Humildad, tener empatía y ser comunicativo: las habilidades esenciales que todo CEO necesita dominar para la próxima década, según varios líderes

Claus Mathisen, Mahfuz Ahmed, Lindsay McCormick y Robert LoCascio.
Claus Mathisen, Mahfuz Ahmed, Lindsay McCormick y Robert LoCascio.

Marianne Ayala/Business Insider.

  • Ser buen comunicador, tener humildad y ver más allá de los objetivos económicos son algunas de las características de los CEO de cara a los próximos años.
  • Cada vez más personas quieren trabajar para organizaciones que se alineen con sus valores personales y les proporcionen un sueldo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Meses después de la pandemia, Deborah Lovich comenzó las reuniones preguntando cómo se sentía su equipo. "Mi marido tiene el peor asma del planeta", dijo la directora general y socia principal del Boston Consulting Group. "Es anestesista. No tiene EPI, está operando y tiene asma. Así que si no parezco la típica Debbie feliz, es porque estoy estresada. Ahora, ¿cómo estás?".

No era un gesto vacío. Un informe del BCG ha afirmado que las personas que se sentían satisfechas y conectadas con sus colegas eran tres veces más propensas a decir que, durante la pandemia, su productividad era igual o mayor que antes.

Los cambios en la tecnología, las cadenas de suministro y el sentimiento público sobre cuestiones de justicia social han matizado la vida laboral de muchos directores generales. Estos ejecutivos controlan las decisiones más importantes de su organización, que suponen el 45% del rendimiento de una empresa

Pero los acontecimientos de los últimos años han empujado a los directores generales a hacer algo más que centrarse en los resultados financieros. 

Los expertos en liderazgo afirman que, para ayudar a que sus empresas obtengan buenos resultados y sean sostenibles en el futuro, los directores generales tendrán que desarrollar nuevas habilidades: gestionar un número creciente de personal a distancia, responder a los retrasos en los inventarios y aplicar los objetivos de emisiones de carbono.

Los líderes empresariales que no dominan habilidades como la comunicación y la empatía corren el riesgo de no atraer y retener el talento, o de aplicar una estrategia equivocada en respuesta a los cambios provocados por la COVID-19. 

La homogeneidad también es un problema persistente entre los directores generales de las empresas del S&P 500. En 2020, el 89% eran blancos, y había más directores generales llamados James o Michael (40) que el número total de mujeres (31).

Business Insider ha hablado con expertos que esbozaron qué habilidades eran cruciales en respuesta a acontecimientos como la muerte de George Floyd, la recesión, las elecciones presidenciales de 2020, los crímenes de odio contra los asiático-americanos y la insurrección del 6 de enero

"Acabó con la ilusión de que teníamos el control", ha comentado Lindsay McCormick, fundadora y directora ejecutiva de la marca de cuidado personal sostenible Bite, sobre el efecto de COVID-19. "Realmente nos hizo bajar el ritmo y volver a lo básico".

Ofrecer una visión más allá de los beneficios

Varios consejeros delegados mencionaron que una misión empresarial más amplia, más allá de ganar dinero, se había convertido en algo esencial. "En general, la gente no solo quiere el producto de menor coste", ha manifestado McCormick. "Quieren saber que las empresas en las que invierten sus dólares están haciendo algo bueno. Y creo que los nuevos directores generales tendrán que tener eso en cuenta".

Una CEO que detalla un propósito más amplio que también ayudaba a la sociedad y al medio ambiente tenía un 53% más de probabilidades de comprometer a otras personas en la empresa. La investigación ha demostrado que este compromiso podía aumentar las ventas en un 21% y ayudar a la retención del personal. 

"Como los seres humanos son seres sociales, no se les puede decir simplemente que tienen que hacer algo", ha afirmado Mabel Abraham, profesora asociada de la Columbia Business School. "Hay que darles explicaciones de apoyo del por qué y hacerles subir a bordo, convencerles de que es el movimiento correcto y lo que deben hacer como miembros de esta organización".

Cada vez más personas quieren trabajar para organizaciones que se alineen con sus valores personales y les proporcionen un sueldo.

Pero los directores generales deben evitar incorporar cuestiones como la sostenibilidad o una mayor diversidad simplemente por el bien del marketing. Los clientes están cada vez más dispuestos a cuestionar la autenticidad de esas iniciativas. "Tiene que estar realmente arraigado en el ADN de sus empresas", ha puntualizado McCormick. 

Ofrecer una comunicación práctica y concisa 

En muchas organizaciones, el director general es el principal comunicador a través de cartas públicas, apariciones en conferencias y condenas de la violencia contra sus empleados. 

