Pasar al contenido principal

Una empresa vasca está trabajando con la Administración Trump para desarrollar un dispositivo que genere energía de las olas del mar

Un faro golpeado por las olas en A Guarda, Galicia.
Un faro golpeado por las olas en A Guarda, Galicia. Reuters

  • La compañía vasca, Idom, especializada en ingeniería ha empezado a trabajar con el Gobierno de Estados Unidos para desarrollar un dispositivo para generar electricidad a partir de la energía de las olas del mar. 
  • Idom ya desarrolló otro prototipo de baja potencia de captador de energía de las olas en un proyecto en la costa vasca.
  • El proyecto estadounidense supone multiplicar las dimensiones del vasco, también en términos de financiación y tiempos
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La compañía vasca, Idom, especializada en ingeniería ha empezado a trabajar con el Gobierno de Estados Unidos para desarrollar un dispositivo para generar electricidad a partir de la energía de las olas del mar. La compañía vasca es la única que no es estadounidense y que participa de los ensayos que se han puesto en marcha en las costas de Oregón. El objetivo es crear un dispositivo de baja potencia con el que generar energía mareomotriz.

Idom ya desarrolló otro prototipo de baja potencia de captador de energía de las olas. Este primer dispositivo flotante se puso en funcionamiento en la plataforma de energías marinas BIMEP, en la costa vasca. Fue, de hecho, el primero de este tipo conectado a la red eléctrica en España y en el mundo, según explica El Español.

El proyecto estadounidense supone multiplicar las dimensiones del vasco, también en términos de financiación y tiempos. La compañía colabora en la construcción de una tecnología similar pero de mayores dimensiones, en Estados Unidos.

Leer más: El Polo Sur se calienta tres veces más rápido que el resto del planeta: un grupo de científicos acaba con el mito de que era inalterable al cambio climático

El equipo dispone de un año y medio para realizar el diseño. Por el momento, han conseguido que  sea capaz de aguantar olas más grandes, de hasta 14 metros, y que esté sumergida durante tres inviernos seguidos en aguas abiertas.

Uno de los principales retos se encuentra en que la energía de las olas todavía no es económicamente rentable, aunque alberga un gran potencial competitivo, especialmente para zonas de la costa atlántica en España.

Y además