Pasar al contenido principal

La propuesta actual de renta mínima de 426 euros reduciría la pobreza extrema un 28%, pero la Airef da una opción para rebajarla un 60% con la mitad de coste

Una mujer coge yogures en un supermercado.
Reuters
  • La propuesta de renta mínima de 426 euros que se debate en el Congreso tendría un coste de entre 7.200 y 9.800 millones de euros y reduciría la pobreza extrema en un 28%, según la Airef.
  • Una de las propuestas del organismo, permitiría reducir la pobreza extrema en un 60% y su coste sería de 3.500 millones de euros. 5.500 millones de coste, menos 2.000 millones por reducción de duplicidades. 
  • La Airef propone que las rentas mínimas no estén ligadas a requisitos de empleo sino de ingresos para evitar la desincentivación de búsqueda de trabajo. 

La renta mínima de 426 euros que ha llegado al Congreso reduciría la pobreza extrema un 28%, según los cálculos presentados este miércoles por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) que estima el coste fiscal entre los 7.200 y los 9.800 millones de euros. 

El organismo encargado de fiscalizar las políticas económicas analiza por primera vez una norma que todavía no ha entrado en vigor, aunque están en trámite después de que los grandes sindicatos presentaran una ILP para implantar una renta mínima ligada al desempleo de larga duración. 

En su análisis, la Airef concluye que la implantación de esta propuesta de renta mínima de 426 euros mejoraría además un 4% la redistribución de la renta y se beneficiarían de ella 1,1 millones de hogares. Aunque también considera que existen algunos puntos importantes que deberían cambiarse para mejorarla.

El organismo estima que los requisitos de esta iniciativa que están ligados a la necesidad de estar inscrito como demandante de empleo durante los 12 meses anteriores a la solicitud supone identificar la pobreza extrema como desempleo de larga duración, lo que excluye a potenciales beneficiarios en situación de pobreza extrema  y además desincentiva la incorporación al mercado laboral. 

Otro de los problemas que ve la Airef es que se produciría un solapamiento entre esta propuesta y las ayudas de Comunidades Autónomas o ayuntamientos lo que complicaría la ya inequilibrada situación entre regiones. 

Respecto al coste, la Airef estima que la prestación de esta ILP tendría un coste fiscal estimado con los datos de 2017 (los que estaban disponibles a la hora de hacer esta simulación) de más de 7.200 millones de euros.

Leer más: Este gráfico muestra cómo Facebook, Google y Amazon dominan la economía digital

La horquilla podría aumentar hasta los 9.800 millones de euros por la existencia de un posible efecto llamada. De esta manera, consideran que hay un número de personas que actualmente no cumple los requisitos por no estar inscritos como demandantes de empleo, pero que sería sencillo que los cumplieran. 

Al estar ligado a la situación de empleo, la Airef apunta que el coste de esta medida sería cíclico aumentando en los momentos de mayor paro. En este sentido, apuntan que el coste fiscal podría alcanzar los 11.000 millones de euros en el caso de crisis graves y prolongadas. 

Qué propone la Airef: dos ejemplos de cómo podría ser la renta mínima 

El organismo apunta dos casos diferentes a modo de ejemplo para calcular su impacto. En el primero de los ejemplos se focaliza en los hogares más pobres sin requisitos de empleo y con una prestación que crece en dos tramos. 

Así, en el este primer escenario lograría una reducción de la tasa de pobreza severa de un 60,4%, se mejoraría la distribución de la renta un 4%.y se lograría llegar a 1,8 millones de hogares.

El coste fiscal de esta medida sería de 5.500 millones que se reduciría en 2.000 millones por la supresión de duplicidades por lo que el coste sería de 3.500 millones de euros. La Airef considera que algunos de los potenciales beneficiarios de este programa dejarían de estar dentro de otros programas existentes en la actualidad. 

En este caso, la propuesta tiene dos patas: 

  • Hogares con con ingresos un 20% por debajo de la mediana. En este caso los beneficiarios percibirían una prestación equivalente al 80% del IPREM y un complemento por hijo a cargo de 1.200 euros con un máximo de tres hijos. 
  • Hogares con ingresos de entre un 20% y un 60% de la mediana. En este ejemplo, los potenciales beneficiarios recibirían solamente el complemento por hijo a cargo. 

La segunda propuesta de la Airef parte de los mismos requisitos que la primera opción pero además busca evitar lo saltos que se producen a la hora de cobrar o dejar de cobrar esta prestación, es decir, que por cobrar un euro más de los requisitos no se dejara de cobrar la ayuda completa.

En esta segunda opción se conseguiría reducir la pobreza severa en un 46% y tendría el mismo coste fiscal que la anterior y beneficiaría al mismo número de hogares. 

En este caso, los hogares con unos ingresos por debajo del 30% de la mediana recibirían una ayuda decreciente desde el 80% hasta el 10% del IPREM y un complemento por hijo de 1.200 euros. 

Y además