He estado en más de 50 cruceros: estas son las 9 cosas que nunca compro a bordo

Amanda Adler

Amanda Adler

  • Como experta crucerista derrocho en lujos a bordo como cenas de lujo, servicios de spa y cócteles.
  • Sin embargo, intento planificar con antelación en qué gastar mi dinero para evitar los recargos.
  • Algunos balcones, los paquetes de bebidas ilimitadas y los souvenirs no merecen el coste adicional.

1. Los camarotes con balcón tienen demasiados inconvenientes para justificar el precio más alto, así que opto por los camarotes con ojos de buey.

Mi familia prefiere un camarote de ojo de buey a un camarote con balcón.

Puede que sea una opinión controvertida, pero no creo que las habitaciones con balcón merezcan un dinero extra. 

He comprobado que los asientos de los balcones rara vez son tan espaciosos como las tumbonas del resto del barco. Si sois más de 2 personas, probablemente no tendrás suficiente espacio para que todos disfruten cómodamente.

Pero la falta de espacio es sólo una de mis quejas con los camarotes con balcón.

Una cantidad significativa de luz puede entrar en tu habitación por la mañana y, a veces, el humo del cigarrillo y el ruido de los balcones circundantes puede parecer ineludible. Además, dejar la puerta del balcón abierta puede provocar un túnel de viento en el camarote.

En mi opinión, el elevado coste de estos alojamientos no merece la pena. Ahorra tu dinero y reserva un camarote con un ojo de buey de gran tamaño. Este alojamiento te ofrece todas las visitas turísticas que necesitas, con mucha más privacidad. 

Además, el barco tiene mucho que explorar, así que sal de tu habitación y disfruta de todo lo que le ofrece tu crucero.

2. Intentar salir del paso con un paquete de bebidas con todo incluido parece una hazaña hercúlea.

Demasiadas bebidas alcohólicas me dejan mareada, así que evito comprar el paquete de bebidas ilimitadas.

Muchas compañías de cruceros ofrecen un paquete de bebidas con todo incluido que permite a los pasajeros pedir bebidas ilimitadas durante su viaje (con algunas pequeñas salvedades). 

Estos paquetes varían según la línea de cruceros, pero suelen estar divididos en niveles, y la opción más económica ofrece refrescos y otras bebidas no alcohólicas. La opción más cara suele incluir estas bebidas, además de otras con alcohol. 

Aunque comprendo el atractivo de pedir bebidas de prepago durante el viaje, he echado cuentas y me he dado cuenta de que es más difícil llegar a un punto de equilibrio de lo que esperaba.

Después de revisar las ofertas para un próximo crucero de Royal Caribbean, el precio de venta más bajo para el paquete de bebidas de lujo era de 72,99 dólares (70 euros) por persona cada día más las propinas, que se añaden automáticamente a este precio.

Probablemente necesitaría comprar 6 bebidas alcohólicas casi todos los días de mi crucero, incluyendo los días de puerto, para ver el retorno de mi inversión.

Aunque beber tanto no es una hazaña imposible, ahorraré dinero y pasaré menos tiempo con resaca si pago las bebidas a la carta.

3. Los vasos especiales pueden parecer bonitos, pero son poco prácticos y a menudo no se utilizan en la vida cotidiana.

Nunca he utilizado este decantador de Royal Caribbean en casa.

Antes de invertir en un vaso especial, pregúntate si realmente lo vas a utilizar en casa o si va a acumular polvo en el fondo de un armario.

En mi caso ocurre lo segundo. 

Después de aprender por las malas, me he acostumbrado a hacerme esta pregunta antes de sacar la cartera para cualquier compra de vacaciones.

4. La hidratación es esencial, pero evita pagar de más por las botellas de agua de plástico.

Lleva una botella de agua reutilizable para disfrutar del agua gratis y evitar el uso de plástico.

Mantenerse hidratado es importante, especialmente si has aprovechado al máximo tu paquete de bebidas alcohólicas durante un crucero de clima cálido. Pero el coste de comprar agua embotellada en el barco puede aumentar rápidamente. 

En su lugar, ahorro dinero llevando una botella rellenable para utilizarla en las estaciones de agua de todo el barco. Además de ser una opción más económica, también es más ecológica que beber de una botella de plástico.

Si eres un devoto de las botellas desechables, muchas líneas de cruceros permiten a los pasajeros llevar una caja de agua a bordo el primer día de su viaje, lo que puede ahorrarles un montón de dinero.

5. No pagues por una comida de bar decepcionante cuando hay tantas opciones de buffet.

Puedo encontrar la mayoría de bares en casa, así que intento aprovechar las opciones únicas de comida a bordo.

