El imparable potencial de invertir en madera: de mejorar la sostenibilidad en el planeta por los biomateriales hasta su potencial para la reducción del CO2, según un gestor de Pictet AM

Mikael Jafs, cogestor de Pictet Timber
Mikael Jafs, cogestor de Pictet Timber

Pictet AM

  • La madera ofrece un gran potencial desde el punto de vista de la inversión por el papel que puede tener el material en los compromisos con la sostenibilidad.
  • Business Insider España entrevista a Mikael Jafs, co-gestor de Pictet Timber, que explica por qué es un área en el que hay grandes oportunidades.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Más allá del oro, el petróleo u otras materias primas hay algunos productos como la madera que pueden presentar una alternativa en la que invertir de cara al futuro y que pueden contribuir a un avance en el ecologismo en el planeta.

Business Insider España ha entrevistado en exclusiva a Mikael Jafs, co-gestor de Pictet Timber, para explicar cuál es el papel de este material desde el punto de vista de la inversión y su potencial en el plano de la implementación de una mayor sostenibilidad.

Los precios de la madera, tablones de conglomerado y pulpa son volátiles, al igual que la actividad económica. En el último año, sus alzas han sido aún más destacables, debido a la alta demanda de vivienda, sobre todo en Norteamérica, ante necesidades de casas mayores en el exterior de las ciudades con la pandemia. La industria no ha podido atender tal demanda y los expertos creen que esta tendencia continuará varios años.

“La inversión en madera como la entendemos tiene sesgo de valor, pues su núcleo son empresas propietarias de bosques de madera, gestionados sosteniblemente en jurisdicciones reguladas que protegen los bosques”, comienza Jafs. 

Un enfoque hacia compañías que tienen mucho crecimiento

Son empresas que cotizarían actualmente con descuentos que llegan a ser de más de 20% respecto a valor en mercados de capital privado similares. “Además, en los mercados financieros, la inversión estilo ‘crecimiento’ ha superado a la inversión estilo ‘valor’ desde 2008 y nuestra estrategia temática muestra una valoración en relación con el índice mundial MSCI ACWI con descuento de hasta 40% por valor empresarial/beneficio bruto de explotación y del 30% por precio/valor contable, a pesar de proporcionar 10% de mayor rentabilidad por dividendo”, profundiza. 

A ello se le suma que Pictet ha decidido incorporar una inversión diversificada en toda la cadena de valor de la madera, que incluye fabricantes de paneles para construcción y muebles, constructores, fabricantes de pulpa, envasado y productos de higiene y empresas industriales.  

“De hecho, con la pandemia, pedimos más en línea, comida a domicilio y bienes de consumo”, describe Jafs.  Este fuerte crecimiento del comercio electrónico y la "guerra contra los plásticos" ha renovado el interés en derivados de madera para envasado y embalaje más robusto y biodegradable.

Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

Actualmente la inversión en madera cuenta con un nuevo componente de crecimiento, que puede proporcionar un punto de inflexión.  

“Hay que tener en cuenta que las industrias de la madera han estado los últimos 20 años acometiendo gran cantidad de innovaciones en biomateriales, los cuales están alcanzando madurez industrial, transformando el sector, revalorizando las tierras madereras y facilitando la monetización de la captura de carbono natural en los bosques”, explica Jafs.  De hecho, según añade, todo lo que puede hacerse a partir el petróleo se puede hacer con un árbol.

No obstante, la madera es un bien escaso, aunque entronca, en algunos puntos, con la idea ecologista. Por eso, una de las cuestiones es si se puede invertir en esta temática siendo responsable con el entorno y de qué manera.

Según expone Jafs, la superficie forestal se está reduciendo por el cambio climático y mala gestión. Tal y como resalta la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la agricultura industrializada y urbanización han reducido los bosques del mundo en 129 millones de hectáreas los últimos 25 años, superficie equivalente a la de Sudáfrica y la cantidad de carbono almacenado por los bosques disminuido, de manera que en mayo de 2019 la concentración de CO2 en el aire alcanzó 415 partes por millón, la mayor en la historia de la humanidad.

“Pero la silvicultura sostenible puede proteger los bosques y proporcionar un sumidero de carbono, al tiempo que la madera, material renovable, reciclable y sostenible, ayuda a reducir la contaminación”, dice el experto de Pictet AM. 

De este modo, Jafs opina que la inversión temática global en madera puede dirigir capital a empresas con soluciones para algunos de los mayores desafíos medioambientales, siendo la única temática con contribución neta negativa a emisiones de CO2 en toneladas/por millones de facturaciones, con almacenamiento de carbono y servicios para el ecosistema.  

