Las Vision Pro de Apple están pensadas para usarlas cuando estás solo: si las usas en público parecerás un bicho raro, al menos por ahora

Peter Kafka,
Parece raro ver a alguien llevando las Vision Pro de Apple, pero, ¿será solo porque todavía no estamos acostumbrados?
Parece raro ver a alguien llevando las Vision Pro de Apple, pero, ¿será solo porque todavía no estamos acostumbrados?

Anadolu/Getty

  • Apple espera que uses las Vision Pro solo, pero los primeros usuarios ya las están probando en público.
  • Parece bastante raro. Y es probable que a Apple no le guste demasiado.

La semana pasada, Apple lanzó en Estados Unidos sus nuevas gafas de "computación espacial" Vision Pro, lo que significó que mucha gente aprovechó la ocasión para mostrar al mundo cómo era llevar puesto este dispositivo. 

Sin embargo, grabarte un vídeo de ti mismo llevando las Vision Pro de Apple en tu casa no es suficiente para llamar la atención en redes sociales. Si de verdad quieres llamar la atención, tienes que mostrarte llevando las Vision Pro por la calle.

Por ejemplo, en un restaurante.

O en el metro.

O caminando por la calle.

O caminando por la calle paseando a un perro robot.

O yendo por la calle en monopatín.

O en el asiento del conductor de un Tesla con el piloto automático.

O, mejor aún, en un Cybertruck con el piloto automático.

Lo cual puede llevarte a pensar —mucho más de lo que te gustaría— en el año 2013, cuando Robert Scoble, especialista en tecnología, se metió en la ducha y se hizo una foto llevando unas Google Glass.

Si seguías de cerca el sector tecnológico por aquel entonces, es muy probable que recuerdes esa imagen. Las Google Glass fueron un primer intento de hacer lo que Apple está haciendo hoy: ponerte una especie de ordenador en la cara. Scoble pensó que sería genial mostrarte cómo sería llevar una de estas cosas semidesnudo.

No fue la imagen que Google esperaba para promocionar su producto.

La imagen de este divulgador tecnológico no fue el único problema de imagen con el que se topó Google cuando intentó lanzar su dispositivo. También hubo historias sobre usuarios de las Google Glass que fueron expulsados de bares y restaurantes porque asustaban a las personas normales. Y, al final, el producto fracasó porque era mucho más caro, pero sustancialmente menos útil, que un smartphone.

Pero ahora cabe preguntarse qué opina Apple de que la gente lleve puesta por la calle sus dispositivos de 3.500 dólares, un lugar en el que lo normal es que la gente se quede mirando tanto al dispositivo como a las personas que los llevan.

 

Por un lado: estamos en 2024. A Tim Cook, CEO del fabricante del iPhone, y a su equipo no les sorprenderá que la gente lo convierta en un espectáculo. Y, en algunos casos (como el conductor de Tesla que grabó un vídeo sugiriendo que había sido arrestado por conducir mientras llevaba las Vision Pro), en un engaño deliberado.

Por otro lado, Apple sabe que llevar un ordenador en la cabeza, cerca de otras personas, es... raro.

Por eso han invertido mucho tiempo —y dinero— en su función EyeSight, que ofrece a las personas que te rodean la vista de una versión digital de tus ojos. Para que no parezca que estás ignorando a la gente que tienes alrededor.

Es por eso que casi todas las imágenes que ha ofrecido Apple de sus Vision Pro representan a alguien que lleva puesto el dispositivo en privado o en ambientes que no son del todo públicos (en su despacho o en su casa). En realidad, cuando Cook y el resto de ejecutivos de Apple mostraron por primera vez el dispositivo durante su presentación el año pasado, nunca llegaron a ponérselo.

Y cuando el CEO finalmente se lo puso en público, fue bajo circunstancias muy controladas: en su austera oficina, posando para Vanity Fair.

La única excepción a esto sería esta imagen, en la que Apple da a entender que te las puedes poner en un avión para ver una película. Puesto que viajar en avión suele ser una actividad bastante antisocial, en la que la gente intenta ignorar a todas las personas que le rodean hasta llegar a su destino, tiene sentido.

Una mujer con unas Vision Pro de Apple en un avión.

Captura de pantalla de Apple

Así que por ahora las gafas de Apple se encuentran en un limbo un tanto peculiar. El gigante tecnológico ha diseñado algo que está pensado principalmente para ser usado en la intimidad, casi seguro que no delante de extraños, pero las personas más interesadas en mostrar el nuevo producto de Apple quieren hacerlo delante de tantos extraños como les sea posible.

Si la compañía del iPhone tiene razón, con el tiempo estos dispositivos serán lo bastante baratos y ligeros como para que llevarlos en público no suponga un gran problema, y no se llamará la atención por hacerlo. Igual que antes era raro ver a gente paseando con auriculares, ahora es supercomún.

¿Y si Apple se equivoca? Entonces Robert Scoble va a tener mucha compañía.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.