Pasar al contenido principal

Esta es la familia más rica del mundo: cada hora su riqueza aumenta en 4 millones de dólares

Jim Walton, Alice Walton and Chairman of the Board of Directors Rob Walton en una convención de Walmart.
Jim Walton, Alice Walton and Chairman of the Board of Directors Rob Walton en una convención de Walmart. Reuters
  • La fortuna de la familia más rica del mundo crece cuatro millones de dólares cada hora, según los cálculos de Bloomberg.
  • La familia más rica del mundo quizá no sea tan conocida por su apellido como por el gigante de la distribución Walmart, que creó el patriarca de los Walton: Sam Walton.
  • En 2018, la cadena tenía 11.200 tiendas bajo 55 marcas en 27 países diferentes (entre los que además de Estados Unidos está presente en varios mercados de Latinoamérica) y su tienda electrónica funcionaba en diez países. 
  • La familia sigue controlando alrededor del 50% de las acciones de Walmart, lo que les sirvió para recibir unos dividendos de alrededor de 3.000 millones de dólares el año pasado. 
  • Una de las grandes críticas sobre la forma en que se ha generado la riqueza es a los bajos salarios que se paga en la cadena de supermercados. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La fortuna de la familia más rica del mundo crece cuatro millones de dólares cada hora. Más o menos por que te podrías comprar un ático de 650 metros cuadrados en el barrio de Chamberí de Madrid o lo que te costarían en el mercado algo más de 150.000 acciones de Inditex. 

En 2019, la fortuna de la familia Walton —la saga estadounidense que ha logrado el título de familia más rica del mundo— creció desde los 39.000 millones de dólares hasta los 191.000 millones, según los cálculos realizados por Bloomberg. Esto se traduce en que su fortuna aumentó a un ritmo de 100 millones de dólares al día. 

La familia más rica del mundo quizá no sea tan conocida por su apellido como por el gigante de la distribución Walmart, que creó el patriarca de los Walton: Sam Walton. La brutal riqueza de esta saga estadounidense procede de uno de los símbolos más reconocidos de la iconografía del país. 

Estos grandes almacenes son una constante en decorados de películas y series. Un símbolo estadounidense que puede encontrarse en casi cada rincón del país. Los grandes supermercados de la meca del capitalismo donde el comprador puede encontrar desde una lechuga hasta unas sábanas pasando por cremas cosméticas o herramientas para arreglar el jardín. 

Walmart es cadena de supermercados que fundó Sam Walton hace más de 50 años, con una de esas historias de hombre hecho a sí mismo que pueden servir de argumento para una película. El patriarca de los Walton nació en 1918 en un pequeño pueblo de Oklahoma, aunque su familia se mudó poco más tarde a Arkansas. 

Leer más: Las 25 familias más ricas del mundo, de Walmart a Ferrero

La Gran Depresión marcó sus primeros años en los que trabajó ordeñando vacas o vendiendo periódicos. Acabó yendo a la universidad donde estudió economía para comenzar con el germen de Walmart en el 1945 cuando fundó su primera tienda. Aunque la marca como tal, tardó algo más en llegar. 

La cadena de supermercados que se convirtió en referencia para los estadounidenses ha ido creciendo como la espuma. De ser una tienda abierta en Rogers, Arkansas, en 1962 ha pasado a convertirse en un imperio que ha llevado a la familia a convertirse en la más rica del mundo. 

En 2018, la cadena tenía 11.200 tiendas bajo 55 marcas en 27 países diferentes (entre los que además de Estados Unidos está presente en varios mercados de Latinoamérica) y su tienda electrónica funcionaba en diez países. Por sus tiendas pasaron durante ese año 265 millones de clientes.  Así, en ese año fiscal las ventas alcanzaron los 500.000 millones de dólares, según recoge la compañía

Gran parte de la riqueza de los Walton proviene de Walmart, donde todavía tienen puestos de responsabilidad a pesar de que la cadena e importantes participaciones después de que saliera a bolsa. En noviembre de 1972 comenzó a cotizar en la bolsa de Nueva York. Aunque han diversificado sus inversiones también en otros ámbitos. 

La familia crece

La saga familiar se perpetuó al casarse en 1942 Sam Walton con Helen Robson. El matrimonio tuvo  cuatro hijos que han heredado el imperio participando en la cadena de distribución en menor o mayor medida. Rob, John, Alice y Jim han estado directa o indirectamente ligados a la cadena de supermercados. 

John falleció en un accidente de ultraligero en 2008, así que, su fortuna fue heredada por su mujer Christy. Junto con Alice, Rob y Jim poseen alrededor de un 50% de las acciones de Walmart, lo que les reporta jugosos dividendos.

De hecho, Bloomberg calcula que parte del incremento de su riqueza proviene de estos pagos como accionistas de la cadena de supermercados al alcanzar alrededor de 3.000 millones de dólares el año pasado. 

La familia ya ha pasado por tres generaciones al frente de la gran cadena de distribución. En 1992, tras la muerte de Sam Walton fue su hijo Rob Walton quien se convirtió en presidente. Mientras que en 2016 fue el hijo de este, Jim Walton, el que reemplazó a su padre en la junta directiva de la cadena. 

Leer más: Este es el dinero que debes ahorrar para jubilarte a los 40 años

Las críticas a los bajos salarios de Walmart

Una de las críticas que ha recibido la cadena de supermercados es que para llegar a donde está se ha basado en sueldos muy bajos. Uno de los más críticos con esto ha sido el político estadounidense Bernie Sanders que inició una cruzada contra los almacenes para que subieran los salarios hasta un mínimo de 15 dólares la hora. 

Parte de las críticas acusan a la compañía, junto con otras grandes empresas, de estar subvencionadas por el Estado, dado que sus trabajadores cobran salarios tan bajos que tienen que recibir ayudas del estado. 

De hecho, Sanders acudió a la general de accionistas a defender su posición y pedir salarios mínimos más altos para los trabajadores. 

"A pesar de la increíble riqueza de su propietario, Walmart paga a muchos empleados salarios de miseria, salarios que son tan bajos que estos trabajadores se ven forzados a acudir a los programas estatales como de ayudas de comida, ayudas médicas y servicios de vivienda pública para poder sobrevivir", recoge The Guardian que dijo Sanders.

"Francamente, los estadounidenses están enfermos y cansados de dar subsidios para que crezca una de las empresas más grandes y con mayores beneficios de este país", remarcó. 

Y además