Pasar al contenido principal

El PSOE defiende por qué no se puede formar "un gobierno con periodo de prueba" mientras Iglesias desliza que se abstendrá en la investidura

Isabel Celaá
La ministra de Educación y portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá. REUTERS
  • Isabel Celaá ha desgranado los motivos por los que el PSOE ha rechazado la enésima propuesta de Podemos para formar un gobierno de coalición.
  • La idea de Iglesias, que se conoció este jueves, era que se formara una coalición y que los ministros de Iglesias abandonaran el Ejecutivo una vez se aprobasen los presupuestos, toda vez que Sánchez no confiara en ellos.
  • La ministra portavoz en funciones entiende que no se puede formar un gobierno "con periodo de pruebas".
  • Al mismo tiempo, Iglesias ha deslizado que se abstendrá en la sesión de investidura y pedirá al rey Felipe VI que arbitre entre el PSOE y Podemos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, ha comparecido en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros y ha explicado el rechazo del PSOE a la última propuesta de Podemos: formar un gobierno de coalición que podría disolverse tras aprobar nuevos presupuestos.

Esta oferta la realizó Unidas Podemos este jueves por la tarde. Planteaba, concretamente, que se formara un gobierno de coalición con ministros del PSOE y Unidas Podemos, con la salvedad de que estos últimos saldrían del Ejecutivo tras aprobar los presupuestos si Sánchez continuaba sin confiar en ellos.

Celaá ha reivindicado la necesidad de formar "un gobierno sólido". "No se puede construir uno sobre arena", ha explicado en una comparecencia ante los periodistas, al tiempo que ha defendido que "ningún país lo consentiría". "No se puede hacer un gobierno con periodo de prueba".

Leer más: El PP despega y se distancia de Cs mientras el PSOE y Podemos se mantienen, según el último CIS antes de la probable disolución de las Cortes

La ministra ha explicado de este modo por qué los socialistas rechazaron de forma casi inmediata la propuesta que hizo Podemos este jueves. Lo ha hecho a la vez que Iglesias ha deslizado, en una entrevista en La Sexta, que se abstendrá en la futura sesión de investidura.

Petición para que Felipe VI haga de árbitro

Iglesias comunicará en la ronda de consultas con el rey, que inicia este lunes, su intención de abstenerse en la sesión de investidura —que tendrá que ser la próxima semana, sí o sí—. Todo y cuando no llegue a un acuerdo previo con el PSOE para que Unidas Podemos no entre en el Consejo de Ministros.

Del mismo modo, en una entrevista en La Sexta, Iglesias ha planteado que el monarca ejerza un papel que no le corresponde —debido a su rol institucional de ser neutral—. Le pedirá, en concreto, que medie. "Le diré al jefe del Estado que le toca una labor de arbitraje, que es más importante que nunca. Entender que en un sistema parlamentario la coalición es la fórmula natural más importante cuando nadie tiene una mayoría absoluta".

Leer más: La ronda de consultas del rey con los partidos será el 16 y el 17 de septiembre: después decidirá si encarga formar gobierno o no

La noticia llega después de que las negociaciones entre Sánchez e Iglesias continúen estancadas: en los dos meses que han transcurrido desde que arrancaron las negociaciones, los dos líderes no se han reunido presencialmente para discutir la posibilidad de evitar una repetición electoral.

Según informa El País, algunos barones socialistas han planteado la posibilidad de que el PSOE contraofertara con una fórmula intermedia a la que Podemos planteó este jueves.

En lugar de arrancar la legislatura con un gobierno de coalición, que comenzara la misma con un gobierno en solitario. Si Sánchez recuperaba entonces la confianza con Unidas Podemos, el Ejecutivo podría contar con ministros de la fuerza morada a partir de la segunda mitad de la legislatura.

Una suerte de coalición en diferido que nunca se ha planteado oficialmente desde las altas instancias de la Ejecutiva socialista.

Y además