Netflix adquiere su primera desarrolladora de videojuegos: Night School Studio, creadora de juegos narrativos como 'Oxenfree' o 'Afterparty'

'Oxenfree'.
'Oxenfree'.
Night School Studio
  • Netflix adquiere su primera desarrolladora de videojuegos. Es Night School Studio, creadora de juegos narrativos como Oxenfree o Afterparty.
  • El cofundador de Night School asegura que el desarrollo de Oxenfree 2 sigue previsto para 2022 y que Netflix respetará la libertad creativa de su estudio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Netflix ha adquirido su primera desarrolladora de videojuegos. Se trata de Night School Studio, creadora de títulos como Oxenfree (un thriller sobrenatural con adolescentes atrapados en una isla) o Afterparty (una comedia sobre unos juerguistas atrapados en el Infierno). Se desconoce el precio de la compra.

El cofundador de Night School Studio, Sean Krankel, asegura que el desarrollo de la secuela de Oxenfree no se verá afectado por la compra y que su lanzamiento sigue previsto para 2022

También explica en una nota de prensa que la experiencia de su equipo en la creación de juegos con tramas especiales y el apoyo de Netflix hacia todo tipo de narradores convierte esta adquisición en un movimiento "natural".

"En Night School Studio queremos extender nuestras aspiraciones narrativas y de diseño con juegos originales, únicos, y con alma", explica Krankel. "Netflix da a las películas, series de televisión y, ahora, creadores de videojuegos, un lienzo en blanco sin precedentes para crear y ofrecer entretenimiento excelente para millones de personas".

Esta compra forma parte de los planes recientes de Netflix para extenderse por el sector de los videojuegos. En cuanto al papel de Night School Studio en todo esto, las declaraciones de Krankel podrían apuntar a la creación de juegos con historias nuevas en lugar de desarrollar productos basados en series y pelis de éxito.

En concreto, Krankel asegura que su equipo seguirá "creando nuevos mundos" y que Netflix ha "mostrado mucho cuidado y mimo para proteger la cultura y visión creativa del estudio".

Que Netflix se haya interesado por esta desarrolladora californiana, con 21 trabajadores en plantilla, tiene sentido. Night School Studio forma parte de los estudios de videojuegos que han ampliado el subgénero de los juegos interactivos. Su gran baza en este sentido fue Oxenfree.

Este título, que salió en 2016, presenta un misterio jugable y accesible para todo tipo de público, no solo los gamers experimentados. En la mayor parte del tiempo, el jugador camina para explorar una isla siniestra y casi todas sus acciones trascendentales se reducen a toquetear una radio misteriosa y escoger qué va a decir el personaje que se controla en ese momento.

Esta sencillez en el control permitió que Oxenfree calara en todo tipo de audiencia. Eso es precisamente lo que buscaría Netflix con sus primeros pasos en el mundo de los videojuegos: que su audiencia se habitúe a experimentar historias más interactivas que ver una peli o serie, pero sin controles complejos que alejen al público más generalista.

Además, este tipo de jugabilidad (elegir qué decir y ver cómo la historia cambia según tus decisiones) se parece mucho a los primeros experimentos de Netflix en el plano interactivo. Seguro que has pensado inmediatamente en Black Mirror: Bandersnatch, el episodio especial en el que es el espectador quien decide cómo se comportará el protagonista.

Afterparty
Night School Studio

Por si el elemento narrativo no fuera suficientemente unificador, Night School Studio ya tiene cierta historia con Netflix. Aunque jamás se llegó a confirmar, se filtró en su día que Night School y Telltale Games, otra desarrolladora con currículum similar, trabajaron en un videojuego de Stranger Things que serviría de puente entre la segunda y tercera temporada. Al final fue cancelado.

Netflix dio un paso importante en este sector en verano. Hace unos meses contrató a Mike Verdu, antiguo vicepresidente de la división de realidad virtual y aumentada en Facebook, para que liderara las iniciativas relacionadas con videojuegos.

"Nos hemos inspirado por la misión atrevida de Night School Studio por subir el listón de la narrativa en videojuegos", explica Verdu. "Su compromiso por la excelencia artística y sus éxitos indiscutibles lo convierte en un socio inestimable mientras construimos juntos nuestras capacidades creativas y el catálogo de juegos de Netflix".

¿Es este movimiento el inicio de una cadena de adquisiciones por parte de Netflix para fortalecerse en este mercado? Verdu aclara que la compañía se ampliará en este sentido combinando la colaboración con desarrolladores ya establecidos con la contratación interna.

La adquisición de Night School Studio también parece apuntar que Netflix quiere crear algo más que juegos para móviles. Y es que los suscriptores de España, Italia y Polonia ya pueden acceder a 3 juegos para smartphones muy casuales y a 2 títulos que trascurren en el mundo de Stranger Things.

En paralelo, el catálogo tradicional de Netflix poco a poco está adaptando videojuegos populares. Es el caso de la serie de acción real de The Witcher, o de las series de animación inspiradas en sagas como Castlevania, DOTA, League of Legends, Devil May Cry...

Otros artículos interesantes:

De Tesla a Netflix: las candidatas a entrar en el exclusivo club del billón de dólares en los próximos 5 años

Todas las películas, series y documentales de Netflix en octubre de 2021: hay 5 imprescindibles

Jaque a la reina: una pionera del ajedrez denuncia a Netflix por una frase de 'Gambito de dama'

Te recomendamos

Y además