Obligan a readmitir a una trabajadora que había sido despedida por llegar tarde 176 veces en 5 meses

Una mujer entra a trabajar a un edificio

Getty Images

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha ordenado readmitir a una persona que había sido despedida por llegar tarde al trabajo 176 veces a lo largo de un periodo de 5 meses.

La trabajadora, con empleo en una clínica oftalmológica en Oviedo desde 2012, recibió una sentencia favorable por parte del Juzgado de lo Social número 6 de Oviedo, que consideró el despido improcedente y condenó a la empresa a readmitirla. 

Posteriormente, la Sala de lo Social del TSJA ha fallado también a favor de la trabajadora, desestimando el recurso de suplicación interpuesto por la compañía.

Entre los antecedentes de hecho, la sentencia publica cómo la clínica acusa a la trabajadora de llegar tarde 176 veces entre el 3 de marzo y el 8 de agosto de 2021, lo que supone una media de 35 retrasos al mes, teniendo en cuenta que se computan jornada de mañana (de 09:00 a 13:30) y de tarde (de 15:30 a 19:30).

En esa larga lista, la empresa recoge cada caso de impuntualidad hasta detalles como "cinco minutos con 0,4 segundos". Con excepciones como una entrada a las 9:30 y otra a las 12:50 (no se explican las condiciones de ninguna situación), la gran mayoría de los retrasos rondan los 5 minutos.

Las personas empleadas en el centro se cambian primero de ropa para ponerse el uniforme de trabajo y luego ya fichan en el registro horario, mientras que a la salida lo hacen al revés (fichar y después cambiarse de ropa), se explica en la sentencia.

Además de estos "retrasos habituales", que considera constitutivos de 8 faltas muy graves, la empresa también acusa a la trabajadora de falta de compañerismo (con ejemplos como no participar en un 'amigo invisible') y falta de disciplina (por no presentarse a los pacientes con su nombre y categoría profesional o perder "el tiempo en labores fuera de su competencia, como emitir diagnósticos y valorar pruebas").

Por el contrario, la Justicia determina que el despido es improcedente, critica que se realizase "sin previa advertencia" y lo describe como "una respuesta desmedida".

La empresa toleró "durante largo tiempo" la impuntualidad de la trabajadora y, sin embargo, le comunicó el despido "sin previa advertencia, requerimiento, comunicación, mucho menos sanción por falta de puntualidad", critica el órgano.

 

"Se trata de una reacción inesperada y desconectada de la actitud tolerante, cuando menos pasiva, que hasta entonces había mantenido, lo que, como subraya el magistrado de instancia, es buena muestra de que, cuando menos, la empresa no consideraba relevante el comportamiento de la trabajadora. Esos antecedentes hacen del despido una respuesta desmedida", continúa el texto.

"Además, ni siquiera hay prueba de perjuicio concreto para la empresa o para otros trabajadores", señala, antes de concluir que "el magistrado de instancia efectúa una sólida valoración de las circunstancias en juego y considera desmedida, desproporcionada y falta de razón la respuesta empresarial, y en ello la Sala no aprecia infracción de los preceptos señalados en el recurso".

Por eso, el TSJA desestima el recurso de suplicación de la compañía, confirma la declaración de la improcedencia del despido y la condena a las costas causadas, incluidos honorarios profesionales de la parte demandante que impugna el recurso, por importe de 500 euros, más IVA, y a la pérdida del depósito para recurrir.

"Se advierte a las partes que contra esta sentencia cabe interponer recurso de casación para la unificación de doctrina" en los 10 días siguientes a la notificación, finaliza.

Otros artículos interesantes:

¿Qué pasará con el empleo si España entra en recesión? Los despachos alertan del riesgo de aluvión de despidos colectivos

¿Te pueden hacer un despido disciplinario por llegar tarde al trabajo? Estos son los motivos que lo justifican

Las 3 claves fundamentales para que un despido sea (relativamente) más fácil para ambas partes

Te recomendamos