Pasar al contenido principal

Por qué la inversión de la curva de tipos puede generar subidas en las bolsas

Traders en Wall Street operando
Reuters
  • Tras los últimos episodios protagonizados por la curva de rendimiento estadounidense, si echamos la vista atrás y nos vamos a escenarios similares que se produjeron en el pasado, “podríamos sacar algunas conclusiones de lo que está ocurriendo”, según sostiene Shoaib Zafar, Portfolio Manager Global Equities Team, SYZ AM.
  • Desde su punto de vista, el caso actual, en el que la curva se ha invertido, parece comparable al de 1998.
  • Sin embargo, el experto expone que las condiciones económicas actuales de tipos extremadamente bajos, volatilidad de mercado y demás síntomas de la última fase del ciclo, “recrean un entorno favorable para los títulos de renta variable que reparten dividendos”.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En los últimos tiempos estamos dando una gran importancia a algunos datos que nos pueden estar adelantando una recesión. Uno de ellos es la inversión de la curva de tipos de interés. Esto quiere decir que se paga más intereses por la deuda de corto plazo que por la de largo plazo, lo cual suele ser un síntoma de desconfianza de los inversores.

En otras ocasiones a lo largo de la historia, la traducción de esta escena no ha sido sino un anticipo de una recesión. Por eso, en el clima actual hay muchas dudas sobre lo que puede suceder durante los próximos meses. Dicho de otro modo, si hay posibilidades de que los mercados ejecuten una corrección similar a la del 2008

Tras los últimos episodios protagonizados por la curva de rendimiento estadounidense, si echamos la vista atrás y nos vamos a escenarios similares que se produjeron en el pasado, “podríamos sacar algunas conclusiones de lo que está ocurriendo”, según sostiene Shoaib Zafar, Portfolio Manager Global Equities Team, SYZ AM.

Desde su punto de vista, el caso actual, en el que la curva se ha invertido, parece comparable al de 1998, y las acciones de la Fed por aquel entonces “desembocaron en varios años de repunte de la renta variable”. Con todo, los bancos centrales tenían “mucha más munición que ahora”.

Leer más: Aprende a invertir tu dinero y batir a la inflación

La bolsa puede seguir al alza con este escenario

Sin embargo, el experto expone que las condiciones económicas actuales de tipos extremadamente bajos, volatilidad de mercado y demás síntomas de la última fase del ciclo, “recrean un entorno favorable para los títulos de renta variable que reparten dividendos”. De ahí a no sentir el escenario actual como algo catasfrófico.

Zafar asegura que lo podemos ver atendiendo a indicadores de valoración tradicionales como por ejemplo “los múltiplos de PER”, a través de los cuales las valoraciones de esta clase de activos pueden parecer elevadas.

Aun así si las comparamos con las variables de flujos de efectivo, como los rendimientos del flujo de caja libre y las rentabilidades por dividendo, “todavía se perfilan muy interesantes en comparación con la rentabilidad que arroja la renta fija”.

Por lo tanto, tal y como analiza, podemos ver que la última inversión de la curva de rendimientos “no ha pasado inadvertida para la comunidad mundial de inversores”, y quizás refleje “un exceso de nerviosismo acumulado en el mercado actualmente”. 

A su juicio es probable que el principal catalizador de ese nerviosismo sea “la incertidumbre genera­da por las guerras comerciales”, más que una ralentización económica tangible a escala mundial.

Zafar recomienda, pese a ello “no confundirse”, dado que estamos “en la última fase del ciclo, con unos tipos a cero o extremadamente bajos y una volatilidad general a causa de la fase actual”. 

Así, en la medida en que se mantengan las condiciones económicas mundiales y los fundamentales de los mercados de capitales no empeoren, no ven ninguna razón “para tirar la toalla en lo que a la renta variable respecta”.

Y además