Pasar al contenido principal

Un hombre que dejó de trabajar a los 65 años dice que usó una estrategia de 'tres patas' para prepararse para la jubilación

Un hombre que dejó de trabajar a los 65 años dice que usó una estrategia de "tres patas" para prepararse para la jubilación.
David Fisher con su Ford Roadster de 1932. Cortesía de David Fisher
  • El jubilado David Fisher trabajó duro para ahorrar de cara a su jubilación y explica que se preparó usando una estrategia de "tres patas".

  • Había tres cosas que tenía que equilibrar y considerar antes de jubilarse: sus finanzas, sus costes de atención médica y su forma de vida. 

  • Descubre más historias en Business Insider España

David Fisher, un hombre de 69 años de edad que vive en el norte del estado de Nueva York, hizo muchos planes para prepararse de cara a su jubilación. 

"Consideraba la jubilación como un taburete de tres patas", explica Fisher, un ex funcionario de seguridad pública de la universidad. Para él, había tres aspectos de su vida que tenían que poner en plena forma antes de retirarse. 

La primera pata del taburete: finanzas

La primera pieza de este taburete fueron sus finanzas, es decir, sus hábitos de gasto y ahorro. "Mis ingresos, mi deuda, mis ahorros, mantener una cuenta Visa muy pequeña, y mantener algo de actividad en ella" fueron la clave para tener estabilidad financiera en la jubilación, explica.

"Entre los 55 y 60 años, mi plan era no tener deudas y construir una caja fuerte separada del Seguro Social y de mi 403(b) [un plan de ahorro de jubilación con ventaja fiscal en los Estados Unidos]". Para hacer esto, pagó su casa, compró un camión con dinero en efectivo para eliminar un préstamo de coche, y continuó ahorrando.

La segunda pierna del taburete: atención médica

"La otra pata del taburete es el cuidado de la salud", cuenta Fisher. Afortunadamente, esta pata fue bastante fácil de resolver ya que Fisher era apto para el programa Medicare en Estados Unidos de inmediato. Pero, según Fisher, optar por un plan de Medicare Advantage ha sido lo más útil. Estos planes pueden ayudar a cubrir cosas que Medicare por sí solo no cubre, como arreglos dentales o las gafas, además de ofrecer intereses más bajos.

Fisher explica que su plan Medicare Advantage también era bastante asequible. "Mi antiguo jefe paga el 85% de eso mensualmente, y yo pago unos 40 dólares al mes." Además, le ha ayudado a ahorrar bastante. "A los 66 años, cuando estaba jubilado, necesité que me pusieran una inyección en la aorta porque tenía un aneurisma allí. La cirugía fue de 110.000 dólares", dice Fisher. "Mi parte fue de 250 dólares".

También dijo que un límite máximo de gastos de bolsillo entre 3.000 dólares y 4.000 dólares a través de su plan Advantage protegía sus ahorros de gastos médicos innecesarios. Su cobertura también incluye servicios en el hogar para cuando sea mayor e incluso una membresía gratuita al gimnasio y actividades de acondicionamiento físico que utiliza ahora.

Leer más: Un abogado neoyorquino de 36 años, que gana 270.000 dólares al año, dice que vive de arroz y alubias y logra ahorrar un 70% de su salario; es parte de un creciente movimiento que promueve ir guardando céntimos para poder jubilarse antes

La tercera pata del taburete: estilo de vida

"La tercera pierna del taburete para mí era el estilo de vida", cuenta Fisher. Su reto era averiguar cómo vivir con muy poco. Pero sabía que tendría que encontrar un equilibrio entre disfrutar de su vida y mantener sus gastos. "Sabes, todavía tienes que vivir", dice Fisher. "Todavía quieres salir con tus hijos, y quieres llevar a tus nietos a tomar un helado". 

Así que empezó a encontrar maneras de gastar más en las cosas en las que quería gastar y menos en cosas en las que tenía que gastar, como facturas, impuestos y deudas. "Eliminé mis grandes deudas, y las cuatro más grandes son la hipoteca, el pago del coche, la deuda de la tarjeta de crédito y los préstamos". Mantiene sus impuestos bajos con la ayuda de un programa de impuestos a la propiedad de Nueva York y las muchas ventajas fiscales del estado para los jubilados.

También tenía la ventaja de ahorrar dinero al jubilarse según su lugar de residencia. "Vivo al sur de Rochester, en el norte del estado de Nueva York", explica Fisher. "Una familia de clase media que gana 50.000 o 60.000 dólares puede comprar una casa de clase media muy bonita en esta parte de Nueva York". Añade que cosas como los alimentos también eran relativamente asequibles allí. 

Por último, es dueño de una casa subterránea, que está parcialmente bajo tierra y mantiene una temperatura constante para ayudar a reducir sus facturas de servicios públicos durante los fríos inviernos de Nueva York.

La casa subterránea de Fisher tiene un garaje de 92 metros cuadrados sobre su espacio vital.
Cortesía de David Fisher

"En mi hogar subterráneo, solo uso la madera para calentar. Puede hacer tanto calor en mi casa que si hace menos de 10 grados afuera, tengo que abrir una puerta para dejar salir parte del calor", dice Fisher a Business Insider. "Mi cuenta de electricidad se mantiene en 50 dólares al mes durante todo el año".

También hace cosas como cocinar en casa para reducir sus gastos y ha ahorrado mucho al no tener que conducir al trabajo todos los días.

Para Fisher, prepararse para vivir un estilo de vida jubilado asequible que pudiera mantener durante muchos años fue un reto, pero está contento de haberlo asumido. 

"No soy rico, pero estoy cómodo", cuenta. "Y creo que esa es la gran meta para mucha gente, especialmente cuando estás retirado".

Y además