Las investigaciones demuestran que las malas habilidades de comunicación pueden dar lugar a una baja moral, proyectos no completados, incumplimiento de los objetivos de rendimiento y pérdida de ventas. 

Un estudio ha revelado que la mala comunicación podía costar a las grandes empresas una media de 64,2 millones de dólares al año, mientras que las organizaciones más pequeñas se arriesgaban a perder 420.000 dólares anuales. 

McCormick considera que su capacidad para comunicar información complicada, sin dejar de ser interesante y concisa, es su habilidad más importante como CEO. Además de dar entrevistas a la prensa y discursos pagados, ha aparecido en "Shark Tank" y ha producido contenidos para YouTube.

McCormick atribuye su enfoque práctico a su experiencia previa en televisión. Podía subcontratar el marketing de vídeo de Bite, pero optó por editar los vídeos filmados por su novio y cofundador. "Es muy importante para mí que sea exactamente como yo quiero que sea para nuestros clientes", ha afirmado. 

Estar abierto a los comentarios

A medida que más organizaciones operan en varios países o en diferentes sectores, los líderes necesitan tener un profundo conocimiento de su entorno de trabajo, de las tendencias relevantes y de cualquier laguna de conocimiento. 

Los líderes empresariales eficaces tienen un amplio conocimiento de las diferentes áreas y procesos que supervisan. Y los mejores directores generales entienden el valor de la retroalimentación honesta y procesable. 

Muchos expertos sostienen que los directores generales que están pasando de una mentalidad de "mando y control" a una de auténtica ayuda necesitan crear espacios seguros para recibir comentarios. 

Esto podría incluir reuniones periódicas con todo el personal, la lectura de los comentarios en sitios web como Glassdoor y LinkedIn, y la celebración de horas de oficina.

En un análisis, las empresas con una fuerte cultura de retroalimentación sobre el rendimiento tuvieron el doble de rendimiento financiero en varias métricas en comparación con las empresas que no lo hicieron.

McCormick ha dicho que escuchar los comentarios sobre su primer producto en Bite fue importante, incluso cuando fueron dolorosos. 

Los comentarios sobre sus pastillas de pasta de dientes por parte de familiares y amigos fueron instructivos sobre lo que tenía que mejorar. "Me hacían notas duras como: 'En realidad, no la usaría todos los días'. Pude aceptarlo sin herir mi ego ni mi orgullo porque estoy muy acostumbrada a que me destrocen el trabajo en la televisión", dice riendo.

Tener humildad

La idea de que un CEO es una autoridad suprema no reconoce lo mucho que el cargo implica navegar y comprender la dinámica del poder. Esto incluye ser consciente de la política interna de una organización y de quién más tiene poder. Las personas a las que otros escuchan tienen lo que se conoce como poder informal.

Para Claus Mathisen, CEO de la empresa inmobiliaria nórdica NREP, la humildad consiste en ser honesto cuando no se tienen todas las respuestas, como en el caso del ambicioso plan de la empresa para ser neutra en carbono en 2028

"Tenemos que reconocerlo y decirlo internamente en la organización, y luego confiar en que las personas con la habilidad y el propósito correcto y el conjunto de valores adecuado serán realmente el mejor consuelo para resolver los problemas".

Demostrar verdadera empatía y respeto

La empatía consiste en preocuparse, comprender e integrar las necesidades de otras personas. También puede hacer que una empresa tenga más éxito. Las personas con líderes senior altamente empáticos dicen ser mucho más innovadoras y estar más comprometidas en el trabajo. 

Tienen un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida privada y son menos propensos a experimentar el agotamiento. También aumentan significativamente las probabilidades de que las mujeres permanezcan en sus puestos de trabajo. 

Para Mahfuz Ahmed, CEO de las empresas de servicios y dotación de personal DISYS y Signature Consultants, la empatía le ha ayudado a comprender cómo ayudar a sus empleados a cuidar mejor de sus familias podía hacerlos más eficaces. 

La empresa de Ahmed ha pasado recientemente a tener tiempo libre ilimitado después de que se diera cuenta de que muchos empleados tenían hijos. 

Los directores generales también pueden crear una cultura corporativa más amplia de empatía y respeto mediante el reconocimiento del trabajo, la compensación adecuada y la confianza en su personal.

Otros artículos interesantes:

Estos son los mejores libros de liderazgo femenino que puedes leer

Tim Cook cumple 10 años al frente de Apple: cómo su liderazgo ha cambiado el mundo

La carta que Jeff Bezos mandó a los accionistas de Amazon en 1997 es una clase gratuita de MBA sobre liderazgo: 4 lecciones que puedes aprender de ella

Te recomendamos

Y además