Pasar al contenido principal

SpaceX podría lanzar su nueva nave espacial para la NASA en marzo en una prueba de fuego que demostrará si es segura para los astronautas

A view of SpaceX's Crew Dragon capsule atop a Falcon 9 rocket in Cape Canaveral, Florida. The spacecraft is part of NASA's Commercial Crew Program to launch astronauts into orbit from US soil.
Vista de la cápsula Crew Dragon de SpaceX sobre un cohete Falcon 9 en Cabo Cañaveral, Florida. SpaceX/Twitter SpaceX/Twitter
  • SpaceX y Boeing han construido dos nuevas naves espaciales, llamadas Crew Dragon y CST-100 Starliner, respectivamente, para llevar a los astronautas de la NASA a la órbita.
  • Pero cada compañía debe realizar varios lanzamientos de prueba antes de que la NASA certifique las cápsulas espaciales.
  • Crew Dragon tiene previsto lanzar la primera misión de prueba, una sin astronautas a bordo, el 2 de marzo.
  • Boeing puede ser la próxima con el lanzamiento de su CST-100 Starliner en abril, y después SpaceX con su primer lanzamiento tripulado en julio.

 

Por primera vez en casi ocho años, una nave espacial de fabricación estadounidense diseñada para llevar astronautas de la NASA pronto despegará desde suelo estadounidense.

SpaceX, la compañía aeroespacial fundada por Elon Musk, ha acordado el 2 de marzo como posible fecha del lanzamiento inaugural de su nueva cápsula espacial, llamada Crew Dragon, según acaba de anunciar la NASA. La nave, que se puede ver en la foto superior, se pondrá en órbita sobre un cohete Falcon 9 Block 5 sin personas a bordo, se acoplará a la Estación Espacial Internacional de 150.000 millones de dólares y luego regresará a la Tierra.

Boeing, otro socio de la NASA inmersa en un proyecto similar, está estudiando el mes de abril como fecha para el primer lanzamiento orbital de prueba de su nave CST-100 Starliner.

Será la primera vez que naves espaciales diseñadas para llevar seres humanos al espacio y construidas con capital privado estadounidense se acoplen a la estación espacial internacional según ha explicado este miércoles Anna Heiney, representante de la NASA, en su blog. "Los primeros vuelos son pruebas para futuras misiones con astronautas a bordo".

An illustration of Boeing's CST-100 Starliner docking to the International Space Station.
Una ilustración del acoplamiento CST-100 Starliner de Boeing a la Estación Espacial Internacional. Boeing Boeing

El lanzamiento experimental de SpaceX, que no transportará personas, originalmente estaba programado para salir al espacio en diciembre de 2016. Pero después de la explosión de un Falcon 9 en una plataforma de lanzamiento en septiembre de ese año (nadie resultó herido), la NASA elevó el escrutinio sobre el sistema. 

La agencia solicitó más ajustes de diseño y datos de vuelo de los cohetes. De hecho, ha pospuesto una fecha de lanzamiento teórica para la primera misión de demostración de Crew Dragon de SpaceX más de una docena de veces.

Leer más: Boeing está trabajando con la NASA para reinventar las alas de los aviones y hacerlos más sostenibles

Las asociaciones entre el sector privado y el gobierno con la NASA son parte de un esfuerzo de aproximadamente 8.000 millones de dólares para reemplazar la capacidad de llevar astronautas que se perdió cuando la agencia retiró su flota de transbordadores espaciales en 2011. El Programa Privado de Tripulación, como se llama el proyecto, está en marcha desde 2010.

Leer más: Trump habría ofrecido a la NASA "todo el dinero que hiciera falta" para llegar a Marte durante su presidencia

"La NASA ha estado trabajando junto con SpaceX y Boeing para asegurarnos de que estamos listos para realizar estos vuelos de prueba y prepararnos para aprender información crítica que nos ayudará a llevar con mayor seguridad a nuestras tripulaciones", afirma Kathy Lueders, gerente del PCCh en el comunicado de la NASA. "Siempre aprendemos de las pruebas".

