Pasar al contenido principal

Abren una investigación a Google por el proyecto con el que recopilaba en secreto datos médicos de millones de pacientes en Estados Unidos

Sede de Google.
Sede de Google. Reuters

Un regulador federal ha abierto una investigación sobre la asociación de Google con el sistema hospitalario de Ascension. Las pesquisas pretenden determinar si la recopilación masiva de los datos y registros médicos de pacientes en los Estados Unidos cumple con las leyes de privacidad del país, según el Wall Street Journal.

El director de la Oficina por los Derechos Civiles del Departamento de Salud y Recursos Humanos, Roger Severino, ha asegurado en un comunicado al Journal que esta investigación buscará "más información sobre esta recopilación masiva de datos médicos", con el objetivo de comprobar "que se respetó la Ley de Responsabilidad y Portabilidad de Seguros de Salud de los Estados Unidos" o HIPAA, por sus siglas en inglés.

La HIPAA es una ley que se implantó en 1996 y establecía estándares en todo el país para proteger los datos personales y sanitarios de los pacientes.

Leer más: Google está recopilando datos médicos de millones de personas sin pedir permiso en un proyecto secreto para un enorme sistema sanitario privado de Estados Unidos

Las noticias de la asociación entre Google y Ascension se publicaron este lunes. La primicia fue de Rob Copeland, que lo publicó en el Journal. Lo hacía citando documentos internos y fuentes familiarizadas con este asunto.

Como parte de esta asociación, las dos compañías planearon cómo recopilar la información médica y personal de millones de estadounidenses sin su conocimiento, en una iniciativa que recibió el nombre de "Proyecto Ruiseñor" —Project Nightingale, en inglés—.

Según el reportaje del Journal, ni pacientes ni doctores estaban informados. Al menos 150 trabajadores de Google tuvieron acceso a estos datos, que incluían resultados de tests de laboratorio, diagnósticos y registros hospitalarios, y que daban mucha información sobre el historial médico de mucha gente.

Google está usando los datos de estos pacientes para afinar el desarrollo de un programa de inteligencia artificial que podría ayudar a mejorar el cuidado de pacientes, según la información. Gigantes tecnológicos como Amazon, Microsoft o Google están intentando expandirse en la industria sanitaria estadounidense, valorada en 3,5 billones de dólares, ofreciendo una gama de productos que van desde servicios en la nube o IA hasta hardware, o incluso servicios de atención médica propios.

Leer más: Así van a transformar las grandes tecnológicas el sector de la salud

Por su parte, la compañía del buscador defendió ante el Journal que su proyecto cumplía con todas las leyes federales y que la privacidad de los pacientes estaba garantizada.

En un comunicado, Ascension señaló que "todo el trabajo hecho por la asociación de Ascension con Google cumplen con la HIPAA y está sometido a un robusto sistema de seguridad y protección de datos, en virtud con el estricto compromiso de la compañía con el tratamiento de datos".

Google ha remitido a Business Insider al comunicado de Ascension. Ascension, por su parte, no ha respondido a preguntas de este medio.

Ascension es uno de los mayores sistemas sanitarios de los Estados Unidos, con unos 150 centros hospitalarios. El beneficio operativo del sistema fue de 25.000 millones de dólares el año pasado.

Y además