Pasar al contenido principal

Madrid estrena un radar para medir la contaminación real de cada coche

Madrid estrena un radar para medir la contaminación real de cada coche
Este dispositivo puede detectar la contaminación de 1.000 vehículos/hora. Vicente Cano
  • Life Gystra es un proyecto de medición de emisiones reales con sensores remotos.
  • El proyecto se ha puesto en marcha en Madrid y en www.Lifegystra.eu podrás ver los resultados. 

  • En pocos años, las ciudades actuarán directamente contra los coches que emiten más con esta tecnología. 

Life Gystra es un importante proyecto europeo que comenzará a aplicarse en Madrid para medir las emisiones reales de cada coche. El proyecto utiliza una nueva tecnología denominada Remote Sensing —sensores remotos— que hace una foto de los gases que salen del tubo de escape de cada coche y mediante espectrografía de masas es capaz de calcular al instante la cantidad de emisiones contaminantes de cada vehículo

Cada uno de los dos dispositivos de medición remota de las emisiones que se colocarán en Madrid puede contabilizar la cantidad de hidrocarburos, monóxido de carbono, NO, NO2 y partículas que emite cada coche. La capacidad de medición de estos equipos es de hasta 1.000 vehículos cada hora con un coste de un euro por cada coche, frente a los 50 euros que cuesta llevar a cabo un test estático con sonda lambda similar a los que se hacen en las ITV. 

Lo importante, además de que las cajas de medición con sensores remotos para las emisiones de los coches se ubicarán en diferentes puntos de la ciudad es que, además, vincularán esa fotografía de lo que contamina un vehículo concreto con su matrícula. Sí, exactamente como si fuera un radar capaz de medir emisiones, pero un poco más complejo puesto que aunque la tecnología ya está disponible y validada, todavía falta un marco regulatorio que posibilite a las autoridades locales actuar.

En las diferentes pruebas que Opus RSE, la empresa que provee de esta tecnología ideada y desarrollada en España, se detectó que solo un 5% de los turismos en circulación son los responsables del 30% de las emisiones. En su mayoría, se trata de vehículos diésel Euro III, IV y V que están mal mantenidos y con una sencilla intervención lo que emiten podría reducirse exponencialmente. 

medición emisiones reales
Fotografía de las emisiones de cada coche que genera el equipo de medición remota. Opus RSE.

Y todavía peor, durante anteriores pruebas de esta tecnología, se detectó que casi el 35% de esos vehículos identificados como grandes emisiones son coches con menos de cinco años de antigüedad y en garantía. En estos casos, el fabricante del vehículo debería ser el responsable de subsanar el problema de sus altas emisiones. 

Sin embargo, por ahora los conductores no reciben esa información, ni siquiera al pasar la ITV donde solo se miden las partículas. Tampoco los ayuntamientos tienen esos datos y, aunque los tuvieran, no podrían actuar en consecuencia. Por ahora. 

Entonces, qué va a hacer Life Gystra

Gystra son las siglas de Global System for Sustainable Traffic Emissions Management  —Sistema Global de Gestión de Emisiones del Tráfico Sostenible— y se está poniendo en marcha para, literalmente, para ayudar a las administraciones a desarrollar un sistema para utilizar esta información para poder desarrollar normas que les ayuden a atajar la contaminación en sus ciudades

herramienta de RS Lab
herramienta de RS Lab

Se estima que el 70% de la polución que se respira en las ciudades europeas está generado por el tráfico rodado. En Madrid se van a ubicar dos unidades de estos RSD —remote sensing devices— que se irán rotando por decenas de diferentes puntos de la ciudad a lo largo de casi tres años. Durante este tiempo van a estar midiendo toda clase de vehículos tanto en el interior de la ciudad, como en sus accesos.

Uno de los objetivos de la tecnología de sensores remotos contra la contaminación de los coches en Madrid será concienciar a los conductores. Así, además de comunicarse por carta con ellos como si se tratara de una multa de tráfico, para informarles de que su coche emite mucho más NOx o CO de la cuenta, se podrán instalar en carretera paneles LED en los que se mostrarán esos datos. 

A los gestores de movilidad urbana les dará la posibilidad de tener información en tiempo real de las emisiones de cada coche en una vía de entrada y poder así, cuando sea necesario, reducir la velocidad en ese tramo entre otras medidas. Esta tecnología también abre la puerta a una tarificación variable en función de lo que cada coche o camión contamine.

RS Lab tiene proyectos de medición
RS Lab tiene proyectos de medición

La Comunisió Europea trabaja en estos momentos en una nueva legislación que tenga en cuenta las emisiones reales de conducción —RDE, en inglés—. Para ello, la tecnología más viable en costes, ya los has visto arriba, es la de medición con sensores remotos que ya ha sido incluida en la nueva norma marco de homologación de coches en la UE. Esta clase de dispositivos van a estar incluidos en la nueva reglamentación europea, pero es responsabilidad de cada país adquirir conocimiento sobre cómo utilizarlos e implementarlos en sus normas nacionales. 

"Vamos a poner a disposición de Madrid una tecnología increíble con la que podrán poner en práctica medidas para poder actuar contra la contaminación", afirma Javier Buhigas, de Opus RSE.

En Sofia, Bulgaria, el proyecto Life Gystra va a situar un equipo RSD fijo en una estación de autobuses como herramienta de control de la flota de transporte urbano. En ambos casos, la idea es ayudar a desarrollar políticas eficaces y justas para luchar contra la contaminación en las ciudades, que actúen contra quienes más contaminan y no contra grupos como los que llevan las matrículas pares o impares. 

Entre los socios de LIFE Gystra están el Ciemat —quienes validarán la tecnología de manera oficial—, DGT —que dará los permisos para ubicar los sensores en carretera—, Cartif y Opus RSE. LIFE es el único programa de la UE basado en el medio ambiente desde hace 25 años. Desde ese año, en España se han financiado hasta 823 proyectos LIFE con 663 millones de ayuda y es de largo el país de la UE con más cantidad de financiación y programas impulsados. 

Te puede interesar