Pasar al contenido principal

El sector logístico anticipa su futuro tras el coronavirus: fusiones, mayor penetración del comercio electrónico y almacenes más cerca de las grandes ciudades

Trabajadores con mascarilla y equipos de protección en una fábrica en Anjou (Francia)
Reuters
  • El sector logístico ha cobrado una gran importancia por su labor para evitar el desabastecimiento, especialmente de alimentación y medicamentos, durante la pandemia de coronavirus.
  • Sin embargo, empresas, asociaciones sectoriales y expertos reconocen a Business Insider España que la actividad logística se ha reducido de forma generalizada, salvo en lo que respecta a productos alimentarios y farmacéuticos y al comercio electrónico.
  • Además, también pronostican que se producirá una concentración empresarial del sector, en el que actualmente hay una mayoría de pymes, y una mayor digitalización de sus procesos.
  • Por su parte, Deloitte prevé que se construyan más "naves logísticas destinadas a frío en primeras coronas de las ciudades más relevantes en España" por el impacto del coronavirus en los hábitos de consumo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El sector logístico no solo es uno de los pocos que se está manteniendo en funcionamiento durante la pandemia de coronavirus, sino que además es uno de los más protagonismo ha recibido debido a su importancia a la hora de evitar que se produzca desabastecimiento. Así, su labor es crucial para reponer las estanterías de supermercados, tiendas de alimentación y farmacias y para abastecer a las fábricas que permanecen abiertas o a los servicios públicos esenciales.

Sin embargo, el sector logístico no se ha librado de una bajada en su actividad debido al cierre de comercios no esenciales, a las limitaciones de movilidad vigentes y al cambio en los hábitos de consumo. Así lo reconocen a Business Insider España varias asociaciones sectoriales, empresas y expertos, que coinciden en destacar el descenso en el transporte de mercancías por vía marítima o por carretera, mientras que el comercio electrónico repunta.

Un impacto desigual en la actividad logística

"A nivel sectorial, durante este periodo de estado de alarma, el impacto en las cadenas de suministro ha sido desigual", asegura José Estrada, director general del Centro Español de Logística (CEL), que precisa que "el comercio electrónico ha crecido considerablemente mientras que la logística del textil, la automoción o la de servicio a la hostelería, por el cierre de establecimientos, ha visto reducir su actividad drásticamente".

Desde la patronal sectorial UNO, precisan que "la actividad de los operadores logísticos se ha reducido a la mitad por el cierre de muchos negocios debido al estado de alarma y a la reducción del consumo". En concreto, señalan que el tráfico marítimo de mercancías ha caído un 30%, por carretera se ha reducido hasta un 70%, en tanto que el transporte aéreo de mercancías ha perdido el soporte de los vuelos de pasajeros.

Leer más: Un transportista asegura que están haciendo jornadas de 15 horas durante la pandemia de coronavirus y critica la falta de cumplimiento de las medidas de prevención en grandes empresas

No obstante, los portavoces de UNO destacan que "el comercio electrónico, considerado actividad esencial para garantizar el confinamiento, ha logrado crecer un 20%". Ese crecimiento "ha estado impulsado por productos de parafarmacia, limpieza, deporte, primera necesidad, nutrición y alimentación, así como electrodomésticos domésticos, televisores, planchas, material deportivo, etc.", aseguran.

La patronal logística considera que "la afectación no es tanto por su tamaño si no por el tipo de cliente para el que trabajaban", lo que supone la reducción casi total de la actividad de las empresas centradas en el suministro de mercancías a tiendas de ropa o a restaurantes, y un incremento en aquellas que sirven a farmacias o a tiendas de alimentación.

Por el lado empresarial, fuentes de Seur señalan a Business Insider España que, desde la aplicación del estado de alarma, han "registrado un descenso de volúmenes, principalmente por el B2B". En su negocio también se refleja el repunte del comercio electrónico, con su línea de negocio SEUR Now, que ofrece entregas en 1 o 2 horas en Madrid o Barcelona, "sí ha visto incrementada su actividad por la venta de alimentación online".

