Internxt, la nube española que apuesta por la privacidad para competir con gigantes como Google, Microsoft o Apple: "Esas empresas han sobrepasado los límites"

Equipo de la startup Internxt
Equipo de la startup Internxt

Imagen cedida por Internxt

  • El almacenamiento en la nube gratuito de los grandes gigantes de internet tiene una contrapartida: el aprovechamiento de los datos para publicidad. La startup española Internxt combate eso ofreciendo una nube encriptada y distribuida.
  • "Si yo subo mis archivos o fotos a Google, no me gusta que Google conozca el contenido", afirma a Business Insider el fundador de Internxt, Fran Villalba.
  • Este emprendedor de 23 años espera acabar 2020 con 20.000 usuarios en su plataforma de almacenamiento, a la que espera sumar servicios para guardar fotos o enviar correos electrónicos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Almacenar archivos en la nube nunca ha sido tan barato como ahora, pero los servicios gratuitos que ofrecen los gigantes de internet como Google, Microsoft o Apple tienen un pago oculto, en forma de datos del usuario para su perfilado publicitario, que la startup española Internxt quiere subrayar para promocionar su propio servicio: una nube de almacenamiento encriptada y distribuida en la que solo el usuario sepa el contenido de los archivos que incluye en ella.

"Si tú subes algo a Google Drive, lo estás subiendo a un gigante de la publicidad que intenta recabar información sobre ti (...) Drive para ellos no es un fin, sino un medio", asegura a Business Insider España Fran Villalba, fundador de esta compañía de almacenamiento digital cuyo objetivo es crear "una nube que respete al usuario".

"Yo soy muy fan de la tecnología y de los datos, pero internet está controlado por cuatro empresas que tienen toda la información y han sobrepasado el límite. Nosotros queremos recuperar esto, que se recaben los datos necesarios, pero si yo subo mis archivos o fotos a Google, no me gusta que las conozca Google", añade Villalba, que tiene 23 años.

Esto es todo lo que Google sabe de ti gracias a sus aplicaciones y tu despreocupación

Internxt ofrece a día de hoy un espacio de almacenamiento en la nube gratuito de 2 gigabytes (Drive) con extensiones de pago de 20, 200 gigas y hasta 2 terabytes de capacidad. En su web ya se publicita una plataforma de envío de archivos al estilo de WeTransfer que han denominado Send, y su objetivo es acercarse a los servicios de Google con almacenamiento de fotos y servicio de correo electrónico.

Pero, ¿cómo retar a esos gigantes? Para este emprendedor, su gran ventaja es que al ser pequeños pueden "moverse rápido", pero sobre todo cree que las grandes compañías no tienen incentivos para trabajar en la privacidad de los datos de sus usuarios. "Es difícil que pasen a centrarse en la privacidad porque su modelo de negocio es la publicidad. Pero el tema de la privacidad y la seguridad está creciendo, y un 55% de las empresas van a aumentar su gasto en ello, según PwC", señala Villalba.

Datos encriptados y fragmentados para respetar la privacidad

Para respetar estos límites, esta startup afincada en Valencia —está entre las aceleradas por Lanzadera, la iniciativa de apoyo a emprendedores del presidente de Mercadona Juan Roig— tiene dos peculiaridades: los datos que se suben a su nube están encriptados desde el origen, y la clave de desencriptación se almacena en el ordenador del usuario, y los archivos encriptados se dividen y suben a servidores en diferentes partes del mundo para asegurar esa privacidad.

"Cuando se sube un archivo se fragmenta y sube a diferentes servidores, así como se suben copias de esos fragmentos. Si yo accedo a mis archivos desde Valencia, se envían los fragmentos más cercanos a tí. Google y Dropbox te los envían desde Estados Unidos, esto aumenta el consumo energético, que en el sector del cloud es muy alto", explica Villalba. 

