Pasar al contenido principal

Me he colado en Tinder para averiguar si la gente está dispuesta a saltarse el confinamiento y tener citas: esto es lo que me he encontrado

Mujer móvil Tinder
Mujer mira Tinder

Getty Images

  • El estado de alarma ha confinado a millones de personas que, entre otras muchas prohibiciones, no pueden quedar con sus ligues de Tinder.
  • Pero lo cierto es que Tinder ha revolucionado a los usuarios y ha registrado un nuevo récord durante el periodo de cuarentena.
  • He decidido abrirme un perfil durante 10 días para averiguar si los usuarios mantienen la esperanza de tener una cita cuando todo esto termine o si pretenden quedar durante el confinamiento.
  • Aquí puedes ver mi experiencia probando la app de citas más popular a nivel mundial para saber si los españoles están dispuestos a saltarse las normas.
  • Descubre más historias en Business Insider España
Primero en Upday Cintillo

Nunca me había planteado abrir un perfil en Tinder, aunque conocía de primera mano la dinámica porque alguna que otra vez había usado el perfil de mis amigas para hacer swipe en ese catálogo de potenciales ligues en el que se basa la app de citas.

Tinder batió hace un mes un nuevo récord al registrar más de 3.000 millones de swipes y anunció que las conversaciones habían aumentado al menos un 30%. Además, España ocupa el segundo puesto en este ranking que lidera Italia y yo necesitaba averiguar el porqué.

¿Para qué está usando la gente la app si no puede quedar durante la cuarentena?

O bien los usuarios mantienen la esperanza de tener una cita cuando todo esto termine o están dispuestos a saltarse el confinamiento.

Es el momento de averiguarlo. Abro un perfil con mis mejores fotos, pero uso otro nombre. Tampoco quiero decir que soy periodista para no revelar mis intenciones.

Antes de que me dé tiempo a escribir algo en la biografía de mi perfil (¡Ayuda! ¿Qué se puede explicar en un par de frases que haga que el resto se interese por ti?), ya tengo delante de mí a chicos de mi zona que quieren conocerme. 

Leer más: El algoritmo de Tinder al descubierto: cómo califica a los usuarios y en qué se basa para relacionar perfiles, según una periodista

Para saber si están dispuestos a saltarse el confinamiento limito el perímetro a 3 kilómetros de mi ubicación. Dudo que ningún usuario se arriesgue a saltarse las normas más allá de esa distancia.

Empiezo a encontrarme a vecinos y antiguos conocidos que pueden reconocerme. Error. Mal empezamos.

A continuación, Tinder me complica un poco la elección de supuestas citas debido a la aparición de Tinder Passport, un servicio que permite a los usuarios durante marzo y abril "salir de la cuarentena de manera virtual", es decir, hablar con personas de todo el mundo aunque no vivan cerca.

"Lo siento Nicola, nuestra relación a distancia Milán-Madrid no cuadra para lo que quiero averiguar. Ojalá nos encontremos en otra ocasión", me digo a mí misma.

Tinder
Getty

Lo cierto es que tengo que recordarme un par de veces que mi objetivo no es ligar y que lo único que necesito es descubrir si los usuarios estarían dispuestos a saltarse las restricciones de movimiento por el estado de alarma. Menos exigencias y más matches. Pero se me va de las manos y de repente tengo demasiadas conversaciones abiertas y no sé cómo manejar esto. Me agobia tener tantos chats con gente que no conozco y en la que no tengo ningún interés, así que decido contactar rápidamente una o dos veces al día como mucho. Segundo error.

Por si no lo sabías, si no mantienes encendida la llama de Tinder, esta se apaga muy rápidamente porque notan que no pones el suficiente interés. Por eso, alguna conversación a la que presté poca atención, de repente, desapareció. Incluso, uno de mis pretendientes llega a enfadarse conmigo porque no le he hablado al hacer match. "¿Hemos hecho match hace 2 horas y ni siquiera tienes un segundo para hablarme pero sí para hacer swipe?", me recrimina. Pese a todo, yo contesto de manera muy agradable porque vamos a lo que vamos y hay que tener contento al personal si queremos averiguar algo.

Bueno... Parece que el experimento se complica. Creía que esto era más fácil y quiero conseguir mi objetivo cuanto antes. ¿Puedo ir al grano y preguntar directamente si se saltarían el confinamiento? 

Tras el intercambio de un par de mensajes, selecciono a los que creo que va a ser fácil convencer y no tardo en preguntarles dónde viven. Es mi momento.

Para mi sorpresa, no tardan en llegar las confirmaciones. Efectivamente, algunos usuarios están dispuestos a todo con tal de tener una cita. 

Yo: Pero me tendría que saltar el confinamiento. ¿Tú te lo saltarías? 😉

Match 1: Por ti sí. 🙈

En el fondo quiero pensar que, a la hora de la verdad, no lo harían. Porque si la gente accede tan fácil como este chico... No quiero pensar en la cantidad de multas que deberían estar cayendo a raíz de la falta de control de algunos. Mi sorpresa es mayor cuando mi match, que dice formar parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Perdona, ¿no deberías estar velando por que la ciudadanía no se saltase las normas?), dice lo siguiente:

Yo: Pues para que sea en persona no te queda otra que saltarte el confinamiento jajaja

Match 2: Bueno, si me lo tengo que saltar para conocerte...No me importaría. 😝😝

O, quién sabe, a lo mejor lo único que buscan es hacerte creer que están dispuestos a todo para luego tener más credibilidad cuando tuviésemos una cita en el futuro. No sé qué opción es peor.

Yo: Me sé más de uno que se lo ha saltado jajaja tú lo harías?

Match 3: A ver...si el desplazamiento es pequeño, hay menos riesgo. En ese caso sí me lo plantearía.

Menos mal que me encontré con usuarios que, pese a todo, mantuvieron la coherencia y pudieron darse cuenta de que las ganas nunca son las suficientes como para ser irresponsables y me dijeron lo siguiente:

Yo: ¿Te saltarías el confinamiento?

Match 4: ¿Pooor?

Yo: Por quedar, obviamente jaja

Match 4: A ver, me apetece quedar. Pero prefiero hacerlo cuando sea legal ¡jajajaja! Es que moralmente no puedo salir todos los días a aplaudir y luego saltarme el confinamiento a la torera

De los 30 matches que tuve, probé a hablar con unos 20 y, de ellos, mantuve una conversación durante varios días con 10. Y, de estos, 3 estuvieron dispuestos a saltarse el confinamiento. No quiero ni imaginar la cifra real de todos los que de verdad se han saltado las normas.

Lo que he aprendido en el poco tiempo que he durado en Tinder

Al final, como en cada experiencia, siempre hay algo que aprendes y esta vez no iba a ser menos. Entre las moralejas que me llevo
—por llamarlas de alguna forma— están:

  • El coronavirus no ha detenido a quienes buscan el amor (o como quieras llamarlo).
  • No te fíes de desconocidos tan rápidamente. Yo he tardado tan solo 3 días en conseguir que algunos dieran el paso.
  • Los matches son como los Tamagotchi: si no estás pendiente o no cuidas de ellos, la llama se apaga y mueren a los 2 días.
  • Además, no se toman muy bien si haces match y no les hablas al momento.
  • Sea buena o mala la experiencia, las historias de Tinder nunca dejarán de sorprenderme.

Por cierto, después de este experimento he decidido cerrar mi cuenta. Ni 10 días he durado. Creo que no valgo para esto.

Y además