Aunque la NASA ha retrasado repetidamente los lanzamientos, la fecha del 2 de marzo parece ser más firme de lo habitual. Irene Klotz, de Aviation Week, informa que los gerentes e ingenieros de la NASA y SpaceX se reunirán el 22 de febrero para una reunión de revisión de preparación para el vuelo. Estas revisiones suelen reservarse para los intentos serios antes de un lanzamiento.

Por qué la NASA está deseando lanzar naves espaciales fabricadas por empresas privadas

Space shuttle Atlantis at Launchpad 39A in Cape Canaveral, Florida — the final flight of the NASA program.
El transbordador espacial Atlantis en el Launchpad 39A en Cabo Cañaveral, Florida, es el último vuelo del programa de la NASA. Dave Mosher Dave Mosher

La NASA no ha transportado a sus propios astronautas a la estación espacial desde julio de 2011.

A instancias de los legisladores estadounidenses, la flota de transbordadores espaciales de la agencia se retiró debido a preocupaciones sobre su seguridad y coste, el desarrollo de un nuevo sistema de lanzamiento gubernamental y el rápido aumento de la industria privada del vuelo espacial. Según las estimaciones que distribuyen el coste de desarrollo de la lanzadera, cada lanzamiento cuesta aproximadamente 1.500 millones en dólares de los contribuyentes.

Desde 2011, la agencia ha confiado exclusivamente en Rusia para volar con sus astronautas en las naves espaciales Soyuz. El acuerdo se ha vuelto cada vez más costoso, con Rusia casi cuadruplicando sus precios para la NASA en una década. (En 2018, un billete de ida y vuelta para un astronauta de la NASA costaba alrededor de 81 millones de dólares en comparación con los 22 millones de dólares en 2008).

Recientemente, un cohete Soyuz falló durante el lanzamiento (el equipo sobrevivió ileso) y se descubrió un misterioso agujero en otra nave espacial en la Estación Espacial Internacional.

Leer más: La NASA intentará desviar a un asteroide de su propia órbita por primera vez en 2022

Por lo tanto, la NASA está financiando el proyecto Commercial Crew para crear formas fiables y rentables de transportar a sus astronautas hacia y desde la órbita. La agencia organizó una competición privada de un año de duración, y SpaceX y Boeing emergieron como los pioneros de las tripulaciones de vuelo regulares.

SpaceX's Crew Dragon capsule during a launch pad abort test in Florida on May 6, 2016.

Si todo va bien con SpaceX-Demo 1, como se llama oficialmente a la primera misión experimental de SpaceX, la compañía realizará una prueba de vuelo en junio.

Crew Dragon podrá luego transportar a su primera tripulación humana a la estación espacial en julio de 2019. Boeing espera seguir su ejemplo antes de agosto de 2019.

En 2015, la NASA seleccionó a la veterana astronauta Sunita "Suni" Williams y otros tres "pioneros del espacio" para que suban al interior y proporcionen comentarios sobre las nuevas naves espaciales. En agosto de 2018, fue seleccionada para ir en el segundo vuelo tripulado de Boeing del Starliner.

"Hace cinco años, esto hubiera sido como: 'De ninguna manera, ¿qué estamos haciendo pidiendo a los proveedores privados que hagan esto?'", ha dicho Williams con anterioridad a Business Insider. "Ahora parece la progresión natural de los viajes espaciales".

Leer más: La NASA selecciona las cinco mejores casas para habitar Marte

Tras la revisión de la preparación para el vuelo el 22 de febrero, existe una posibilidad decente de que el lanzamiento de SpaceX-Demo 1 pueda retrasarse una vez más.

"Al igual que con todo el desarrollo del vehículo de vuelo espacial humano", escribe Heiney en su publicación, "aprender de cada prueba y ajustarse según sea necesario para reducir el riesgo para la tripulación puede anular las fechas planificadas".

Te puede interesar