En su caso, su almacenamiento está distribuido entre "cientos de centros de datos en todo el mundo", a los que alquilan parte de su capacidad sobrante, otro elemento que ayuda a la seguridad de la información que almacena. "Si hackean un servidor, lo que van a encontrar son fragmentos de archivo. Esto es mucho más seguro", afirma el fundador de esta compañía emergente.

De PayPal a Zoom: quiénes son los grandes beneficiados del crecimiento del negocio de la nube más allá de Amazon o Microsoft

Esta red distribuida y fragmentada no afecta al tiempo de subida o descarga de los archivos que, según Villalba, "básicamente es igual" que el de los gigantes de la red. Bajo su punto de vista, el problema de que no triunfen alternativas de almacenamiento de este tipo es porque están diseñadas de una forma muy técnica. "Hay varios competidores, pero son difíciles de utilizar, no tienen interfaz y lo hacen complicado, porque no piensan en la experiencia del usuario", añade.

El énfasis en la privacidad en el almacenamiento lleva a plantearse la pregunta sobre qué ocurre si  el contenido que pueda violar las leyes o los derechos de autor, que llevó al cierre de páginas de almacenamiento tan conocidas hace años como Megaupload. "El problema de ellos es que sí podían acceder a los archivos y no borraban aquellos que vulneraban derechos de autor", apunta Villalba, que explica que al encriptar los archivos, Internxt no puede acceder a ellos y verificar el contenido, con lo que su responsabilidad acaba ahí.

"Desde un punto de vista de negocio, nosotros no vamos dirigidos a ese usuario. Megaupload estaba muy hecho para compartir películas o series, hacer streaming. En Internxt no se puede hacer streaming, está mucho más hecho para almacenar, no para compartir", asegura este emprendedor.

Un verano con la pierna rota para entrar en el mundo de la programación

Fran Villalba, fundador de InternxtFran Villalba, fundador de Internxt
Fran Villalba, fundador de Internxt

Imagen cedida por Internxt

A los 13 años, Villalba se rompió una pierna en un verano. El aburrimiento le hizo interesarse por la programación, y a partir de ahí comenzó a interesarse por el mundo de internet. Primero lanzó la plataforma de creación de sitios web Onesite y a partir de 2017 comenzó a trabajar en Internxt mientras acababa la carrera, que salió al mercado en 2019. 

En ese periodo, fueron aceptados en la Startup School de la aceleradora estadounidense Y Combinator, un proyecto de formación virtual. "Fueron cinco meses de aceleración que te ayudan un montón a mejorar el producto y trabajar con la mayor cantidad de datos posibles. Es otro nivel, hay mucho talento", explica Villalba.

La plataforma, que ya es autosuficiente con los ingresos que genera, les ha permitido captar financiación, con una primera ronda a principios de año de 250.000 euros y una segunda de 180.000 por parte de The Venture City. También tienen apoyo de la red de business angels de la escuela de negocios Esade (ESADE BAN) y esperan cerrar otro acuerdo próximamente de otros 200.000 euros.

Hasta el momento han superado los 12.000 usuarios de almacenamiento —el 3% aproximadamente abonan una cuenta de pago— y esperan cerrar el año con 20.000 usuarios activos. Su próximo objetivo es lanzarse hacia los servicios a empresas, tanto españolas como latinoamericanas, y esta última región en las que están preparando pilotos con universidades y administraciones públicas. "Queremos acabar 2021 con un mínimo de 100.000 usuarios activos", afirma el fundador de esta compañía, que cuenta con un equipo de diez trabajadores.

LEER TAMBIÉN: Estas son las 130 startups aceleradas por Lanzadera, la incubadora de empresas de Juan Roig

LEER TAMBIÉN: Cuánto dinero ganan Facebook, Instagram, Twitter y Google con tus datos personales

LEER TAMBIÉN: Esto es todo lo que Google sabe de ti gracias a sus aplicaciones y tu despreocupación

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Startups
  2. Tecnología
  3. Cloud computing
  4. Entrevistas
  5. Trending
  6. Top