Pasar al contenido principal

Jeff Bezos podría tener que vender acciones de Amazon por su divorcio, lo que disminuiría su control de la empresa

Jeff Bezos y Mackenzie Bezos se divorcian tras 25 años de matrimonio.
Jeff Bezos y Mackenzie Bezos se divorcian tras 25 años de matrimonio. Imeh Akpanudosen/Getty; Skye Gould/Business Insider
  • Jeff Bezos, el fundador y CEO de Amazon, ha anunciado en Twitter este miércoles que él y su esposa, MacKenzie Bezos, se divorcian tras 25 años de matrimonio.
  • Bezos, que tiene una fortuna de casi 137.000 millones de dólares, vive en Washington, un estado con una ley de Comunidad Conyugal (community property): todos los bienes adquiridos durante el matrimonio deben ser divididos por igual si los Bezos no firmaron un acuerdo prenupcial o postnupcial que diga lo contrario.
  • Todo ello implica que Bezos podría tener que vender acciones, lo que afectaría a su control de Amazon, según la cadena CNBC.

Jeff Bezos, fundador y CEO de Amazon, ha anunciado este miércoles en Twitter que él y su esposa, MacKenzie Bezos, se divorcian tras 25 años de matrimonio.

¿Podría el hombre más rico del mundo acabar protagonizando el divorcio más caro de la historia? Depende.

Bezos, que tiene una fortuna de casi 137.000 millones de dólares (casi 119.000 millones de euros) según Forbes, se juega mucho más en este divorcio que cualquier otra persona (como suele pasarles a las parejas con un gran patrimonio).

"Lo más importante para los multimillonarios es que la mayoría de las veces, sus activos son muy complejos y en su mayoría ilíquidos: con Bezos, muchos de sus activos están vinculados a las acciones de Amazon", ha apuntado a Business Insider Jacqueline Newman, abogada de derecho matrimonial y socia gerente de Berkman Bottger Newman & Rodd, LLP.

El estado donde residen los Bezos, Washington, complica aún más las cosas para las propiedades del CEO en Amazon. 

Es un estado con una ley de Comunidad Conyugal (community property state), lo que implica que la riqueza que hayan acumulado a lo largo de su matrimonio podría tener que dividirse por la mitad, según ha señalado a Business Insider Karin J. Lundell, socia matrimonial y de fideicomiso y patrimonio de Rower LLC.

Esa partición solo podría no tener que producirse si los Bezos tienen firmado un acuerdo prenupctial o si firman uno postnupcial, ha indicado.

Leer más: La fascinante vida de Jeff Bezos: así vive y gasta la persona más rica del mundo

"A menudo, las personas muy ricas tienen acuerdos prematrimoniales que establecen la división de su propiedad. Un acuerdo prenupcial puede separar ciertas cosas y decir: 'Vamos a dividir esto'".

No está claro si los Bezos tienen un acuerdo prenupcial. Si no es así, MacKenzie podría recibir hasta 66.000 millones de dólares, según el valor de Amazon, por la ley de Comunidad Conyugal, como ha informado Robert Frank de CNBC.

"Para financiar un acuerdo tan grande, Bezos tendría que vender o comprometer acciones, lo que podría diluir su propiedad y control de la compañía", ha escrito, apuntando que Bezos posee menos del 16% de Amazon, equivalente a casi 80 millones de acciones.

Una fortuna ligada a las acciones de una compañía, como Amazon, complica el divorcio a las parejas multimillonarias

Que una persona tenga su patrimonio ligado a las acciones de una compañía es un problema con el que los multimillonarios como Bezos a menudo tienen que enfrentarse en caso de divorcio. 

Decidir qué hacer puede ser difícil: se puede pagar con las acciones, pero si se hace así, el propietario podría perder el control de la compañía (dependiendo de su participación), ha indicado Newman.

Pero eso no significa que eso sea lo que sucederá en el caso de Bezos.

"Los abogados del divorcio dicen que es muy probable que MacKenzie quiera que la fortuna familiar continúe creciendo, y eso está relacionado en gran parte con el control de Jeff Bezos sobre la compañía", ha escrito Frank. 

"Así que es improbable que ella presione para conseguir un acuerdo que implique que él venda acciones que disminuyan su control sobre la empresa, y cualquier reducción de su participación del 15% en la compañía".

Pero dirigir una empresa trae más problemas para los multimillonarios divorciados que la posibilidad de tener que transferir o vender acciones para financiar un acuerdo.

Leer más: La nueva estrategia publicitaria de Amazon: enviarte muestras gratis a casa según lo que sabe sobre ti

"La mayoría de las veces es una cuestión de valoración, de cómo valorar los activos de los negocios", ha apuntado Lundell.

"Las acciones que cotizan en bolsa son fáciles de valorar: no se quieren vender porque eso causa fluctuación. Pero los intereses de negocios sí son más difíciles de valorar y son activos más complejos, como el Washington Post, no sabemos el valor de eso".

Con bienes que son tan difíciles de valorar y de liquidar, los procedimientos de divorcio pueden llevar más tiempo porque tiene lugar una evaluación más compleja, según Newman.

Y para los multimillonarios que son personajes públicos como Bezos, también hay que valorar cómo el divorcio afectará a la compañía, ha valorado Newman: "Podrían estar distraídos o emocionalmente cansados, podría haber cierta preocupación sobre si habrá una transferencia de acciones y quién dirige la compañía, las acciones podrían bajar".

"La preocupación es por la compañía y las acciones, ese es el mayor problema. Más allá de eso, los niños están involucrados. Cuando tratas con gente de este nivel, hay mucho peso en la balanza".

Y además