Pasar al contenido principal

Los científicos pueden trazar un mapa de las migraciones humanas a lo largo de la historia gracias a los microorganismos que viven en nuestro rostro

  • Los ácaros de la cara están por todas partes, y recientes estudios confirman que están presentes en los rostros de la mayoría de las personas adultas.
  • Estos microorganismos viven de la grasa y de las células muertas de tu cara, y dejan huevos en los poros.
  • Normalmente son inofensivos, no los notarás, pero en casos extremos podrían provocar enfermedades como la rosácea.

Esta es la transcripción del vídeo.

Hay una criatura recorriendo tu cara, ahora mismo. Sí, tú. Y en algún momento, tal vez ahora, tal vez dentro de unos días, esa criatura encontrará un poro agradable y acogedor en tu piel, y va a poner un solo y enorme huevo. Te presentamos a los ácaros de la cara.

Son más pequeños que un grano de arena, son una especie de arácnidos, como las arañas y se dan un festín con la grasa y las células de la piel. Sobre todo en la nariz, en las mejillas y en la frente. Los científicos sospechan que han estado viviendo en nosotros desde los albores de la humanidad, hace más de 200.000 años. Y hoy en día, los estudios sugieren que prácticamente todos los adultos del planeta tienen miles de ellos encima. Lo más probable es que hayas vivido con ellos toda tu vida.

Los bebés los reciben directamente de sus padres a los pocos días de nacer. Y una vez que esos ácaros están sorbe ti, lo único que disfrutan tanto como sorber la grasa y los nutrientes de tus poros es tener sexo. Por toda la cara. Después, las hembras excavan profundamente en tus poros donde acaban poniendo sus huevos. Los huevos terminan en uno de esos dos lugares, dependiendo de la especie del ácaro de la cara.

Leer más: 12 libros que 12 científicos brillantes creen que deberías leer

La primera especie, llamada Demodex folliculorum, deposita sus óvulos en el folículo piloso. Mientras que la segunda prefiere anidar en tus glándulas sebáceas. Y en menos de dos semanas, los bebés eclosionan, se aparean y ponen sus propios huevos y mueren, dejando atrás un montón de cadáveres en descomposición. Ahora, te podrás lavar un poco después de eso. Pero nunca los erradicarás completamente. Porque, incluso si los tratas con antibióticos, volverán en unas 6 semanas, como mucho. Los recogerás en las toallas, en las almohadas y en tus seres queridos. Bueno, todo eso suena horrible.

Pero por lo general, los ácaros de la cara son inofensivos. Sólo se convierten en un problema cundo se multiplican fuera de control. Esto puede suceden en personas con un sistema inmunológico deficiente. También se ha observado en personas con una dolorosa afección cutánea llamada rosácea. Normalmente, tendrías alrededor de 1 o 2 ácaros por centímetro de piel.

Pero un estudio descubrió que las personas con rosácea tenían 10 veces más la cantidad normal. Ahora, lo creas o no, en algunos casos, los ácaros de la cara pueden ser útiles. Los investigadores pueden estudiar los ácaros de tu cara para aprender sobre tus antepasados. La mayoría de los ácaros a menudo se quedan en una misma comunidad.

Así que, con el tiempo, han evolucionado en distintos linajes en diferentes regiones geográficas. Y al comparar tu ADN, los científicos pueden rastrear cómo diferentes grupos de humanos emigraron a través del mundo. Por ejemplo, un estudio descubrió que los ácaros europeos se desviaron genéticamente de los ácaros de Asia oriental hace unos 40.000 años. Al mismo tiempo, los humanos europeos y asiáticos se separaron. Bastante útil. Piensa que si se trata de bichos que se arrastran sobre ti, podría ser mucho peor.

 

Y además