Pasar al contenido principal

Porsche renuncia a fabricar coches con motor diésel

Modelo híbrido del Porsche Cayenne
Modelo híbrido del Porsche Cayenne Porsche
  • Porsche anuncia que no volverá a fabricar vehículos con motor diésel para centrarse en modelos híbridos, de gasolina y eléctricos.
  • Su CEO, Oliver Blume, reconoce que el escándalo de la ocultación de emisiones contaminantes en su matriz, Volkswagen, ha afectado la imagen de su compañía.
  • Porsche no fabricaba motores diésel para sus coches, sino que incorporaba los de Audi a sus modelos.

El director ejecutivo de Porsche, Oliver Blume, ha descartado que su compañía vuelva a fabricar vehículos diésel y ha asegurado que, a partir de 2019, se centrarán en el desarrollo de coches híbridos, de gasolina y eléctricos. Porsche se convierte así en el primer fabricante alemán que abandona la producción de motores diésel, tres años después del escándalo de falseo de emisiones que afectó a Volkswagen, su empresa matriz.

Blume ha asegurado al diario alemán Bild que "la crisis del diésel nos ha causado importantes problemas", a pesar de resaltar que su compañía no ha elaborado sus propios motores con este tipo de combustible, ya que empleaba en sus modelos los de otras compañías del grupo, como Audi. Sin embargo, el directivo ha precisado que no están buscando "demonizar el diésel, que es y seguirá siendo una importante tecnología de propulsión".

"El diésel ha jugado para nosotros un papel secundario", ha añadido Blume, que ha destacado que su compañía, como fabricante de vehículos deportivos, está apostando por un futuro libre de motores de este tipo de combustible. De este modo, Porsche seguirá ofreciendo servicio y mantenimiento a los conductores de coches de su marca con propulsión diésel, que comenzaron a poner a la venta hace una década.

Leer más: El Porsche diseñado con una tecnología de NVIDIA que revolucionará la industria del cine

A partir de ahora, Porsche se centrará en el desarrollo de un vehículo de lujo totalmente eléctrico, un segmento en el que la compañía ha invertido 6.000 millones de euros y que presentará su primer modelo en 2019. El Mission E presumirá de una autonomía de 500 kilómetros, una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 3,5 segundos y una capacidad de carga ultrarrápida que le permita competir con el Model S de Tesla.

El abandono del diésel por parte de una de las filiales de Volkswagen se produce tres años después de que se desvelase que la compañía alemana había trucado las pruebas oficiales de emisión de gases contaminantes de sus motores con este tipo de combustible. Desde entonces, Volkswagen ha sufrido fuertes pérdidas económicas y de imagen y ha tenido que hacer frente a varias multas e incluso a la retirada de vehículos con motores comprometidos en EE.UU..

Leer más: Los planes para hacer coches eléctricos de 29 fabricantes

Concretamente, las autoridades alemanas condenaron en junio a la compañía germana a pagar una multa de 1.000 millones de euros tras comprobar que Volkswagen vendió más de 10 millones de coches con software para el trucaje de emisiones diésel entre 2007 y 2015. Además, en los últimos tres años, Volkswagen habría gastado ya más de 25.000 millones de euros en multas, penalizaciones y en la retirada de vehículos afectados, especialmente en EE.UU.

Te puede interesar

Lo más popular