Estas son las razones que explican por qué Netflix ha subido de nuevo sus tarifas en España

'El juego del calamar'.
'El juego del calamar'.
Netflix
  • Netflix subió los precios de su catálogo el pasado lunes. El aumento afecta a 2 de sus 3 planes de contratación.
  • Es la tercera vez que lo hace desde que aterrizó en España, en 2015.
  • Cada 2 años, la plataforma de streaming se encarece. Pero, ¿cuál es la razón?
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Netflix ha subido sus precios. El incremento de tarifas (hasta un 12,5% más de lo que se pagaba hasta ahora) afecta a 2 de sus 3 planes de contratación. El plan estándar, con contenido en HD y reproducción en 2 dispositivos de forma simultánea, cuesta ahora 2 euro más (12,99 euros). El plan Premium, que permite reproducir simultáneamente en 4 dispositivos con calidad 4k, sube 2 euros (17,99 euros). El plan básico, con calidad de imagen estándar y un único dispositivo de reproducción, es el único que mantiene su tarifa actual (7,99 euros). 

El momento elegido para la subida se ha recibido con recelo. Aumentar el coste del servicio no parece una decisión demasiado lógica, sobre todo cuando se tiene un nuevo competidor más barato a la vuelta de la esquina (HBO Max llega a España el 26 de octubre) y con las economías familiares resentidas por la pandemia. Pero lo es. No es una medida coyuntural ni caprichosa. 

,,,

Esta es la tercera vez que Netflix sube sus tarifas desde que inició su actividad en nuestro territorio en 2015. Las subidas siempre se han producido cada 2 años (2017, 2019 y 2021) y con idéntico modelo de implantación: primero a las nuevas altas y luego a los ya clientes según su ciclo de facturación.

Estas son las razones que explican por qué Netflix ha decidido volver a subir precios.

1. Necesita aumentar los ingresos por cada cliente

'Clickbait'.
'Clickbait'.
Netflix

El plan estándar es el que menos sube de precio. Y tiene sentido que así sea. Es uno de las más populares entre su base de clientes pero también el que menos rentabilidad genera. ¿El motivo? El fenómeno de las cuentas compartidas

Compartir cuenta, aunque cómodo para el cliente, es problemático para la compañía ya que hace que el ARPU (esto es, el ingreso que percibe de cada usuario) sea muy pequeño. No todos los que ven Netflix pagan por el servicio. Y para ellos es importante que lo hagan. A pesar de las ventajas que tiene el runrún de la popularidad, ni los tuits ni los memes pagan las facturas. Las facturas las pagan las personas que desembolsan el dinero de la suscripción cada mes.

¿Has sentido una emoción especial al disfrutar de una serie por la que no dabas dos duros? La dopamina es la causante de lo que sentimos cuando vemos series en plataformas

Impulsar nuevas cuentas entre los que ya ven Netflix (especialmente si obligan a hacer la transición del todo gratis al pago) es difícil. Internamente están llevando a cabo pruebas para limitar el número de usuarios anclados a una cuenta. Pero, mientras se encuentra la solución definitiva, subir el coste de la suscripción es una fórmula sencilla para conseguir elevar el margen por cada suscriptor.

2. Necesita otras vías para financiar la inversión en contenido original

Así es Insiders, el primer reality español de Netflix presentado por Najwa Nimri

Netflix

Uno de los efectos colaterales de la creciente competitividad en el negocio del streaming es la necesidad de tener un amplio catálogo de contenido exclusivo. Y Netflix siente la presión de dicha demanda más que ninguna otra empresa porque es la compañía que más produce. Mantener el volumen de producción y no perder terreno en favor de los servicios de la competencia es cada vez más costoso.

El caso español es especialmente paradigmático ya que la producción local ha sido particularmente abundante. Netflix ha estrenado más de 50 títulos y participado en 70 producciones cinematográficas en el periodo 2016-2021.

Con la subida de precios están trasladando parte de la presión de esa producción a sus clientes que, mes a mes, irán amortizando esa mejora sustancial de su catálogo de series y películas.

3. Se ha consolidado como un servicio básico en el hogar

Luis Miguel Netflix

Netflix

Netflix es la plataforma principal en la gran mayoría de los hogares españoles (con un 71,5% de personas con acceso, según el último barómetro de GECA). En esta percepción de servicio básico tiene que ver el éxito reciente de varios de sus programas. 

Que Netflix sea un nuevo mediador cultural y que sus programas estén en la conversación es otro incentivo para no querer darse de baja.

Quién es quién en la guerra del 'streaming': Netflix, la que inventó el modelo que ahora todos copian

Este posicionamiento como servicio imprescindible y principal (y que los demás sean percibidos como accesorios) explica que parte de la clientela haya dejado de ser sensible al precio (lo que en economía se denomina demanda inelástica).Netflix es “un servicio que hay que tener” con independencia de lo que cueste.

A estas alturas es muy posible que la subida de precios no repercuta en una pérdida relevante de suscriptores. Además, sigue ofreciendo un plan básico que podría quedar configurado como la antesala de la baja.

4. La presión de la competencia ha hecho que el crecimiento de las altas ya no sea progresivo

'La casa de papel'.
'La casa de papel'.

Netflix

Netflix se financia con las cuotas de sus abonados y prácticamente todo lo que ingresa lo destina a la producción de contenidos. El aumento de suscriptores, la principal vía de amortización durante mucho tiempo, ha entrado en un momento complicado. 

La presión de la competencia ha hecho que las altas ya no crezcan de manera progresiva (como lo hacían durante la época en la que operaba prácticamente en solitario). Que la cuota de ingresos que vienen de las nuevas altas sea cada vez más limitada les obliga a trasladar parte de la carga a los ya clientes, si quieren ser capaces de asumir las inversiones multimillonarias de contenidos. 

Las cifras son de vértigo: se estima que en 2022 el gasto en contenido original podría superar los 22.000 millones de dólares (19.020 millones de euros).

La presión financiera va a someter a Netflix a una dura prueba: preservar la fidelidad de un cliente con un servicio que ya no es tan barato en un mercado cada vez más nutrido de oferta. Y, sobre todo, le obligará a encontrar nuevas vías de ingresos una vez la subida de precios acabe tocando techo. 

Otros artículos interesantes:

¿Usa Netflix nuestros datos a la hora de producir contenido original? Sí, aunque no como piensas

8 series y películas disponibles en Netflix que debes ver si te ha encantado 'El juego del calamar'

Netflix sube el precio de sus tarifas por tercera vez desde que opera en España: esto es lo que costará a partir de este lunes cada plan de la plataforma

Te recomendamos

Y además