Por qué la huelga del automóvil en Estados Unidos no es una buena noticia para Tesla

Nora Naughton,
Miembros del sindicato United Auto Workers (UAW) marchan por el centro de Detroit el 15 de septiembre de 2023.
Miembros del sindicato United Auto Workers (UAW) marchan por el centro de Detroit el 15 de septiembre de 2023.

AP Photo/Paul Sancya

  • Las posibles mejoras que podría conseguir el sindicato del automóvil estadounidense (UAW) podrían traducirse en un aumento de la sindicalización de los trabajadores dentro de Tesla.
  • El esfuerzo sindical también podría presionar al alza la representación sindical en Volkswagen, Honda y Toyota en Estados Unidos.

Mientras los trabajadores descontentos se rebelan en General Motors, Ford y Stellantis, en la Tesla de Elon Musk todo sigue igual. Al menos por ahora.

En cierto modo, la huelga de los trabajadores del automóvil de Estados Unidos representa una ventaja para el fabricante de vehículos eléctricos, ya que los trabajadores de Tesla no están sindicados. Eso permite que la compañía que dirige Elon Musk gaste menos en costes laborales por empleado en un momento crucial para el sector, ya que las marcas están tratando desesperadamente de obtener beneficios con los coches eléctricos.

Sin embargo, un triunfo del sindicato del automóvil estadounidense podría suponer un acicate para la confianza de todos los trabajadores en los sindicatos, y eso se podría acabar traduciendo en un aumento del interés por los sindicatos en la plantilla de Tesla y de otras compañías cuyas plantas de fabricación no emplean a trabajadores sindicados, según subrayan varios expertos laborales a Business Insider.

"Esta es una lucha no solo para la gente que trabaja en Ford, GM y Stellantis, es una lucha de toda la clase trabajadora", resume Arthur Wheaton, experto laboral de la Universidad de Cornell (Nueva York, Estados Unidos).

El previsible aumento del sueldo para los trabajadores y las medidas para aumentar la seguridad laboral de las plantas que reclama el sindicato UAW podría hacer que la sindicalización se convierta en una opción más atractiva para los trabajadores de Tesla, señalan Wheaton y otros expertos laborales a Business Insider. 

Por qué Tesla puede ser la ganadora inesperada de la huelga de la industria del automóvil en EEUU

Tesla, fundada casi 70 años después de que la UAW se organizara para defender los derechos de los trabajadores frente a los gigantes de Detroit —la gran ciudad del automóvil en Estados Unidos—, es el único gran fabricante de automóviles estadounidense cuya plantilla no está representada por el sindicato.

La presión sindical también podría extenderse a los fabricantes extranjeros que fabrican coches en EEUU, como Volkswagen, Honda y Toyota. Estas empresas también podrían verse obligadas a subir los salarios para ajustarse a los avances que consigan desde UAW, según apuntan los expertos.

El sindicato UAW exige aumentos salariales del 40%, que, según su presidente, Shawn Fain, reflejan años de aumento de los beneficios y de las retribuciones de los ejecutivos. Las agresivas tácticas y ambiciosas peticiones del sindicato se producen en un momento en el que intenta recuperar tanto los beneficios de los trabajadores como la influencia en toda la industria que perdió durante la Gran Recesión.

"Hacer huelga por un futuro mejor para proteger a nuestras comunidades y derrotar la avaricia corporativa no es solo nuestro derecho, es nuestro deber", prometió Fain a los trabajadores durante una comparecencia el pasado viernes, cuando se decidió ampliar la huelga a otras dos plantas de montaje de Ford y GM en los estados de Illinois y Michigan.

Un momento vital para crear conciencia de clase

La huelga de la UAW se produce en medio de un rejuvenecido movimiento obrero tras la pandemia y tras un verano repleto de activismo sindical en Estados Unidos. El momento es propicio para que la UAW se expanda a nuevos territorios, según los expertos laborales, sobre todo si consigue mejoras palpables en el convenio.

Un 54% de los estadounidenses apoya la huelga de la UAW, según una encuesta reciente de Morning Consult. Mientras tanto, la tasa de sindicación en la fabricación de automóviles ha caído hasta el 16% desde casi el 60% a mediados de la década de 1980, según Jake Rosenfeld, experto en sindicatos de la Universidad de Washington en San Luis.

En una época de estancamiento salarial y aumento de los beneficios empresariales, el mensaje del sindicato del automóvil en de la necesidad de que existan unos salarios justos a cambio de un trabajo justo ha calado en los estadounidenses de todos los partidos, explica Kate Andrias, experta en derecho laboral de la Universidad de Columbia (Nueva york, Estados Unidos).

"Existe una profunda preocupación por la desigualdad económica en este país y por el problema de que los muy, muy, muy ricos sean los únicos que se benefician de los aumentos de productividad y de los avances tecnológicos", señala Andrias.

¿Por qué los trabajadores de Tesla no tienen sindicato?

Algunos trabajadores estadounidenses de Tesla se encuentran en las primeras fases de formación de un sindicato, según ha declarado un responsable de la UAW a The New York Times. Pero la organización sindical entre los trabajadores de Tesla —que ensamblan coches, baterías, paneles solares y cargadores de vehículos eléctricos en plantas de Nueva York, California, Nevada y Texas— será una ardua batalla, incluso si se firma un nuevo convenio en el sector. La UAW ya ha intentado organizar a los trabajadores de Tesla en otras ocasiones, y no lo ha conseguido.

Según Rosenfeld, la legislación laboral vigente en Estados Unidos no prevé sanciones lo bastante severas como para disuadir a una "empresa ferozmente antisindical" como Tesla de aplastar el activismo con relativa impunidad.

 

La Junta Nacional de Relaciones Laborales de Estados Unidos ha dictaminado en el pasado que Tesla y Musk infringieron la legislación laboral tras despedir a un organizador sindical y tuitear un mensaje antisindical. Se ordenó a Musk que volviera a contratar al empleado con efecto retroactivo y que borrara el tuit (el tuit sigue existiendo).

"Si eres una poderosa empresa privada decidida a luchar contra la sindicalización, es difícil imaginar que pierdas esa batalla", afirma Rosenfeld.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.