Pasar al contenido principal

El inventor de las camas de agua quiere recuperar un negocio millonario en la década de los ochenta con un nuevo modelo

  • Charlie Hall inventó la cama de agua en 1968, justo después del verano del amor, y lo que empezó como un proyecto acabó siendo una industria millonaria.
  • El colchón relleno de agua fue una propuesta provocativa que no a todos gustó a la primera.
  • Charlie Hall inventó las camas de agua para ayudar a la personas a dormir mejor, con un producto que se adecuara a la forma de cuerpo. Ahora regresa con una evolución de ese mismo producto. 

Esta es la transcripción del vídeo. 

Anunciante: ¿No preferirías pasar la noche en una cama de agua? Por tiempo limitado, está a 189,99 $.

Niña: Papá, ¿Podemos tener una cama de agua? Por favor , papá, ¿Podemos tener una cama de agua?

Narrador: ¿Recuerdas las camas de agua? Puede que no pero, estaban de moda en los años 70 y 80, y desarrollaron una reputación como un colchón que era buen para… ya sabes, cosas que no eran dormir. Pero, lo creas o no, las camas de agua no fueron inventadas para hacer que la hora de ir a dormir sea más ruidosa. Las camas de agua, tal y como las conocemos, fueron inventadas en 1968, justo después del “Verano del amor”.

Charlie Hall: Una época muy abierta y experimental en San Francisco.

Narrador: Este es Charlie Hall, el hombre que inventó la cama de agua. El colchón de agua fue parte del proyecto de tesis de Charlie en la Universidad Estatal de San Francisco. Su idea era crear muebles que pudieran adaptarse a los contornos del cuerpo de una persona sin crear puntos de presión.

Hall: Famosos diseñadores de muebles como Eames y Mies van de Rohe y gente así tenían sillas de marca, pero creo que fue más un esfuerzo escultórico que algo que buscaba la comodidad.

Narrador: El concepto clave del colchón de agua es el desplazamiento. Así que, a medida que te mueves, el agua llena los huecos y cada curva de cuerpo recibe el mismo apoyo. Pero las investigaciones no son concluyentes en cuanto a si las camas de agua ayudan o no a aliviar los dolores y molestias. De la misma manera que a algunas personas les gustan los colchones firmes y a otras les gusta más blandos, al final se trata de una cuestión de preferencia personal. Ahora, antes de llenarla de agua, Charlie trató de hacer una silla llena de gelatina y otra con almidón de maíz líquido.

Hall: Era el almidón de maíz que usaba para espesar los pasteles de cereza.

Narrador: Ni que decir tiene que ninguno de los dos funciono, pero a Charlie se le ocurrió otro diseño que fue un éxito. Era un colchón grande que llenó de agua, y podía ser usado tanto como una cama o como un objeto relajante que podrías tener en tu sala de estar. Lo llamó el “rincón del placer”. Demasiado para evitar las connotaciones sexuales. Quiero decir, vamos…

Después, el diseño fue patentado en 1971. Tenía un a espiral para que el agua no se enfriara, y estaba forrado para evitar fugas. A finales de los años 60, y principios de los 70, San Francisco fue el corazón del movimiento contracultural. Así que, mucha gente pensó que un colchón ondulado era bastante genial. Hugh Hefner tenía uno, según un artículo de 1971 de la revista Time, de tamaño real, cubierto con una zarigüeya de Tasmania. Charlie vendió camas de agua a algunas figuras destacadas, como uno de los Smothers Brothers o a Jefferson Airplane. Incluso vendió alguna a una colonia nudista. A finales de los años 80, la industria de los colchones de agua había alcanzado los 2.000 millones de dólares, y representaba entre el 12%y el 15% del mercado de los Estados Unidos. Pero no todos estaban de acuerdo. Desde un punto de vista práctico, la gente se preocupaba por las fugas y el peso. Las camas de agua, una vez están llenas de agua , pueden llegar a pesar más de 2.000 libras (907 Km), lo que hace casi imposible moverlas sin drenarlas. También hubo rumores de camas de agua que se hundían directamente en el suelo debido a lo pasadas que eran, pero Charlie dice que la preocupación fue exagerada.

Leer más: 15 grandes millonarios que crecieron siendo pobres

Hall: Cualquier construcción normal puede soportar un colchón de agua.

Narrador: A otros no les gustaban las olas generadas por los movimientos en la cama. Cada vez que te dabas la vuelta en una cama de agua, enviabas olas a través del colchón hacia el otro lado, lo que podía despertar a tu compañero de sueño o a ti mismo cuando las olas regresan hacia ti. Y aunque Charlie Hall había patentado su diseño, eso no impidió que otros productores hicieran imitaciones que a menudo eran mucho menos sofisticadas.

Hall: Se estaban vendiendo bolsas de vinilo de 29$ en camionetas en los campus universitarios y las llamaban camas de agua. Y podrías recostarse sobre ellos, y se creaba una burbuja gigante, ni particularmente segura ni particularmente cómoda, Muchos de los malos diseño, creo, fueron como la desaparición del grueso de las camas de agua.

Narrador: En los años 90, nuevos diseños de colchones de agua llegaron al mercado. Tempur-Pedic introdujo colchones de espuma con memoria en Estados Unidos, y Sleep Number ofreció camas ajustables con bolsas de aire inflables. Las camas de agua desarrollaron un estigma, Hoy en día, los colchones de agua representan menos del 5% del mercado de colchones. Pero 50 años después de la invención de Hall, ha vuelto para luchar contra el estigma. Su compañía, Hall Flotation fabrica camas de agua de lujo llamadas colchones a flote, y su objetivo es ayudarle a dormir bien.

Hall: Las camas de agua eran inestables y muy blandas, se movían mucho. Esta es más estable.

Narrador: “ Los colchones a flote” tienen un sistema de supresión de las olas, de modo que cuando una persona se mueve, no afecta a la otra. Charlie cree que es un buen momento para volver al negocio de las camas de agua. Hay más variedad en el mercado de colchones de lo que solía haber, por lo que los clientes podrían estar dispuestos a diversificarse. Pero solo el tiempo dirá si estos nuevos colchones de agua se han vuelto a poner de moda, Por ahora, supongo que tendremos que dormir en ellos.

Hall: Los colchones de agua son experienciales, no puedes mirarlo y decir de qué se trata. Tienes que tumbarte en uno.

 

Y además