Pasar al contenido principal

Foro Económico Mundial en Davos: Pedro Sánchez advierte de los riesgos de una nueva crisis y aboga por políticas progresistas

Pedro Sánchez en el Foro Económico Mundial
Pedro Sánchez en el Foro Económico Mundial. Reuters
  • Pedro Sánchez es el primer presidente del Gobierno desde Zapatero en 2010 que acude al Foro Económico Mundial en Davos.
  • El presidente del Gobierno ha querido trasladar a la comunidad internacional la fortaleza de la economía española.
  • En su discurso de 15 minutos, ha recordado los motivos que llevaron a la crisis hace una década y ha apostado por políticas progresistas para evitar que se repita la historia.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha participado este miércoles en el Foro Económico Mundial en Davos (Suiza), donde ha ha recordado los motivos que llevaron a la crisis hace una década y ha apostado por políticas progresistas para evitar que se repita la historia.

“Corremos el peligro de olvidar lo sucedido, lo que hemos sufrido y lo que prometimos cambiar”, ha advertido el presidente del Gobierno.

En su discurso de 15 minutos, Sánchez ha abogado por políticas progresistas antes los retos globales del futuro más próximo. Y, aunque ha evitado hablar del riesgo de que la UE entre en otro período de recesión, sí ha alertado de la importancia del europeísmo frente a amenazas como el Brexit o el auge del populismo en Europa.

Sánchez ha puesto especial énfasis en la lucha contra el cambio climático, para lo cual el Gobierno "movilizará 225.000 millones de euros en los próximos cinco años", tal y como anunciaba la semana pasada el presidente del Gobierno.

Leer más: El mundo podría ahogarse bajo el peso de una monstruosa deuda de más de 214 billones de euros

Feminismo y la "cuarta revolución industrial"

Además, Sánchez ha defendido las políticas feministas como base para frenar las desigualdades sociales y para cimentar lo que ha denominado la "cuarta revolución industrial". El problema, en sus palabras, es que el "capitalismo financiero" sigue presentando "debilidades" heredadas de la anterior crisis, lo cual complica la implantación de medidas progresistas.

El crecimiento de las desigualdades en el mundo, fruto de la crisis de 2008 según Sánchez, ha provocado una creciente "desilusión con los gobiernos". La consecuencia es el auge del "autoritarismo y el populismo reaccionario" que vivimos hoy en día, ha explicado.

Por eso, el presidente ha incluido en su discurso referencias a las políticas "para la gente" basadas en el  "crecimiento, sí, pero para mejorar la vida de las personas y mejorar el bienestar. Crecimiento, sí, pero al mismo tiempo aprendiendo a crecer”.

Leer más: La desigualdad en España se hereda: se gana un 40% más si se nace en una familia de ingresos altos

En este sentido, Sánchez ha apelado a construir desde esta perspectiva solidaria las sociedades de la llamada “cuarta revolución industrial”. Y en este punto ha sido inflexible: las sociedades globalizadas y digitalizadas están empezando a  "cuestionar la existencia misma de los Estados” y “redefiniendo el concepto de fronteras”.

A este respecto, Sánchez ha abogado por una "gobernanza global" que haga frente a los retos propios de estas nuevas sociedades, como la brecha digital de los países en vías de desarrollo o la adecuada regulación de las nuevas empresas tecnológicas.

Y además