Una definición más amplia del sector logístico

Mientras, el director del Máster en Supply Chain Management de la EAE Business School, Miquel Serracanta, afirma que “en general, lo que está pasando es que todo el sector, tanto los que trabajaban por su cuenta como los que trabajamos con externos, todo el mundo se ha visto obligado a poner al límite sus capacidades de reacción” durante la pandemia de coronavirus.

Serracanta destaca un matiz importante sobre este sector. “Hay gente que entiende el sector logístico como las compañías que se dedican al transporte y al almacenaje, pero en general podríamos ampliar la definición para incluir a empresas que sin estar dedicadas a la logística, sí tienen almacén y transportes propios o gestionan su propio almacén porque no lo han externalizado todavía", poniendo como ejemplo a los supermercados Bonpreu o Condis, por ejemplo.

El experto afirma que “esas empresas están demandando ahora esos servicios externos porque con sus recursos propios no cubren la alta demanda que se les ha generado estos días”. “Es importante este matiz porque sino la gente podría preguntarse cómo es que Seur y el resto de empresas dicen que están colapsados y no llegan. Pues porque tienen a sus propios clientes, más los que no eran clientes habituales y ahora son demanda adicional de esos servicios”.

Leer más: Empresas turísticas, de transporte o de restauración, entre las más afectadas por el coronavirus: así preparan firmas como Iberia, Air Europa o Inditex una oleada de despidos

En lo que respecta a las medidas extraordinarias que está poniendo en marcha el sector para afrontar la pandemia, desde Seur destacan que "las medidas de higiene, limpieza y desinfección se han intensificado en nuestras instalaciones, siguiendo todas las recomendaciones del Ministerio de Sanidad". Entre ellas, destacan pautas para trabajadores, protocolos de entrega que minimizan el contacto y un refuerzo de las herramientas para el teletrabajo.

Mientras, la patronal UNO señala el acuerdo entre las empresas que representa y los sindicatos UGT y CCOO para "establecer desde el minuto cero un protocolo de actuación para proteger a los trabajadores de la logística y el transporte ante el coronavirus". Al mismo tiempo, destaca que Mango "acaba de donar 10.000 mascarillas a UNO para garantizar la labor de los repartidores en su desempeño diario, que garantiza el suministro a tiendas, farmacias y también el reparto de comercio electrónico a domicilio".

Además, está aumentando la colaboración entre empresas, como destaca Miquel Serracanta, entre aquellas que han visto descender su actividad hasta el punto de tener que realizar un ERTE y otras que siguen en activo pero que no llegan a atender toda su demanda. "Esta necesidad de partenariados, de colaboración, creo que será lo que más se está viendo en este momento en logística", aclara el experto.

Por su parte, José Estrada coincide con esta opinión y prevé que "la oportunidad puede estar en el fomento de la colaboración entre empresas, con las ventajas que tiene desde el punto de vista de ahorros de coste, por tanto de mayor eficiencia, y de sostenibilidad". Además, el director general del CEL afirma que "en particular, el aumento sostenido del comercio electrónico podría empujar de forma natural la adopción de estas soluciones colaborativas".

Crece el comercio electrónico y la demanda de naves logísticas

El director general del CEL afirma que en algunos casos se ha reforzado "plantillas para atención telefónica y suministro de pedidos online, aunque en otros, se ha tenido que optar también por los ERTE". Además, destaca que "el comercio electrónico ha experimentado un crecimiento desorbitado en un sector, el de alimentación, que hasta ahora no estaba tan desarrollado" y del que espera que su incremento "se convierta en algo estructural".

Respecto al despegue de la compra online, Joaquín Linares, socio de Financial Advisory de Deloitte señala que "desde el año pasado, apuntábamos a una tendencia imparable de penetración del comercio electrónico en los hábitos de consumo" que el coronavirus ha espoleado aún más "sobre todo en sector alimentación, frescos y farmaceútico".

