Pasar al contenido principal

Trabajar desde casa tiene grandes inconvenientes, más allá del aislamiento

teletrabajo
Business Insider España
  • Trabajar desde casa o teletrabajar puede parecer una opción muy interesante para los que tienen que ir a diario a la oficina.
  • Pero quizá no lo es tanto, según apuntan varios estudios.
  • Implica menos desplazamientos, aumenta la productividad un 13% y disminuye la rotación de personal un 50%, lo que beneficia a las empresas.
  • Sin embargo, afecta negativamente a la unión del equipo, a posibles ascensos y también al ritmo vital y de trabajo del empleado, incluyendo a su sueño.

¿Y si nunca tuvieras que volver a la oficina? 

Podrías encargarte de los niños durante sus vacaciones. No tendrías que sufrir atascos. Todo esto podría mejorar tu productividad, quizá disminuiría la rotación de personal en la empresa y también el coste de la oficina... pero también hay desventajas.

En 2010, el Gobierno de la primera ministra australiana Julia Gillard sugirió que la economía del país podría ahorrar entre 1.400 y 1.900 millones de dólares australianos al año (900 y 1.200 millones de euros aproximadamente) si el 10% de la fuerza laboral teletrabaja la mitad del tiempo.

Pero sus sucesores no han continuado con la idea. La web www.telework.gov.au ya no funciona y no existen estadísticas fiables sobre el teletrabajo.

Aún así, es una idea atractiva para muchos.

Parece una gran idea...

Los datos apuntan que trabajar desde casa reduce los desplazamientos y el cansancio que se asocia con estos, así como el colapso de los medios de transporte y su impacto ambiental. 

En todo el mundo, cada vez más empresas permite esta modalidad para atraer y retener personal.

Los trabajadores suelen valorarlo como una forma de mantener cierto equilibrio entre el trabajo y la vida privada, sobre todo los millennials.

Y así, la oficina es una pesadilla para algunos. Varias investigaciones apuntan a que bastantes trabajadores que trabajan en oficinas muy modernas se distraen por el ruido y las interrupciones, y que no pueden concentrarse.

Leer más: Las 15 mejores ofertas de empleo en LinkedIn si no sabes inglés

En mi investigación sobre áreas de trabajo, los empleados suelen decirme que tienen que trabajar desde casa para terminar sus tareas.

Otras investigaciones lo respaldan. Un estudio realizado durante dos años con grupos asignados al azar reveló que en casa se produce un incremento de productividad del 13%. 

También desveló que la rotación de personal disminuía un 50% entre los que trabajaban en casa, y que se tomaban descansos más cortos y menos días de baja. Y la compañía ahorró alrededor de 2.000 dólares (1.750 euros) por empleado en costes de oficina.

Es suficiente para que los empresarios permitan que todos los que puedan trabajar desde casa lo hagan. Pero otro dato clave del mismo estudio suena a advertencia.

Más de la mitad de los voluntarios que trabajaron desde casa se sintieron tan aislados que cambiaron de opinión sobre si querían trabajar siempre así.

...hasta que lo pruebas

No solo se trata del aislamiento y la soledad.

Las investigaciones demuestran que trabajar desde casa es mucho peor para la cohesión y la innovación del equipo que trabajar en la oficina.

En 2013, la directora ejecutiva de Yahoo, Marissa Meyer, prohibió trabajar desde casa, apuntando que para "convertirse en el mejor sitio para trabajar, la comunicación y la colaboración son importantes, así que tenemos que trabajar codo con codo. Por eso es clave que todos estemos de forma presencial en las oficinas".

Desde entonces, otras grandes empresas como Bank of America e IBM han seguido su ejemplo.

Leer más: Paro para autónomos: qué es y qué tienes que hacer para que te lo concedan

Al contrario de lo que podríamos pensar, las investigaciones muestran que cuanto más aumenta la disponibilidad de ordenadores portátiles y otros dispositivos de trabajo a distancia, la cercanía es más importante.

Un estudio ha desvelado que los ingenieros que comparten una oficina física tienen un 20% más de probabilidades de mantenerse en contacto digitalmente que los que trabajaban a distancia. 

Los trabajadores que estaban en la misma oficina enviaron cuatro veces más correos electrónicos para colaborar en proyectos comunes que los que no estaba en la oficina. Por eso, terminaron sus proyectos un 32% más rápido.

Otras investigaciones apuntan a que la interacción cara a cara es fundamental para identificar oportunidades de colaboración, innovación y desarrollo de relaciones y redes.

Leer más: 31 españoles que triunfan en la élite de las mayores multinacionales del mundo

Y otro estudio de trabajadores desde casa en 15 países señala que el 42% de los mismos tenían problemas para dormir, que se despertaban varias veces por la noche, frente a solo el 29% que siempre trabajaba en la oficina.

Porcentaje de trabajadores que dicen despertarse varias veces mientras duermen.
Porcentaje de trabajadores que dicen despertarse varias veces mientras duermen. The Conversation

Alrededor del 41% de los trabajadores con gran movilidad sienten estrés "siempre o la mayor parte del tiempo", frente al 25% que siempre trabaja en la oficina, según el mismo estudio.

Parte del estrés tiene que ver con la dependencia de dispositivos móviles, que suelen situarse al lado de la cama, y también a los retos que supone de trabajar desde casa.

Localizar a los compañeros de trabajo para mantener proyectos comunes en marcha e intentar llevar a cabo reuniones a distancia con niños, perros o incluso repartidores en la puerta de casa no es tan fácil como parece.

Porcentaje de empleados que dicen sentirse estresados en el trabajo
Porcentaje de empleados que dicen sentirse estresados en el trabajo The Conversation

Por eso no sorprende que otro informe indique que, en lugar de ser útil, trabajar desde casa normalmente interfiere con la vida familiar.

Otros estudios sugieren que no aparecer por la oficina de forma habitual puede dificultar las vidas profesionales, porque pueden pasarte por alto para proyectos o ascensos. Que estés fuera de la vista también puede implicar que no te tengan en mente.

Para algunos, lo mejor será combinarlos

Hay razones firmes y probadas para trabajar desde casa y también para hacerlo desde la oficina. ¿Qué es lo mejor?

Está claro que no se debe forzar a los empleados a trabajar desde casa solo porque la oficina tiene demasiado ruido como para que se concentren.

Los jefes deben asegurarse de que el lugar de trabajo esté diseñado de manera eficaz para el tipo de trabajo que hay que llevar a cabo, y también para el tipo de personas que trabajan allí.

Leer más: 4 gráficos que demuestran la desigualdad de género en el sector digital en España

Dicho eso, que un trabajo sea flexible, lo que incluye que se pueda llevar a cabo desde casa, es importante, pero debe equilibrarse con los beneficios de la interacción cara a cara.

Una vía a medio camino entre ambos para aquellos que tienen que trabajar desde casa es que accedan a espacios de coworking o trabajo compartido (aunque sea con trabajadores de otras empresas y otras industrias) donde al menos pueden beneficiarse de algunas de las ventajas de estar en una oficina sin ir a la suya.

Se ha demostrado que los espacios de coworking reducen el aislamiento, a la vez que proporcionan a los empleados los beneficios del acceso a una red más diversa y la exposición a ideas innovadoras.

 Este artículo ha sido publicado originalmente por The Conversation por Libby Sander, profesora asistente en la Bond UniversityBond University aporta financiación como institución colaboradora de The Conversation AU. Lee el original.

Te puede interesar