Pasar al contenido principal

Por qué Goldman Sachs considera que las tecnológicas están ante un serio problema de futuro que puede hundir a las bolsas

Zuckerberg
Chip Somodevilla/Getty Images
  • Las acciones tecnológicas, especialmente las conocidas como FANG, que incluyen Facebook, Amazon, Netflix y Google han desarrollado un desempeño absolutamente al alza durante muchos años.
  • Goldman Sachs, una de las firmas de más alto perfil de la bolsa estadounidense indica que las valoraciones son extremadamente altas, con "las acciones de software en estos momentos cotizando a “múltiplos más elevados que los que se observaban en la burbuja puntocom que estalló en 2001".
  •  Según la entidad, su factor de crecimiento largo / corto plasma un retorno del 7% en lo que va del año, y del 22% desde el inicio de 2017.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mercado alcista que dura ya más de diez años en Estados Unidos y ya es el segundo más largo de la historia. Tras haber comenzado en marzo de 2009 cuando el S&P 500 alcanzó el mínimo intradiario de 666 puntos la bolsa sigue su tendencia alcista. Aunque las acciones básicamente han cotizado de manera lateral durante los últimos 18 meses, hay indicios de que puede estar listo para descomponerse. 

Las acciones tecnológicas, especialmente las llamadas FANG, que incluyen Facebook, Amazon, Netflix y Google han desarrollado un desempeño absolutamente al alza durante muchos años. Este ejercicio no es una excepción, con el sector impulsándose un 22% frente al 15% del índice de referencia de Wall Street.

En este sentido, Goldman Sachs, una de las firmas de más alto perfil de la bolsa estadounidense, está haciendo sonar las alarmas y con razones con las que intenta sujetar su teoría. Y es que indicaron recientemente que las valoraciones son extremadamente altas, con las acciones de software en estos momentos cotizando a “múltiplos más elevados que los que se observaban en la burbuja puntocom que estalló en 2001”. 

Además, el sector de la tecnología en su conjunto cotiza dos veces por encima de la media de hace diez años. En estadística, la desviación estándar es una medida que se utiliza para cuantificar la cantidad de dispersión en un conjunto de valores. El equipo de Goldman Sachs alertó de esto en su último informe.

Las elevadas valoraciones actuales de las acciones de software reflejan la voracidad de los inversores hoy en día para los títulos con fuertes perspectivas de crecimiento secular. Las acciones de crecimiento han tenido un comportamiento tremendamente positivo en 2019.

Leer más: Esta herramienta para invertir en tendencias bajistas está causando mucho interés en los analistas de todo el mundo

Cautela con las compañías más grandes

Según Goldman Sachs, su factor de crecimiento largo/corto plasma un retorno del 7% en lo que va del año, y del 22% desde el inicio de 2017. Esta dinámica no es inusual en el ciclo económico, cuando los inversores “suelen estar dispuestos a pagar una prima por el crecimiento idiosincrásico a medida que la actividad económica se desacelera”

Al margen del crecimiento, los inversores han adquirido empresas de software en sus carteras debido a sus márgenes de beneficio “superiores a la media”, así como a su aislamiento relativo frente a los conflictos comerciales, expone el banco de inversión norteamericano.

David Kostin, que es el principal analista de capital de la firma, explica las múltiples razones por las que los inversores en este tipo de valores deben preocuparse. 

Recientemente, el cofundador de Facebook Chris Hughes, en un mordaz editorial del New York Times, dijo que el fundador Mark Zuckerberg es demasiado poderoso, y que el gigante de las redes sociales debería sancionado.

El informe también indica que, históricamente, las acciones compañías de gran capitalización en relación con su nivel de ventas terminaron por debajo de la media de más largo plazo, y aunque ofrecieron el mismo potencial que las acciones más baratas al superar las estimaciones de crecimiento, también “tenían un riesgo mucho más negativo cuando las previsiones estaban por debajo”.

Pese a que Goldman Sachs ofrece mucha cautela con algunas de las compañías tecnológicas de gran capitalización, siguen siendo positivos con las acciones de crecimiento que tienen valoraciones razonables

Por último, la perspectiva de una "mayor escalada del riesgo geopolítico en Oriente Medio crea incertidumbre", asegura Krosby.

Y además