Digitalización, agilidad, sostenibilidad o 'quick commerce': los grandes retos de la logística a medio y largo plazo, según los directivos del sector

Varias personas recorren un pasillo en un almacén.

gettyimages

  • La digitalización, la agilidad y la sostenibilidad económica, profesional y ambiental son algunos de los principales retos del sector logístico a medio y largo plazo, según han señalado este jueves varios directivos del sector en un evento de la patronal UNO.
  • Además, apuntan hacia otros factores, como la dificultad para encontrar profesionales cualificados, la necesidad de soluciones inmologísticas, el surgimiento del quick commerce o la dificultad para establecer previsiones en un entorno cambiante.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

2020 ha supuesto un punto de inflexión para el sector logístico. Tras afrontar el desplome de su actividad ante la disrupción de las cadenas de suministro y las restricciones vinculadas a la pandemia, su actividad pasó a ser en pocas semanas un elemento esencial para evitar el desabastecimiento y afrontar el repunte histórico del comercio electrónico en pleno confinamiento.

Tras un año no apto para cardíacos, marcado por el impacto del coronavirus y por la incertidumbre sobre la evolución de la situación económica y la viabilidad de muchas empresas, el sector logístico afronta 2021 intentando consolidar los avances conseguidos en los últimos meses y con la vista puesta en las tendencias que marcarán el futuro inmediato de su actividad y los retos que tendrán que afrontar a medio y largo plazo.

Para analizar esos retos, la patronal logística UNO ha reunido a 7 directivos de empresas vinculadas al sector en el cierre de la jornada Gestión Excelente en Logística y Transporte, centrada en analizar cómo afrontó la logística 2020 y plantear sus previsiones para 2021, un año en el que el presidente de UNO, Francisco Aranda, ha augurado que se mantendrá, aunque más moderadamente, el crecimiento del comercio electrónico y del empleo en el sector.

Así, los 7 directivos de Beko, Vicky Foods, Pascual, Alfil Logistics, ID Logistics, Moldstock y Colvin han repasado cómo se ha vivido desde sus empresas el impacto de la pandemia en 2020 y han analizado cuáles serán los retos que tendrán que afrontar a medio y largo plazo, entre los que han destacado la continuación de la transformación digital, la necesidad de mantener la agilidad operacional o la sostenibilidad, entre otros.

Expectativas, congestión urbana, mercado laboral o rentabilidad: los 7 retos del sector logístico ante el despegue del comercio electrónico

En el caso de Birol Pamukçu, director de Supply Chain de Beko, ha asegurado que "el año pasado fue histórico", destacando que han priorizado la salud "con medidas en los centros de trabajo, preparativos al inicio de la pandemia y medidas estrictas en todas nuestras plantas, oficinas y almacenes". Más allá de la seguridad, ha apuntado que la compañía ha puesto el foco "en la continuidad de negocio, que responda a las necesidades de los clientes y a las expectativas de los inversores". 

La digitalización como vía para afrontar los cambios de tendencias de consumo

Por ello, ha afirmado que durante la pandemia han adaptado su modelo al trabajo en remoto, "con servicio continuo y de excelencia, más orientado a resultados y a la agilidad en el trabajo, tomando decisiones rápidas, con microequipos autónomos". En cuanto las claves de su éxito, Pamukçu ha señalado sus "grandes inversiones en los productos más competitivos, en cuestiones de calidad, estilo de vida e higiene basados en las nuevas tendencia de consumo". 

Por ello, el director de Supply Chain de Beko ha asegurado que "la digitalización nos ayudó a entender de mejor manera a los consumidores y sus cambios, que tendrán impacto en la compañía", señalando que han comenzado a fabricar productos anticovid, como electrodomésticos que eliminan bacterias y virus, y que han aumentado su capacidad de operar online para responder al aumento del comercio electrónico.

De cara al futuro inmediato, Birol Pamukçu ha destacado que "tenemos que ser más ágiles, resistentes, digitales y resistentes", afirmando que tendrán que afrontar más presión debido al incremento en la importancia de la comunicación y satisfacción de sus clientes, lo que se ha traducido en mejoras en la comunicación con sus fábricas y en la robotización en integración de pedidos para ahorrar tiempo y dinero.

Por su parte, Pepe Estruch, responsable de transporte y Expediciones de Productos de Vicky Foods, ha asegurado que comenzaron 2020 intentando consolidar ventas y aumentar mercado, introduciendo productos congelados, destacando que consiguieron esa meta a nivel nacional y que en el mercado internacional aumentaron sus exportaciones de un 15% en enero a un 19% en diciembre, al igual que en metros cuadrados transportados.

Para optimizar su gestión, Estruch ha afirmado que se propusieron estandarizar procesos, aumentar y formar colaboradores, incluir los productos congelados en el transporte en seco, aumentar la relación con otras partes de empresa y adelantar imprevistos. "En definitiva, definir procesos de cada departamento para integrarlos y que el pedido esté en la fecha, hora y volumen acordado", ha explicado. 