“Muchas de estas empresas tienen sus propias tierras de bosques y producen energía hidroeléctrica y eólica, como Holmen o SCA”, argumenta. “Un estudio en Alemania muestra que la energía de combustibles fósiles para procesar y transportar madera supone solo 15% de la cantidad total de energía almacenada en ella”, añade.

Además, el gestor agrega que hay que tener en cuenta la contribución de las empresas propietarias de bosques al hábitat de vida silvestre, protección del suelo y ciclo del agua, así como a la calidad en el uso de la tierra: “es necesario preservar las áreas de bosque forestal natural.  Incluso en Brasil la fuente de producción de papel de plantaciones de eucalipto certificadas y las compañías explotadoras tienen que dejar aparte entre 40 y 50% del área para bosque forestal natural”.

La madera y su gran atractivo para los biomateriales

Es el caso en construcción, donde la innovación en materiales a partir de madera la está haciendo más fuerte, duradera y tan resistente al fuego como el acero. 

Jafs indica que es el caso de la madera laminada cruzada en capas, con la que es posible construir de edificios de 20 pisos, con estructuras más ligeras, 75% menor uso de carbono que con cemento (cada metro cúbico de madera sustituto de acero o aluminio reduce las emisiones de carbono en un promedio de 0,9 toneladas), más rápidos de erigir y más saludables para vivir y trabajar.  

“Se espera que el mercado de este material crezca anualmente al 15% y expanda hasta 2.300 millones de dólares para 2025 y, además, la madera ahorra energía durante la vida de un edificio, ya que su aislamiento térmico es 15 veces mejor que el hormigón y 400 veces mayor que el acero”, ahonda.

Asimismo, a partir de este material, Jafs concreta que se podría generar biomateriales para suelas de goma, pinturas y botellas, fibras y rellenos para neumáticos y otras piezas de automóviles, cátodos a base de lignina para baterías (la sueco-finesa Stora Enso ya cuenta con una planta piloto) y viscosa, que tiene 90% menos de agua que el algodón y no genera residuos microplásticos (poliéster). 

Cómo elegir un bróker si quieres comenzar a invertir en bolsa

“El mercado de Xylitol, un edulcorante artificial cada vez más popular a partir de fibra de madera refinada, puede llegar a ser de 1.000 millones de dólares para 2023”, afirma.  

Otro ejemplo destacado es la biorrefinería industrial que está construyendo la empresa UPM Biochemicals en Leuna, de Alemania, para entrar en funcionamiento en 2022. Parte de residuos de la producción de pulpa para producir biodiesel y nafta, empleables en vehículos diésel.

La contribución de la inversión en madera en los objetivos de la ONU de la reducción de emisiones de CO2

La UE y Estados Unidos y China, entre otros países, han establecido metas de neutralidad en emisiones netas de CO2 para las próximas décadas, con tantos gases producidos como compensados.

Pero las soluciones tecnológicamente complejas de captura y de almacenamiento de carbono a gran escala requieren grandes costes de instalación y pueden perder hasta 75% del carbono por fugas, mientras que los árboles son más baratos y no filtran el carbono, excepto si se queman.  Un sauce que crea una biomasa de 75 kg en sus primeros cinco años captura 140 kg de CO2, lo que compensa la emisión de un vehículo durante 1.000 km. 

De hecho, solo la industria forestal en la UE elimina de manera neta cerca de 20% de las emisiones de carbono, unos 4.000 millones de toneladas anuales. Además, en los bosques gestionados, a diferencia de los bosques no gestionados, donde los árboles absorben CO2 con un límite, se plantan 3 a 4 árboles por cada árbol maduro cosechado, siendo el efecto acumulado de absorción de CO2 mucho mayor. 

“A esto se añade que esta inversión puede ofrecer alta exposición en comparación con el índice mundial a objetivos de sostenibilidad de Naciones Unidas, especialmente ‘acción climática’, ‘consumo responsable’ y ‘vida en la tierra’”, analiza Jafs. 

“Muchas de estas empresas tienen sus propias tierras de bosques, como Holmen o SCA, producen energía hidroeléctrica y eólica”, vuelve a incidir.  

Otros artículos interesantes:

Cómo la ansiedad derivada de la pandemia ha generado grandes supertendencias en las que invertir, según Credit Suisse

Las temáticas de inversión con mayor potencial tras la pandemia, según Credit Suisse: ecologismo, ocio y digitalización ganan peso por el interés de los millennials

La industria del juego desatará el furor en los mercados: por qué Drafkings y Penn National pueden ser el nuevo 'all in' de los inversores