Pasar al contenido principal

Glovo, Uber Eats, Deliveroo y el resto de plataformas de reparto aportan 708 millones al PIB español: los repartidores ingresan de media más de 300 euros a la semana

Un 'rider' de Glovo y otro de Uber Eats caminan por una calle principal de Kiev.
Un 'rider' de Glovo y otro de Uber Eats caminan por una calle principal de Kiev. Reuters

  • Los pedidos gestionados a través de plataformas de delivery superaron los 36 millones en 2019, y son más de 64.500 los acuerdos de colaboración establecidos por las plataformas con restaurantes y comercios en España.
  • 15.300 personas estaban ocupadas, directa o indirectamente, en el sector del reparto de plataformas en España en 2019. Un 6,7% más que el año anterior. 
  • El repartidor de las plataformas de reparto gana de media 17.000 euros brutos al año, aunque varía mucho de un caso a otro en función de las horas trabajadas. 
  • El sector está pendiente de la normativa que regule la figura del rider y de conocer el alcance del efecto de la pandemia.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El sector de reparto de las plataformas digitales ha progresado a un gran ritmo en el 2019 en casi todos sus componentes, según el informe que la patronal Adigital ha realizado en colaboración con la consultora AFI. 

El número de clientes aumentó en 2019 un 40,4% respecto a al año anterior y el número de pedidos se incrementó en un 46,4%. Por volumen, supuso que 4,7 millones de personas realizaron 36 millones de pedidos a través de las plataformas de reparto en España en 2019.

En cuanto al número de establecimientos que utilizan alguna de las aplicaciones de reparto como Glovo, Uber Eats o Deliveroo se ha multiplicado por más del doble en el último año, hasta los 64.530.

El 2019 fue un año espectacular para las plataformas de reparto en España pero el 2020 aún puede ser mejor. "Los datos no tienen en cuenta la pandemia y ya muestran una gran aceleración del delivery, así que muy probablemente se haya incrementado mucho más a raíz de la pandemia", comenta Diego Vizcaíno, autor del informe y socio director de AFI. 

Según Vizcaíno la expansión de la actividad de las plataformas de delivery vendría avalada por el valor que aportan tanto a los consumidores, como a los establecimientos (restaurantes y comercio minorista), a la par que también crean oportunidades laborales flexibles para los repartidores.

En términos macroeconómicos, las plataformas de reparto representaron el 0,06% del PIB español en 2019, unos 708 millones de euros. La generación de valor añadido directo proviene de la actividad de restaurantes y comercios, que generaron 250 millones de euros a través de las plataformas de reparto. 

El resto provienen de las rentas generadas (180 millones) y de los ingresos indirectos (270 millones). "Gracias a que el comercio minorista puede seguir funcionando, los proveedores siguen facturando y así se genera el efecto indirecto", aclara Vizcaíno.

Leer más: Barcelona estudia implantar una tasa Amazon, pero las empresas de comercio electrónico lo ven inviable: "Ni es factible ni se ajusta a la realidad"

Alianza con el comercio minorista

El número de acuerdos entre plataformas y establecimientos minoristas se ha duplicado respecto a 2018, pasando de 29.000 colaboraciones a 64.500. 

"Muchos se han tenido que digitalizar de forma acelerada y las plataformas han sido un puente que ha permitido subirse a muchos establecimientos al carro de la digitalización con todo ya montado. Eso ha sido clave, y más en el contexto español donde la mayoría son pymes con menos de 5 empleados. Ha sido una salida para el comercio minorista", comenta Vízcaino. 

Según el informe, la contribución de las plataformas de delivery a la generación de actividad en el sector de restauración y retail en España superó los 250 millones de euros en 2019 y ayudó en el mantenimiento de más de 15.300 empleos, tanto directo, como indirectos e inducidos. Un 6,7% más que en 2018. 

A raíz de la pandemia y las restricciones a la movilidad, se han sumado a la entrega a domicilio otras categorías de establecimientos de venta al por menor, como farmacias y parafarmacias, ferreterías, papelerías, estaciones de servicio o mercados locales

"La mejor prueba de que la aportación ha sido de valor es que una vez superado el Estado de Alarma se han mantenido los acuerdos de colaboración. Es un indicador de que estos cambios acometidos de manera imprevista han venido para quedarse", declara el socio director de AFI.  

Leer más: La apuesta de Uber por el delivery podría tener premio: el potencial de este negocio y sus mayores márgenes impulsarán su crecimiento, según los analistas

El retrato robot del rider

En 2019, el número de repartidores dados de alta en las plataformas digitales de reparto en España se situó en torno a los 29.300. El retrato robot de estos repartidores es un hombre de entre 29 y 39 años, con estudios de secundaria y cuyo origen es de América Latina. Para los emigrantes supone una manera de introducirse en el mercado laboral español, ya que para 1 de cada 3 repartidores es el primer trabajo que realizan en España. 

No obstante, la mayoría (67%) de los repartidores ya contaban con experiencia de trabajo en España (de 4,6 años de media) antes de empezar a colaborar con una o varias plataformas. 

Leer más: Trabajo quiere regular a los 'riders' como asalariados antes del final del verano

Los 1.800 repartidores consultados en el estudio declaran ingresar de media alrededor de 332 euros por semana, lo que equivaldría a algo más de 17.300 euros brutos al año. Una cifra 1,4 veces superior que el Salario Mínimo Interprofesional. Sin embargo, estos ingresos varían muchísimo entre los riders, ya que no todos trabajan las mismas horas. 

En términos de ingresos por hora, los repartidores que dedican menos de 10 horas a la semana consiguen ingresar 10,4 euros por hora, frente a los 8,0 euros por hora obtenidos por los repartidores que trabajan entre 40 y 49 horas por semana. 

Esta correlación negativa entre horas de colaboración e ingresos revela, según el informe, que los repartidores que prestan sus servicios un número reducido de horas a la semana pueden hacer un uso más eficiente de su tiempo de trabajo, seleccionando aquellos momentos de mayor demanda y aquellos lugares de mayor concentración de pedidos.

Y además