7 formas de pagar menos impuestos al invertir en criptomonedas

Representación física de varias criptomonedas. Reuters
Representación física de varias criptomonedas. Reuters

Reuters

  • Invertir en criptomonedas puede suponer beneficios a largo plazo para el inversor, pero hay que tener en cuenta los impuestos que se pagan.
  • Con todo, hay algunas alternativas para minimizar el impacto fiscal de invertir en criptoactivos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Invertir en criptomonedas es una estrategia que están siguiendo muchos inversores en 2021.

Apostar por activos como bitcoin, ethereum u otros tokens se ha convertido en una dinámica habitual. Se ha visto como una buena oportunidad ante la lluvia de liquidez y el mayor ahorro derivado de la pandemia. 

Muchos inversores ven las criptomonedas como una buena inversión, pero no consideran que deban pagar impuestos sobre sus beneficios, pues al final, limita algo la rentabilidad adquirida.

La criptodivisa es una clase de activos relativamente nueva que ha creado una importante ganancia para los primeros inversores que apostaron por las monedas virtuales. Pero cada vez que se genera riqueza, es probable que termine siendo gravada de alguna manera por los organismos fiscales.

Las ganancias de capital a corto plazo se producen cuando vendes criptomonedas por más de lo que las compraste y mantuviste la inversión durante un año o menos. Este tipo de intercambios, ya sea en otra moneda virtual o en dinero FIAT, deben declararse en el IRPF incluyéndolos en el apartado de pérdidas y ganancias patrimoniales de la base imponible del ahorro: 19% para los primeros 6.000 euros, 21% para el tramo de base entre 6.000 y 50.000 euros, y 23% para el tramo superior a 50.000 euros.

La minería de criptomonedas se considera una actividad económica, por lo que las cantidades percibidas se deben declarar en el IRPF como ingresos derivados de la actividad económica. Además, esto también permite que se deduzcan los gastos derivados del ejercicio de la actividad.

Eso sí, la compraventa de criptomonedas está exenta de pago de IVA. Para la Agencia Tributaria, a efectos prácticos, la criptomoneda se considera como una divisa; por lo que está bajo la legislación vigente sobre el cambio de divisas tradicionales, cuyas operaciones sí están sujetas a IVA pero exentas del pago del mismo.

Asimismo, cuando se realice un cambio de criptomonedas, como la conversión de bitcoins en ethers, el inversor tendrá que tributar por la ganancia o pérdida generada. Para conocer cuál debe ser el tributo hay que restar al valor de adquisición del bien entregado el mayor de los siguientes conceptos: valor del mercado del bien entregado o del bien recibido.

No obstante, hay algunas formas para que los inversores del universo crypto puedan reducir algo el pago de impuestos sobre sus inversiones en criptomonedas. 

1. Invertir en planes de pensiones que se beneficien de los criptoactivos

Ahorro para el fondo de emergencia.

Getty Images

Es posible que puedas invertir en criptomonedas con ventajas fiscales si te centras en planes de pensiones. 

Como bien es conocido, este tipo de productos tienen deducciones fiscales en territorio español, por lo que, si se apuesta por algún vehículo que beba de los vientos crecientes del entorno crypto, puede ser beneficioso en términos fiscales. Tendrás una compensación fiscal y, además, te sacarás réditos de la inversión en este tipo de activos

2. Que la inversión en criptoactivos sea una fuente de ingresos

Una mujer planifica sus ahorros.

Getty Images

Si recibes criptomonedas a cambio de bienes y servicios o minas criptomonedas, los impuestos funcionan de manera diferente. En estos casos, tu criptomoneda se trata como un ingreso cuando la recibes. 

Debe registrar e informar el valor justo de mercado de la criptomoneda que recibiste y contarlo como ingreso en tu declaración de impuestos.

Cuando declaras estos ingresos, se gravan con las tasas de impuesto sobre la renta ordinarias. Estos son más altos que los tipos impositivos sobre las ganancias de capital. Su base para la criptomoneda que recibes, un término fiscal utilizado para definir el valor inicial de la moneda cuando la recibiste, es la cantidad que declaras como ingreso. 

Cuando finalmente te deshagas de la criptomoneda, utiliza esa base para calcular cualquier ganancia de capital que puedas tener y pagar los beneficios sobre el capital correspondientes.

3. Conservar las criptomonedas a largo plazo

Los riesgos de las criptomonedas: 8 cosas que debes saber antes de invertir en bitcoin

Dado Ruvic/Reuters

Siempre que tengax criptomonedas como inversión y no generes ingresos, generalmente no debes pagar impuestos sobre los tokens hasta que te deshagas de ellos. Puedes evitar los impuestos, por tanto, si no vendes ningún criptoactivo en un año fiscal determinado.

Sin embargo, es posible que eventualmente desees vender tus criptomonedas. Para reducir la carga impositiva, asegúrate de que la criptomoneda que la hayas tenido en cartera durante más de un año. 

4. Compensar los beneficios de las criptomonedas con las pérdidas

¿Cuántos españoles tienen bitcoins? Historia, proyecciones y posesión por países de las criptomonedas

Dado Ruvic/Reuters

Cuando cierras una inversión y la haces líquida obtienes una ganancia o una pérdida. Depende de cuándo hayas vendido el activo y de sus costes. La buena noticia sobre la legislación tributaria en España es que las ganancias y pérdidas de capital pueden compensarse entre ellas. 

Si utilizas esto conscientemente en tu beneficio, esto se denomina recolección de pérdidas fiscales

Técnicamente, las ganancias y pérdidas del mismo tipo se compensan primero entre ellas. Los beneficios a corto plazo compensarían las pérdidas a corto plazo y lo mismo para las partidas fiscales de largo plazo. 

5. Vender activos durante un año en el que tengas ingresos bajos

Hombre ahorrando dinero en un tarro
Getty

Cuantos menores sean tus ingresos, menor será tu tasa impositiva. Puedes ahorrar dinero en impuestos vendiendo criptomonedas que sabes que experimentará beneficios a largo plazo en los que sabes que tributarás a una tasa impositiva más baja.

Vender criptomonedas puede traducirse en que algunos de los ingresos se graven a una tasa más alta, pero eso no supone que todos tus ingresos computen a un nivel impositivo más alto como piensa mucha gente.

6. Donar a ONGs

Jubilados contando el dinero

Las donaciones a una organización pueden generar deducciones fiscales. Para ello, debes haber tenido el activo durante al menos un año antes de donarlo.

La donación de algunos activos, como las criptomonedas, puede suponer un tratamiento fiscal favorable. Por lo general, puede deducir el valor justo, pero no tienes que pagar impuestos sobre las ganancias de capital.

7. Invertir en criptoactivos hasta el fin de tus días

Una calavera y varias criptomonedas.

gettyimages

Si no necesitas acceder al dinero que has invertido en criptoactivos, es posible que desees utilizarlo como una herramienta generacional de generación de riqueza

Debes creer en el valor a largo plazo de una criptomoneda para que esto funcione, pero esta estrategia podría ofrecer un tratamiento fiscal excepcional.

Otros artículos interesantes:

De Coinbase a Robinhood: el gráfico que desvela quiénes son los grandes triunfadores en los mercados de las últimas salidas a bolsa en 2021

La búsqueda de gangas y la inoperancia de la OPEP anticipan precios más altos del petróleo: los expertos creen que si la crisis de Afganistán se extiende la volatilidad puede aumentar

¿Se puede vender un piso con deudas pendientes? Todas las respuestas que debes conocer

Te recomendamos

Y además