Con la vuelta a la normalidad, el responsable de Vicky Foods ha destacado que volvieron a sus objetivos "incorporando nuevos grupos de trabajos, como pedidos, dedicado a analizar la entrada correcta del pedido en el sistema, transporte, encargado de la planificación de rutas y franjas horarias, producción, a través de sus fábricas en Villalonga y Gandía, y almacenes, donde los encargados compensan los volúmenes de carga de cada franja. 

Además, Pepe Estruch ha destacado que durante 2020 han conseguido mantener ventas y han registrado incrementos a comienzos de 2021, "que esperemos que no sea puntual", ha precisado, dentro de un año en el que Vicky Foods prevé consolidar el transporte y almacenamiento de productos congelados, para el que prevé construir espacios propios si esta línea sigue manteniendo la aceptación inicial, además de augurar inversiones en "nuevos productos y medios de transporte".

Jaume Bonavia, director general de Alfil Logistics, ha destacado que este es "un momento difícil", señalando que "a corto plazo, 2021 se ve con doble cara, con esperanza y preocupación", debido al lento avance del proceso de vacunación, que ha afirmado que marcará la aceleración de la apertura de la economía hasta generar una recuperación en forma de V, aunque apuntando a que habrá "peajes", como el cierre de pequeños comercios o el cambio de tendencias de consumo.

En cuanto a la recuperación de la economía, Bonavía ha destacado "las ganas de salir y de consumir ocio, cultura y deporte, necesitamos aire y hay saturación en la sociedad", además de afirmar que "el comercio electrónico ha venido para quedarse, pero a medio o largo plazo será un canal más con su cuota, que convivirá con otros canales". 

El director general de Alfil ha augurado que "a corto o medio plazo, en 1 año o 2, está por ver el impacto real poscovid", que ha concretado en los créditos ICO, los costes de higiene en la cadena logística y la asignación de fondos europeos, mientras que entre 2025 y 2040 ha señalado al impacto del cambio climático. Además, ha pedido aprender del pasado para revertir la dependencia de Asia y replantear la cadena de suministro y las deslocalizaciones en partes de la cadena de producción.

No obstante, Jaume Bonavia se ha mostrado optimista de cara al futuro, asegurando que "de esta saldremos, lo hemos pasado mal, pero estamos en transición en 2021 y espero una recuperación seria a partir de 2022. En cuanto a su empresa, ha destacado que sus previsiones son "positivas con prudencia", con medidas de gasto de capital, contención de costes fijos y mantenimiento de sistemas, que ha asegurado que es su elemento diferencial ante la competencia.

La dificultad para encontrar perfiles profesionales adecuados

Mientras, Pedro Marín, director de Logística Capilar de Calidad Pascual, ha destacado que en 2020 la pandemia "ha acelerado desarrollos" que su compañía ya tenía en marcha, como los pedidos online B2B con la creación de Pascual Profesional y con la evolución de su red comercial "a gestores de punto de venta y no personas que toman pedidos". Además, ha señalado su "orgullo por esos repartidores y mozos de almacén que pasan desapercibidos y han sido más visibles que nunca".

Por otra parte, el directivo de Pascual Calidad ha resaltado la importancia de la sostenibilidad, señalando que trabajan en la renovación de vehículos alternativos al diésel pese al frenazo de las infraestructuras urbanas, apostando por hubs colaborativos para estar más cerca del cliente a través de la movilidad eléctrica, y por el impulso de la digitalización, destacando que toda su cadena de suministro se realiza sin papel.

Además, Marín ha destacado su participación en proyectos de ciudades inteligentes como el de Barcelona, "compartiendo datos de transportistas para mejorar la seguridad vial". También ha apuntado a la importancia de la sostenibilidad económica, a través de la optimización de rutas y del incremento del tamaño de ventas pese a la caída del volumen en hostelería, que les ha obligado a "ser más eficientes en el control de costes y con el mejor servicio al cliente, que cada vez es más exigente". 

Pedro Marín ha señalado también la importancia de la sostenibilidad profesional, haciendo atractiva la profesión "tras un año dramático con el Brexit, las restricciones de la pandemia o Filomena". Por ello, ha pedido más preocupación por la estabilidad financiera de los trabajadores, destacando que "los vamos a necesitar y no podemos dejar que abandonen su profesión".

"2020 tuvo una cosa positiva, ha sido un año que ha puesto en valor la logística y los medios recursos y personas que hay detrás", ha asegurado Alberto García, director comercial y de marketing de ID Logistics Iberia. De cara a 2021, ha señalado la dificultad de establecer previsiones en "un mercado que cambia cada día" y del que ha destacado 5 aspectos, las empresas, su cultura, el comercio electrónico, el mercado y sus tendencias y los compromisos sostenibles. 

En la parte empresarial, García ha señalado que "va a continuar el proceso de concentración con menos operadores, y sobrevivirán las más flexibles y financieramente sólidas, con compromisos sostenibles" y que cuenten con proyectos a la medida de la evolución incierta de los volúmenes, mientras que en la cultura corporativa ha destacado la irrupción de lo digital, advirtiendo del "riesgo de sobrepresencia en redes y de pérdida del face to face". 

