Japón levanta el estado de emergencia a un mes de los Juegos Olímpicos: cancelar el evento a última hora podría costarle 13.000 millones de euros

Dos guardias de seguridad frente al logo de los Juegos Olímpicos en Tokio.
Dos guardias de seguridad frente al logo de los Juegos Olímpicos en Tokio.
REUTERS
  • Japón levanta el estado de emergencia a un mes del inicio de los Juegos Olímpicos, que arrancarán el próximo 23 de julio.
  • La celebración del evento estará marcada por la ausencia de espectadores extranjeros a raíz de la pandemia y por el rechazo de parte de la sociedad japonesa.
  • Se estima que una cancelación de última hora podría costar alrededor de 13.000 millones de euros a la organización.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A tan solo un mes de que comiencen los Juegos Olímpicos, Japón levanta por fin el estado de emergencia en 9 de sus prefecturas, incluida Tokio. Esta edición del evento, que estaba prevista para el año pasado pero fue pospuesta por la pandemia, estará marcada por la sombra del coronavirus y porque solo ciudadanos japoneses podrán asistir a las diferentes pruebas

El Gobierno nipón decidió el pasado mes de abril suspender la entrada de espectadores extranjeros a la competición para así contener la propagación del virus. Según el portal Our World in Data, dependiente de la Universidad de Oxford, este mes de junio el número de contagios diarios en Japón continúa a la baja y actualmente un 6% de su población está completamente vacunada

Los espectadores extranjeros no podrán asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio por la pandemia de COVID-19, según los organizadores

En este contexto de incertidumbre, la llama olímpica continúa su camino a través del archipiélago japonés hacia el estadio olímpico y se espera que el 23 de julio de comienzo la 32ª edición de los Juegos Olímpicos de verano. Sin embargo, el malestar de los ciudadanos en Japón sigue presente por el miedo a una nueva ola de contagios tras la celebración del evento

Hace tan solo unas semanas, 10.000 voluntarios de los 80.000 inscritos renunciaban a colaborar en esta edición

Una ciudadana japonesa protesta ante la celebración de los JJOO.
Una ciudadana japonesa protesta ante la celebración de los JJOO.
REUTERS

Y la oposición ciudadana a los Juegos no para de crecer. Pese a esto, los organizadores insisten en que los juegos seguirán adelante y serán seguros. De hecho, tal como señala Forbes, de acuerdo con el periódico japonés Yomiuri Shimbunla, la celebración de los Juegos está pasando factura al primer ministro Yoshihide Suga, que ve cómo su popularidad se desploma. 

En el portal Chage.org, la petición Cancelen los Juegos Olímpicos de Tokio para salvar nuestras vidas suma casi 500.000 firmas y, hace tan solo un mes, El País recogía que hasta un 80% de la población sería partidaria de aplazar el evento al año que viene o incluso prescindiría de él.

El impacto económico de cancelar los Juegos Olímpicos

El coste de cancelar por completo esta edición sería de 1,81 billones de yenes (13.560 millones de euros), según un estudio realizado por el Nomura Research Institute

Además, según este mismo informe, la decisión de celebrar el evento solamente con espectadores japoneses ha supuesto una pérdida económica de más de 800.000 millones de euros al país organizador. A pesar de la determinación del Comité Olímpico Internacional (COI) de llevar a cabo los Juegos, la posibilidad de una posible cancelación de última hora sigue abierta. 

Los visitantes domésticos gastan mucho menos que los extranjeros y, por tanto, el beneficio para la ciudad de Tokio se verá significativamente diezmado tras al prohibir el acceso a los visitantes extranjeros.

El gasto de los visitantes internacionales, tanto en hostelería como alojamiento y transporte, tal y como apunta un informe de 2017 realizado por la misma organización, supone el 70% del total que genera el evento. 

Por primera vez en la historia, existirán unos juegos olímpicos de eSports organizados por el COI

La principal preocupación ahora, una vez confirmada la ausencia de espectadores extranjeros, es  determinar si habrá publico local y cuántos espectadores se permitirán. 

En el caso de que no hubiera restricciones de acceso al público local, se estima que el beneficio económico llegue a los 13.000 millones de euros. Sin embargo, si por el contrario no se permite el acceso a espectadores (algo altamente probable), el beneficio se reduciría en 1.000 millones de euros según el informe de Nomura Research Institute. 

Cancelar los Juegos no sería lo peor para la economía japonesa

A pesar de todo esto, el informe apunta que la cancelación del evento no sería a largo plazo lo peor para la economía de Japón. El escenario más negativo sería volver a un estado de emergencia por culpa de los rebrotes y la incidencia elevada del coronavirus tras la celebración de un evento de tal envergadura. 

Otros artículos interesantes:

Los espectadores extranjeros no podrán asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio por la pandemia de COVID-19, según los organizadores

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos genera un vacío logístico de cerca de 10.000 millones de euros para anunciantes, televisión y economía japonesa

Por primera vez en la historia, existirán unos juegos olímpicos de eSports organizados por el COI

Te recomendamos

Y además