Me dedico a construir refugios antiaéreos para clientes ricos con miedo a una guerra nuclear: esto es lo que suelen pedir

Katie Balevic
| Traducido por: 
Signo de un refugio antinuclear.
Signo de un refugio antinuclear.

eyecrave productions/Getty

  • Josh Jordan fundó Houston Bomb Shelter para construir refugios de emergencia para catástrofes nucleares.
  • Los clientes adinerados gastan hasta seis cifras en grandes refugios y suelen querer discreción para protegerse de los vecinos que no tienen sus propios refugios. 

Este artículo se basa en una entrevista con Josh Jordan, un ingeniero de Texas (Estados Unidos) fundador de Houston Bomb Shelter, que construye refugios de emergencia privados. La transcripción se ha editado por motivos de extensión y claridad. 

El peligro de una guerra nuclear existe desde hace casi 100 años, pero recientemente la renovada preocupación está impulsando un nuevo interés por los refugios antiaéreos. Así que intento cubrir una necesidad en ese mercado. Ofrecemos varias estructuras de refugio. La opción sobre el suelo es la solución más barata porque implica las técnicas de construcción menos invasivas. 

La que creo que es la mejor es una solución parcialmente subterránea. Por ejemplo, excavamos un metro o metro y medio en el jardín de alguien y colocamos una estructura a un metro o metro y medio del suelo. Por supuesto, la mejor opción es una solución totalmente subterránea, pero es mucho más cara. 

Los refugios no son tan románticos como en las películas. Normalmente miden unos 3 metros de ancho y entre 6 y 7 metros de largo. La mayoría de mis clientes son de clase media alta y dicen: "Bueno, en vez de comprarme el Mercedes más bonito, podría emplear los 40.000 dólares extra en una solución que podría salvar la vida de mi familia". Lo racionalizan así. 

Algunas personas se han puesto en contacto conmigo para proyectos de mayor envergadura, pero se trata de ejecutivos de nivel directivo. No se trata de personas muy conocidas. No son nombres muy conocidos, pero los buscas y descubres que son el director general o el director de operaciones de una empresa. Su presupuesto es mucho mayor. No parece importarles gastar más de seis cifras. 

Algunos clientes no quieren contárselo a sus vecinos porque son unos cotillas. No quieren decírselo a su comunidad de propietarios porque entonces todo el mundo querrá ir allí en caso de emergencia. Piensan: "Son mis vecinos, ¿por qué no me van a abrir la puerta de su cámara acorazada? He sido su vecino durante 15 años". Es un tema delicado para la gente.

Así que la discreción es un requisito para nuestros proyectos de construcción. Tenemos unas cuantas falsas placas imantadas de empresas para poner en los laterales de los camiones, como los de la piscina o los instaladores de energía solar. A veces me ofrezco a montar una gran carpa de construcción. También disfrazamos el propio refugio. A veces parece un cobertizo o una caseta de perro. Me gusta hacer un armazón porque así la mayoría de la gente no se fija en él.

La gente no va a quedarse en estas cosas durante años, ni décadas, ni siquiera meses. Después de una semana, el nivel de radiactividad disminuye sustancialmente, y moverse se considera más seguro. Después de tres semanas, apenas quedan restos, y es relativamente seguro.

Hay dos partes de una explosión nuclear que son preocupantes. La explosión inicial tiene vientos de alta velocidad y calor. Mucha gente moriría de eso sin refugio. Luego, en términos generales, hay entre 30 y 75 minutos hasta que comienza la lluvia radiactiva. La lluvia radiactiva no es más que el polvo que se asienta tras la explosión, pero las partículas radiactivas se adhieren a ese polvo. Se convierte en una nieve sucia que parece ceniza. Eso es lo que puede ser muy peligroso durante las próximas tres semanas. 

Si la gente sobrevive a la primera explosión, será fantástico. Luego tendrán de una a tres semanas en las que realmente necesitarán resguardarse en su sitio y no ir a ninguna parte. Y ese es el objetivo final del servicio que prestamos: un lugar seguro para las personas y sus seres queridos.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.