Pasar al contenido principal

Por qué más de la mitad de las empresas espían a sus empleados, según las respuestas de 1.400 ejecutivos

Una mujer redacta un email
Una mujer redacta un email. Getty Images
  • Un estudio de Accenture con más de 10.000 empleados y 1.400 ejecutivos concluye que más de la mitad de las empresas espían a sus empleados.
  • Sin embargo, solo una de cada tres compañías reconoce hacerlo "con responsabilidad".
  • El estudio, presentado en el Foro Económico Mundial de Davos hace unas semanas, apunta a que las compañías son capaces de obtener enormes cantidades de información en tiempo real de sus empleados.

Más de la mitad de las empresas espían a sus empleados, aunque ellos no sean conscientes de ello.

Se trata de una de las principales conclusiones de un estudio llevado a cabo por Accenture con más de 10.000 empleados y 1.400 ejecutivos, en el que se también se señala que solo 1 de cada 3 empresas reconoce hacerlo, "con responsabilidad".

El estudio, presentado en el Foro Económico Mundial de Davos celebrado en enero, apunta a que las compañías son capaces de obtener enormes cantidades de información, gracias especialmente a la proliferación de algoritmos capaces de recolectar datos en tiempo real de sus empleados.

Quizás lo más inquietante es que la monitorización no solo se refiere a información sobre su trabajo —como mandar emails o realizar tareas propias de su puesto—, sino también a su estado psicológico o de ánimo.

Un algoritmo para controlarlos a todos

Un mujer programando
Una mujer programando. Getty Images

Y es que la aplicación de los algoritmos utilizados —en especial, por las grandes empresas con ingentes recursos económicos— recolecta datos de casi cualquier cosa imaginable: desde lo que haces, a dónde lo haces o con quién lo haces, pasando por la eficiencia de tu trabajo.

Para los ejecutivos entrevistados, la información recabada puede suponer un valor añadido para la empresa: el 77% consideraba que el uso de un algoritmo puede "hacer crecer el negocio", mientras que el 74% creía que ayudará a "desbloquear todo el potencial de las personas".

En cambio, los empleados tienen una visión menos optimista del uso de algoritmos en el entorno de trabajo: el 59% declaraba sentir miedo de que ello sirviese para que la empresa les trate "más como una unidad de producción que como un ser humano".

Es más, la percepción del 55% de los empleados es que su empresa "utilizará los nuevos datos recolectados sobre mí o mi trabajo como una forma de castigo".

Leer más: Estas son las 7 cualidades que los jefes valoran más en sus empleados

Lo paradójico es que casi todos los empleados (un 92%) declaraban que no les importa ser espiados, siempre que esta información sea utilizada para ayudarles: por ejemplo, en forma de "sugerencias sobre cómo optimizar su tiempo" o para mejorar su "relación y comunicación con los demás".

Además, el 82% considera que sería muy positivo utilizar esa información como un sistema más preciso y justo para determinar aumentos de salario o ascensos en la empresa.

Uno de los aspectos más interesantes evaluados en el estudio es el nivel de conocimiento de los empleados de estas prácticas de recolección de datos: solo el 32% aseguraba que comprende en detalle cuál es el proceso exacto que sigue su empresa para obtener información y haberlo consentido.

Por el contrario, el 55% de las compañías evaluadas admitía que no han pedido permiso a ningún trabajador para recolectar sus datos.

Te puede interesar