Pasar al contenido principal

Cómo cocinar recetas de carbohidratos más saludables: la pasta recalentada engorda menos que caliente

la pasta recalentada engorda menos
Keri liwi/ Unplash
  • Los carbohidratos son una fuente de energía para nuestro cuerpo. 
  • Cuando los ingerimos se descomponen en glucosa que el organismo utiliza como energía. Aquella que no es utilizada se almacena en nuestro cuerpo en forma de grasa.
  • La forma en que cocinemos la pasta puede hacer que el aporte calórico sea mayor o menos.
  • Investigaciones de científicos británicos encontraban que la pasta recalentada es la forma de comer pasta que menos engorda.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Mucha gente considera que debe dejar de comer pasta para evitar engordar.

La pasta es un tipo de carbohidrato, y como tal suponen una fuente importante de energía.

Al ser digeridos los carbohidratos se descomponen en azúcares para ser absorbidos por nuestro cuerpo.  Transformados en glucosa aportan la energía necesaria para tejidos, células y órganos. La energía sobrante pasará a almacenarse en nuestro cuerpo en forma de grasa para su posterior utilización.

Pero es posible poder comer pasta al tiempo que ingieres menos calorías.

Y es que como han mostrado varias investigaciones, la forma en que cocinamos los carbohidratos puede hacer que estos engorden menos. Es decir supongan un menor aporte de glucosa en sangre.

Uno de los trucos más conocidos para consumir menos calorías pasa por cocinar la pasta y dejar después enfriar. Esto afectará a la estructura de este alimento convirtiendo en este caso la pasta en lo que se conoce como "almidón resistente".

Convertida en este almidón resistente, la pasta será tratada como fibra por nuestro cuerpo, generando picos de glucosa más pequeños, y por tanto absorbiendo menos calorías, tal y como explica la Dra. Denise Robertson, de la Universidad de Surrey, en un artículo para la BBC.

Leer más: 5 cosas que debes saber sobre los carbohidratos antes de eliminarlos de tu dieta

Pero eso no es todo. Como se demuestra en ese mismo artículo de la BBC, una investigación posterior demostraba que recalentar la pasta una vez enfriada reduce aún más el aporte calórico que ingerimos.

El estudio guiado por el Dr. Chris van Tulleken de la serie de la BBC, Trust me I'm a doctor, llevó a cabo el seguimiento de un grupo de voluntarios que durante una serie de días comieron pasta con el estómago vacío. De manera aleatoria comieron pasta recién cocinada, fría o recalentada. Tras la ingesta se les analizaba muestras de sangre cada  minutos, con el objetivo de analizar sus niveles de glucosa en sangre.

Tal y como recoge el artículo del medio británico, los resultados mostraron para su sorpresa que aquellos que habían comido pasta recalentada  mostraban una reducción del aumento de la glucosa en sangre en hasta un 50%.

"Podemos convertir una comida cargada de carbohidratos en una más rica en fibra, sin cambiar un solo ingrediente, solo la temperatura. En otras palabras, nuestras sobras podrían ser más saludables para nosotros que la comida original ", afirmaba van Tulleken para la BBC.

Es decir, la pasta recalentada engorda menos ya que el proceso de calentamiento convierte esta en un "almidón aún más resistente" que consigue menores picos de glucosa en sangre y con ello el aporte calórico en nuestro cuerpo.

Y además