Pasar al contenido principal

La NASA descubre una nueva clase de planetas que tienen la densidad de un algodón de azúcar y son completamente diferentes a lo que hay en nuestro sistema solar

Ilustración de un planeta y una estrella
  • La NASA ha confirmado la existencia de un nuevo tipo de planetas que parecen tener la misma densidad de un algodón de azúcar.
  • Los astrónomos han utilizado el Telescopio Espacial Hubble para observar cómo tres planetas de este tipo orbitan alrededor de una estrella más lejana. Sin embargo, las gruesas nubes han bloqueado la visión, lo cual significa que podrían estar compuestos por gases ligeros que se hinchan y por una capa externa de metano.
  • Los planetas parecen estar expulsando material en el espacio. Con esto se puede sugerir que estos podrían reducirse hasta el tamaño que tiene Neptuno dentro de 1.000 millones de años.
  • Esa transición podría explicar por qué no hay esta clase de planetas en nuestro sistema.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Utilizando los datos del Telescopio Espacial Hubble de la NASA, los astrónomos han confirmado una nueva clase de planetas que tienen la densidad de un algodón de azúcar.

Debido a que sus atmósferas de hidrógeno y helio se disparan hacia el exterior, estos planetas son casi tan grandes como Júpiter, pero tienen 100 veces menos masa. Es por ello que los científicos han denominado "Super-Puff" a esta clase de planetas.

Hasta hace poco, los astrónomos solo conocían los tres tipos de planetas que existen en el Sistema Solar: terrestres como la Tierra, gigantes de hielo como Neptuno y gigantes de gas como Júpiter. Los científicos agrupan, de esta manera, los mundos que encuentran orbitando otras estrellas.

La NASA ha confirmado este jueves que tres exoplanetas (término empleado para referirse a mundos que orbitan estrellas lejanas) se corresponden con un grupo totalmente diferente de superpoblaciones. Los planetas orbitan alrededor de una estrella similar al sol a 2.600 años luz de distancia. Los datos del Hubble han revelado su masa y tamaño, pero las espesas nubes han impedido a los investigadores aprender más detalles sobre sus componentes.

Leer más: Así es la biblioteca pública de la NASA: 140.000 imágenes, sonidos y vídeos de exploración espacial

Los científicos de la Universidad de Colorado Boulder han descrito los hallazgos en un nuevo estudio que será publicado en The Astronomical Journal.

"Son muy extraños", ha dicho Jessica Libby-Roberts, graduada que ha dirigido la investigación, en un comunicado de prensa. "Es como imaginar una bola de algodón de azúcar del tamaño de Júpiter y que cuentan con una densidad realmente baja".

Nadie sabe por qué las atmósferas ligeras de los planetas están tan hinchadas.

Son planetas misteriosamente ligeros

Gráfico con varios planetas

El telescopio espacial Kepler encontró este grupo de tres planetas en 2012. Algunos de los científicos que han trabajado en el reciente descubrimiento encontraron lo misteriosamente ligeros que son estos planetas.

El descubrimiento ha sido "directamente contrario a lo que enseñamos en las clases", ha expresado en el comunicado Zachory Berta-Thompson, profesor asistente de ciencias planetarias y coautor del estudio.

Leer más: Un antiguo jefe de tecnología de la NASA desvela cuáles son las claves para trabajar y tener éxito en la agencia espacial

El grupo ha observado estos planetas más de cerca a través del Hubble, el telescopio más poderoso de la NASA. Han utilizado una lente infrarroja para mirar la luz de la estrella que pasa a través de la atmósfera de los planetas. Al medir la intensidad de la luz, podrían determinar qué químicos las componen.

Para su sorpresa, los investigadores no pudieron ver ninguna firma química. Estaban totalmente bloqueados por espesas nubes.

"Definitivamente nos trajo problemas y comenzamos a pensar qué podría estar pasando aquí", ha dicho Libby-Robberts. "Esperábamos encontrar agua pero no pudimos observar el rastro de ninguna molécula".

Satélite Titán de Saturno

En lugar de agua, los investigadores piensan que las nubes podrían estar hechas de cristales de sal o metano, lo que causaría una interacción nebulosa con la luz ultravioleta del telescopio. Eso podría significar que los planetas son similares a la luna Titán de Saturno, que está nublada por una espesa atmósfera de metano.

"Si golpeas metano con luz ultravioleta, se formará una neblina", ha comentado Libby-Roberts. "Es Titán, en pocas palabras".

Bajo ese metano, gases más ligeros como el hidrógeno y el helio podrían estar inflando las atmósferas de los planetas.

Espejo del telescopio James Webb de la NASA
Espejo primario del telescopio James Webb de la NASA. NASA/Chris Gunn

NASA/Chris Gunn

Leer más: Crisis de la cosmología: se necesita una "nueva física" debido a que el universo se está expandiendo más rápido de lo que los científicos pensaban

Nuestra mejor esperanza de aprender más acerca de estos planetas "Super-Puff" es el próximo telescopio espacial James Webb de la NASA. Este podría mirar a través de la niebla y descubrir de qué están hechos realmente los planetas Kepler-51. El nuevo espejo de berilio de 6 metros de ancho y la nueva tecnología infrarroja lo hacen sensible a longitudes de onda más largas.

El lanzamiento del telescopio está programado para el 30 de marzo de 2021.

Las expulsiones de sus atmósferas sugieren que estos planetas se están volviendo como Neptuno

Los dos planetas que han observado los investigadores parecían estar perdiendo rápidamente sus gases. Uno arrojaba decenas de miles de millones de toneladas al espacio cada segundo.

Si la filtración continua ese ritmo, se calcula que el planeta irá reduciendo su tamaño hasta ser menor que Neptuno dentro de mil millones de años, perdiendo toda su hinchazón en el proceso.

Los planetas pequeños y calientes similares a Neptuno son comunes en toda la Vía Láctea, a diferencia de estos raros "Super-Puff".

Neptuno
Imagen de Neptuno tomada por la Voyager 2 tiene una atmósfera hecha de hidrógeno, helio y metano. NASA/JPL

NASA/JPL

El estado de transición de los planetas "Super-Puff" podría explicar por qué no tenemos nada parecido al Sistema Solar. La estrella Kepler-51 que orbitan es relativamente joven: 500 millones de años, en comparación con el sol de 4.600 millones. Por lo tanto, es posible que su sistema de planetas aún no se haya establecido.

"Este es un ejemplo extremo del por qué es tan genial el tema de los exoplanetas en general", ha dicho Berta-Thompson. "Nos dan la oportunidad de estudiar mundos que son muy diferentes al nuestro, pero también ubican los planetas en nuestro propio sistema solar en un contexto más amplio".

Y además