Lidl comienza a vender a través de suscripción y desde 222 euros al mes el coche eléctrico Elaris  Finn

La fachada de una tienda de Lidl.

REUTERS/Russell Cheyne

Es una realidad cada vez más palpable que el vehículo eléctrico es el coche del futuro. Las grandes marcas automovilísticas están haciendo una apuesta importante no solo por electrificar sus modelos de combustión, sino que también están trabajando en la fabricación de este tipo de vehículos en exclusiva. 

El último informe elaborado por Carwow España señala que, en España, hubo 155.000 vehículos eléctricos en circulación en 2021, lo que supone un aumento de 67.000 vehículos con respecto a 2020. Sin embargo, nuestro país aún se encuentra a la cola de Europa, donde destacan países como Alemania o Francia.

Tanto es el auge que está teniendo este tipo de vehículos que hasta los supermercados han comenzado a comercializarlo. Ese es el caso de Lidl. Además de encontrar fruta, verdura, carne, pescado o artículos de higiene personal, los consumidores de esta cadena podrán comprar también un coche. En concreto, la cadena de supermercados comercializa el Elaris Finn, un coche eléctrico chino mediante una modalidad de suscripción. Por el momento, esta oferta solo está disponible en Alemania, a través de la app Lidl Plus. 

No pienses que Lidl ha modificado sus pasillos y se ha convertido en un concesionario. Realmente, la cadena de supermercados alemana funciona como un intermediario que facilita su compra, pero el contrato final lo lleva a cabo like2drive.

Los usuarios que compren este vehículo a través de la aplicación de Lidl se ahorrarán 47 euros de la letra mensual. El precio original del Elaris Finn es de 269 euros al mes. Sin embargo, con esta promoción, el coste mensual es de 222 euros. El precio del coche, fabricado en China y a la venta en Alemania desde 2019, es de 20.330 euros.

Las prestaciones del modelo Elaris Finn

El Elaris Finn es un coche pensado para moverse por ciudad. Este coche cuenta con unas medidas de 2,87 metros de largo, 1,56 de ancho y 1,57 de alto y un peso de 930 kilos. Además, cuenta con un pequeño maletero de 229 litros. Muy parecido a los Smart Fortwo, se trata de un modelo biplaza. Cuenta con un motor eléctrico de 48 CV y alcanza una velocidad máxima de 115 kilómetros por hora.

La batería de este vehículo es de 32 kWh, lo que le proporciona una autonomía de 265 kilómetros. Este Elaris Finn se recarga en unas cinco horas con un enchufe doméstico y en poco más de una hora en una estación de carga rápida. 

Su reducido tamaño no le priva de contar con las mejores prestaciones en su interior, muy parecidas a los modelos de alta gama. Por encima de todo, destaca una pantalla táctil de 12,3 pulgadas en el salpicadero. 

También se trata de un modelo muy bien equipado, con aire acondicionado, faros LED, llantas de aleación, frenos de disco en las cuatro ruedas, asientos de cuero y cámara de marcha atrás. Además, el tema de la conectividad se gestiona a través de las aplicaciones de Apple Car Play y Android Auto.

Aunque por su pequeño tamaño podría tratarse de un microcoche, no es así. Para poderlo conducir necesitas un permiso tipo B como ocurre con otros modelos similares.

No es la primera vez

La realidad es que no es la primera vez que Lidl vende vehículos en su país natal. Ya lo hizo en 2021, cuando propuso en modo leasing el Renault Twingo, el Renault Clio y el Kia Stonic. En ese momento, todas las unidades que puso en venta se agotaron en poco tiempo. En esta ocasión, los 100 coches eléctricos que ha ofrecido también han volado. 

A pesar de la buena acogida que ha tenido en Alemania todas las veces que Lidl ha decidido apostar por el vehículo eléctrico, aún no se ha atrevido a traerlo a España. Sin embargo, sabiendo la gran apuesta que está haciendo el país por estos coches, no se descarta que pueda apostar por una estrategia similar en el mercado español.

Otros artículos interesantes:

5 errores que todo nuevo comprador de coche eléctrico suele cometer

Este es el coche eléctrico más barato del mercado: 8.996 euros y autonomía de 250 kilómetros

La crisis de la guerra en Ucrania provoca que conducir un coche eléctrico sea 700 euros más barato al año que uno de combustión, según un estudio en Reino Unido

Te recomendamos