Sin embargo, Alberto García ha afirmado que la digitalización ha provocado que "los modelos de organización sean más planos y con menos responsables y más ágiles en la toma de decisiones", aunque señalando que la robotización y la automatización irán asociadas a la capacidad de inversión de las empresas, en las que prevé que "continuará la tendencia de externalización aunque lejos del nivel de Francia o Reino Unido".

En cuanto al comercio electrónico, ha resaltado el aumento de sus ingresos y de su dispersión "incluso en el rural, aunque su madurez aún está lejos", en la que ha destacado el protagonismo de la última milla y la reducción de tiempos, mientras que en lo que respecta a la sostenibilidad, ha priorizado la económica como base de lo demás, pero apuntando a la importancia de "medidas reales a corto y medio plazo con plataformas aligeradas y con control de la huella de carbono".

Manel Torres, CEO de Moldstock Logístics, por su parte, ha pedido reflexión sobre los cambios que ha acarreado 2020 y ha señalado que en 2021 la situación es similar a finales del año pasado, "por mucho que te quieras preparar suceden situaciones complejas". Al igual que Pedro Marín, el CEO de Moldstock ha destacado que la digitalización y la optimización son necesarias "pero las empresas las hacen las personas y nos encontramos con dificultades de encontrar equipos formados".

Inmologística y quick commerce

"En IT, que puede aumentar la productividad, es donde todas las compañías estamos invirtiendo, aunque cada empresa a su nivel", ha afirmado Torres, que ha augurado que el canal online "se sectorizará con empresas muy especializadas en su segmento y no todas las empresas de e-commerce mantendrán el crecimiento de los últimos 5 años", por lo que ha señalado la dificultad de contar con "equipos que sean más flexibles y adaptables".

Además, Manel Torres ha apuntado a las dificultades que encontrará 2021 la inmologística, asegurando que "en Barcelona no hay espacio como en Madrid, y en Alicante, por ejemplo, ni existe", para lo que ha reclamado que ese segmento "se adapte a la flexibilidad que necesitamos los operadores y nuestros clientes, deben pensar en alquilar necesidades y no metros cuadrados, en función de puntas y valles en periodos de tiempo". 

De cara al futuro inmediato, el CEO de Modstock Logistics ha pronosticado "incrementos interesantes", aunque señalando que la incertidumbre a corto y medio plazo y la aceleración de las campañas, dado que "antes sabíamos que había Black Friday y campaña de Navidad, ahora hay campañas cada 36 segundos, descuentos, días sin IVA... hay campañas en las que los directores de supply chain ni saben lo que se lanza que hacen desde marketing".

Por último, Pol Lligoña, responsable de operaciones globales de Colvin, ha destacado que su compañía, una startup "con visión de cambiar el sector de la flor", tiene como misión crear "un mundo más humano y conectado con la venta de productos de calidad con una buena experiencia de cliente", una meta que se ha visto directamente impactada en 2020, dado que "las relaciones humanas han cambiado"

En cuanto a los aprendizajes de 2020 que aplicarán a 2021, Lligoña ha destacado que "en Colvin apostamos por relacionarnos con los agricultores, manteniendo precios a pesar de que se podría haber renegociado, pero es un tema de ética y les necesitaremos mañana", además de buscar colaboraciones con floristerías que han tenido que cerrar por la pandemia "para que mantuviesen ciertos ingresos para subsistir".

Pol Lligoña ha destacado esa apuesta por la desintermediación, "buscando ser plataforma más que canal de venta y aglutinando demanda y producción", un proceso que ha estimado que "dinamizará el sector, aportará otra forma de trabajar y beneficiará al consumidor con producto más fresco, durable y barato". Además ha destacado el impacto del comercio electrónico, que considera que ha acelerado su dinámica en 2 o 3 años a causa del coronavirus.

No obstante, el responsable de Colvin ha previsto que el comercio online "seguirá creciendo, pero no tanto como ahora, aunque seguirá siendo palanca dinamizadora de la logística". Al igual que Manel Torres, ha urgido al sector a acostumbrarse a "trabajar casi sin previsiones" y al quick commerce o q-commerce, caracterizado por entregas hiperurgentes en las que "el driver de compra es la entrega ya y no el precio, que es algo que no canibaliza las ventas porque pasa de un modelo pool a uno push".

LEER TAMBIÉN: La patronal logística prevé que el comercio electrónico crezca un 12% y el empleo un 5,5% en 2021 y reclama flexibilidad laboral y que todas las empresas cumplan con el marco regulatorio

LEER TAMBIÉN: El sector logístico se prepara para cerrar el año con cifras históricas y superar su récord de volumen de pedidos en la campaña de Navidad

LEER TAMBIÉN: El sector logístico anticipa su futuro tras el coronavirus: fusiones, mayor penetración del comercio electrónico y almacenes más cerca de las grandes ciudades

VER AHORA: José María Galofré, CEO de Volvo Car España: “Nuestro compromiso es que en 2040 nuestra compañía no tenga ningún impacto de CO2 sobre el medio ambiente”