. En el segundo tramo, los árboles de 25 a 50 años, se someten a tratamientos selvícolas y podas para cuando llegue el momento de la extracción.

La salvia se saca de los pinos del tercer tramo, que tienen edades comprendidas entre los 50 y los 75 años. En el último tramo se les da un respiro, mientras que a los 100 años se cortan, y vuelta a empezar. Se trata de una gestión sostenible del monte que jamás finaliza. 

Teniendo en cuenta que se proyecta que la mayor parte de reservas de petróleo del planeta se agoten para mitad de siglo, la resina podría consolidarse como una importante alternativa, mucho más sostenible y además, mucho más económica conforme el precio del crudo se dispare.

Las ventajas frente al combustible fósil son muchas:, los productos de plástico fabricados con ella se degradan de forma orgánica y más rápida en el medio ambiente. Su extracción también revaloriza los montes, evita incendios y plagas y protege la biodiversidad. 

Mesa de la Resina de Castilla y León

En los próximos años puede ser clave para fijar población rural y revertir el éxodo desde la España vaciada. Desde 2011 existe la Mesa de la Resina de Castilla y León, que en los últimos años potencia esta industria.

Guillermo Arranz, ingeniero técnico forestal y resinero entrevistado por la BBC, revela que para vivir de la resina y que resulta rentable es preciso un mínimo de 6.000 pinos. De cada uno de ellos se saca entre 3 y 4 kilos de savia por temporada. "Cada 15 o 20 días hay que pasar por todos ellos", relata, subrayando que "es un trabajo precioso". 

Los extractores tienen claras las medidas para potenciar que haya más resineros dispuestos a trabajar en las montañas: más ayudas gubernamentales para administrar el propio territorio durante todo el ao, potenciar el atractivo para los jóvenes y mayor autonomía. 

De refilón, también cobrarían pulo industrias como las del ecoturismo, ya que en torno a la dorada savia goteante de los pinos incluso existe una Ruta de la Resina, situada en el municipio segoviano de Navas de Oro.

Otros artículos interesantes:

Hallan inesperadas bacterias en el océano Ártico capaces de descomponer el combustible ante un derrame de petróleo

Esta compañía suiza fabricará biocombustibles avanzados con fardos de paja y otros desechos agrícolas

Científicos convierten el aceite de cocina usado de McDonald's en resina para impresoras 3D

Te recomendamos