Pasar al contenido principal

Los astronautas del Apolo 14 podrían haber encontrado en la Luna un trozo de la Tierra de hace 4.000 millones de años

(RE) Tierra y Luna
iStock
  • El 31 de enero de 1971, la misión del Apolo 14 se abrió camino hacia el espacio y finalmente trajo muestras de la Luna.
  • Después de 40 años de estudiar las muestras, los científicos creen que pueden haber descubierto una roca cuyo verdadero origen es la Tierra.
  • El análisis químico indica que la roca ha cristalizado en condiciones que solo estaban presentes en la Tierra hace aproximadamente 4.000 millones de años.

El 31 de enero de 1971, la misión Apolo 14 salió de la Tierra en dirección hacia la Luna.

Las muestras que los astronautas trajeron con ellos han mantenido a los científicos ocupados durante 40 años y, ahora, resulta que podrían haber encontrado lo que quizás sea el trozo más antiguo conocido de la Tierra.

Aunque aún no es seguro que el trozo de roca sea definitivamente de la Tierra, los investigadores del Museo Sueco de Historia Natural y la Universidad Curtin de Australia piensan que es muy probable dados los análisis de la roca, cuyos resultados se publicaron en Earth and Planetary Science Letters.

El fragmento, que pesa unos dos gramos, tiene una composición que normalmente se encontraría en la Tierra, una mezcla de cuarzo, feldespato y circonita que rara vez ocurre en la Luna, y si lo hace, solo estaría presente en el manto lunar. Es decir, cientos de kilómetros bajo la superficie de la Luna.

La posibilidad de que la muestra de Apolo '14321' proceda de la Tierra hasta ahora parece la mejor teoría.

Leer más: Los astronautas explican las deprimentes razones por las que nadie ha vuelto a pisar la Luna

"Es un hallazgo extraordinario que ayuda a hacerse una mejor imagen de la Tierra primitiva y el bombardeo que modificó nuestro planeta durante los albores de la vida", explica David Kring, científico de la Asociación de Investigaciones Espaciales de Universidades en el Instituto Lunar y Planetario, en un comunicado de prensa

La roca tiene 4.000 millones de años.

El análisis químico indica que la roca ha cristalizado en condiciones que solo estaban presentes en la Tierra hace aproximadamente 4.000 millones de años.

El trozo se formó a una profundidad de 20 kilómetros y luego fue catapultado por el impacto de un meteorito, enviándolo a la Luna.

Otros impactos hicieron que la roca se fundiera en una nueva forma y, finalmente, terminara enterrada debajo de la superficie de la Luna.

Leer más: SpaceX podría lanzar su nueva nave espacial para la NASA en marzo en una prueba de fuego que demostrará si es segura para los astronautas

La única razón por la que los astronautas lograron encontrarlo fue gracias a un impacto de un meteorito hace 26 millones de años, lo que provocó que el trozo se desprendiera y resurgiera en un cráter.

Asteroide
Vadim Sadovski/Shutterstock

La razón por la que los investigadores hayan descubierto el fragmento ahora, 40 años después de la misión, es que estaba encerrado en el interior de una roca más grande.

El fragmento de interés tenía un tamaño de solo 0,1 a 0,2 milímetros; fue posible gracias al análisis continuo con métodos de investigación cada vez mejores y al progreso tecnológico continuado.

Lee el artículo original en Business Insider Alemania. Esta publicación apareció originalmente en Business Insider Alemania y se ha traducido del alemán. Copyright 2019. Sigue a Business Insider Alemania en Twitter.

Te puede interesar