Ese despegue logístico se reflejará en el sector inmobiliario, según Linares, que destaca que en la consultora "pensamos que existe una oportunidad de promoción de naves logísticas destinadas a frío en primeras coronas de las ciudades más relevantes en España". Además, revela que el impulso del comercio electrónico ha provicado que "las naves logísticas se han transformado desde centros de costes a centros de beneficios".

Leer más: Lidl duplica su capacidad logística en el territorio de Mercadona

No obstante, el socio de Deloitte señala que, a pesar de las mejoras de planificación, flexibilidad y eficiencia en la cadena de suministro, "nos quedan retos como la sostenibilidad, una mayor incorporación de soluciones de Big Data y sobre todo, mejorar la rentabilidad del sector. El actual modelo de negocio que impulsa el comercio electrónico está haciendo mermar la rentabilidad del sector", afirma Joaquín Linares.

Deloitte ya había publicado en 2019 el informe The Logistics Property HB 4.0, en el que destaca que España forma parte de dos de los corredores logísticos más importantes de Europa. Para Linares, este hecho "supone enormes ventajas, ya sea por las inversiones exteriores recibidas en el sector, ya que hemos sido los cuartos receptores en 2019, o por el impulso que Europa dota a nuestra cadena de suministro".

Una "oleada de fusiones" tras el coronavirus

De cara al futuro del sector logístico tras la pandemia de coronavirus, las interpretaciones y pronósticos son diversos. Desde Seur, recalcan que es pronto para lanzar previsiones a corto plazo pero que trabajan "para estar preparados ante cualquier escenario". Para ello, afirman que "una vez pase el Estado de Alarma tendremos que ver, como todos los sectores, el alcance de las consecuencias económicas en cuanto a reducción de actividad y consumo para poder adaptarnos".

Mientras, otras previsiones pasan por una concentración empresarial en el sector. Miquel Serracanta destaca que las cifras oficiales revelan que en España hay actualmente 160.000 empresas que se dedican al transporte, de las que el 70% "son microempresas con menos de 3 camiones". Por eso, prevé que "después de la crisis, puede haber otra ola de fusiones o de cierres de empresas pequeñas que no han podido sobrevivir a esta crisis".

Leer más: El camionero que se ha hecho viral por la reivindicación de su mujer: "En la carretera está todo desierto, esto parece el fin del mundo"

Además, el director del Máster en Supply Chain Management de la EAE Business School señala que muchas de esas microempresas tampoco están preparadas para soportar un aumento de su actividad, debido a que sus medios son limitados. "Si solo tengo un camión y aumenta el volumen de negocio, puedo trabajar más horas, pero si el cliente pide un 30%, no habrá disponibilidad para dar el servicio", explica Serracanta.

El experto de la EAE señala que ante una crisis inesperada como la del coronavirus "todo el mundo se ha encontrado con una necesidad de reacción", en lugar de seguir una planificación concreta que permita reducir costes. Esa respuesta improvisada ante la pandemia "es habitualmente más cara", debido a la falta de anticipación, por lo que afirma que el coste de esa reacción y su efecto en las empresas logísticas definirá cuáles de ellas sobrevivirán a esta crisis.

"Todas las empresas que estaban enfocadas claramente a coste y que tenían un modelo de cadena de suministro, logística y transporte enfocados a coste y eran muy eficientes en costes, como tienen los recursos muy ajustados, cuando tienen que reaccionar ahora, no tienen capacidad, no les sobra nada porque no son flexibles, porque tienen todo tan planificado que no hay ningún hueco", destaca Miquel Serracanta.

En cambio, otras empresas "se están beneficiando de su capacidad de reacción, las que estaban enfocadas no tanto al coste sino al servicio", según el experto, que señala que este tipo de negocios ofrecen "un servicio muy bueno, quizás un poco más caro, porque ofrecen más flexibilidad, más capacidad de respuesta". De hecho, Serracanta señala que estas empresas ya se han beneficiado desde el principio de la pandemia por tener más recursos disponibles.

Y además