El precio de un crucero suele incluir una gran variedad de opciones gastronómicas. Entre los restaurantes de servicio rápido, los buffets y los restaurantes tradicionales, no hay escasez de comida a bordo. 

5.250 litros de cerveza, 42.000 huevos y 2.100 kilos de carne de cerdo: así se llena la despensa de un crucero de 6.500 personas durante una semana

Aunque estoy dispuesta a pagar un poco más por las cenas de lujo en los restaurantes de carne de los barcos y los bistrós inspirados en los chefs famosos, no me encontrarás comiendo nachos y patatas fritas insípidas que cuestan más en muchos de los bares de a bordo.

Este tipo de aperitivos suelen tener un precio relativamente bajo, lo que hace que sea tentador derrochar en ellos después de unos cuantos cócteles. Sin embargo, lo más probable es que encuentres opciones más satisfactorias y gratuitas en otros lugares del barco.

Evita los recargos innecesarios en artículos que puedes conseguir fácilmente en tierra, donde probablemente no tengas acceso a comida ilimitada y gratuita.

6. Evita hacer grandes compras improvisadas en el barco.

Recomiendo comprar relojes de lujo cuando estés de vuelta en tierra.

Cuando entras en una boutique de cruceros, puedes encontrar artículos de lujo –como relojes Rolex de segunda mano, piedras preciosas y bolsos vintage de Louis Vuitton– entre otras joyas y accesorios tentadores.

Yo me alejo de todas ellas.

Es casi imposible comprobar la calidad y el valor de estos artículos de lujo cuando estás en medio del océano y no tienes una buena conexión a Internet.

Si el remordimiento del comprador aparece después del viaje, no puedes volver a bordo para devolver los artículos. Por ello, guarda las compras más costosas para un distribuidor de confianza en tu país, donde podrás investigar fácilmente el valor de mercado de los artículos antes de comprarlos.

7. El alcohol y los perfumes libres de impuestos no suelen ser un gran negocio.

Traje a casa vino caliente de Europa sólo para darme cuenta de que mi supermercado en casa lo vende.

Me ha resultado difícil encontrar verdaderas ofertas en las tiendas de a bordo.

Aunque algunos artículos libres de impuestos, como los perfumes, se pueden comprar por menos de su precio de venta al público, suelo encontrar rebajas similares cuando vuelvo a tierra. 

A menos que encuentre un licor raro que no se vende donde vivo, llevar a casa una botella de bebida fácil de romper siempre es un problema mayor de lo que vale. 

8. Muchos paquetes fotográficos no logran capturar los momentos auténticos con tus seres queridos.

Muchos de los paquetes fotográficos a bordo ofrecen fondos decepcionantes.

Las fotos son el mejor recuerdo de las vacaciones. No ocupan espacio, son muy personales y no acabarán en un contenedor de donaciones cuando limpies el armario. 

Quizá lo mejor de las fotos es que son completamente gratuitas, razón por la que nunca pierdo mi valioso tiempo de vacaciones haciendo cola para el fotógrafo del barco. He aprendido que las fotos escenificadas del crucero frente a un telón de fondo del océano que parece falso no son la mejor opción. 

En su lugar, contrata a un fotógrafo profesional para obtener retratos familiares de alta calidad, o utiliza una cámara o un smartphone para tomar tus propias fotos de tus seres queridos disfrutando de su tiempo en el barco.

9. La mayoría de los paquetes de internet a bordo ofrecen velocidades lentas a precios elevados.

Me desconecto todo lo posible cuando estoy en un crucero.

Una de las mejores cosas de estar en un crucero es que me veo obligada a desconectar, no sólo porque estoy de vacaciones, sino también porque casi no hay conexión a internet en medio del océano. 

Puede ser difícil dejarse llevar, y no siempre es realista estar desconectado durante días. Pero a no ser que necesites absolutamente el WiFi, nunca me gastaré el dinero por un internet de baja calidad en el barco.

 

Aunque este servicio está empezando a mejorar en muchos cruceros, todavía me parece que el internet es bastante irregular y caro.

Si planeas trabajar a distancia desde un crucero, deja mucha flexibilidad en tu horario e investiga los lugares del puerto donde puedes encontrar un WiFi fiable.

Otros artículos interesantes:

Las 15 mejores características del nuevo crucero más grande del mundo, con un parque acuático, una cascada y 7 piscinas

He probado el nuevo barco de Norwegian Cruise Line, que costó más de 1.100 millones de euros y tiene una pista de 'karts' y un tobogán de 10 pisos: por qué es el primer crucero que me gusta

He estado en 110 cruceros: estas son 6 de mis escalas favoritas

Te recomendamos