Un punto de recarga rápida de coche eléctrico está cerca de ser más rentable que una manguera de combustible, según la petrolera BP

Un punto de recarga rápida de coche eléctrico de BP en Londres.
Un punto de recarga rápida de coche eléctrico de BP en Londres.

REUTERS/Peter Nicholls

  • La petrolera británica BP calcula que sus puntos de recarga rápida están cerca de generar mayores márgenes por repostaje que las mangueras de combustible.
  • "Estamos acercándonos al momento en el que los fundamentales del negocio de la carga rápida son mejores que los del repostaje de gasolina", ha asegurado Emma Delaney, ejecutiva de BP, a Reuters.
  • La rentabilidad de los puntos es clave para extender la infraestructura de recarga, un elemento crucial para la extensión del uso del coche eléctrico.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Uno de los principales frenos para la adopción del coche eléctrico es la infraestructura de recarga. La disponibilidad de cargadores rápidos en las carreteras, las ciudades y los garajes es clave para que los usuarios comiencen a superar la ansiedad que genera el miedo a que la autonomía de su vehículo eléctrico no sea suficiente, lo que en Estados Unidos han bautizado como range anxiety.

Para que se desarrolle esa red de cargadores es fundamental que tengan la rentabilidad que permita a las empresas justificar las grandes inversiones necesarias para el despliegue de esta red.

Este requisito podría estar muy cerca, según los cálculos de una de las principales petroleras mundiales, la británica BP. Su responsable del área de productos y clientes del ámbito eléctrico, Emma Delaney, ha asegurado recientemente a la agencia Reuters que sus cargadores eléctricos están "a punto" de ser tan rentables como sus mangueras de gasolina y diésel.

"Si comparamos llenar un vehículo de combustible frente a una carga rápida eléctrica, estamos acercándonos al momento en el que los fundamentales del negocio de la carga rápida son mejores que los del repostaje de gasolina", ha afirmado la ejecutiva de la petrolera.

Aunque Delaney no ha aportado datos concretos que reflejen esa evolución, BP aseguró en sus resultados del tercer trimestre de 2021 que el negocio de carga eléctrica había crecido un 45% respecto al trimestre anterior.

Su apuesta por la carga rápida se acerca a la rentabilidad

BP tiene actualmente unos 11.000 puntos de carga, de los cuales 7.000 están en el Reino Unido, y sus planes prevén alcanzar los 70.000 en 2030. A diferencia de otros rivales del sector, su apuesta está centrada en los puntos de recarga rápida y ultrarrápida, cuya instalación y mantenimiento son más caros.

"Vemos una gran oportunidad en la carga rápida para consumidores y empresas, así como para las flotas. Ahí es donde vemos el crecimiento y los márgenes", ha añadido la ejecutiva de BP en declaraciones a Reuters, en las que insistió que su elección es "ir realmente a por la carga rápida... en lugar de la lenta en postes de luz, por ejemplo".

En España se calcula que están instalados entre 7.500 y 12.000 puntos de recarga de coches eléctricos, que podrían superar los 16.000 si se liberan los permisos y licencias ya solicitados, según la asociación empresarial del sector Aedive

La plataforma española de gestión de recarga Electromaps calcula que son cerca de 9.500, aunque por número de conectores se habrían superado los 25.000. Se desconoce cuántos son rápidos. El Gobierno español tiene como objetivo llegar a 100.000 puntos de recarga eléctrica en 2023.

Otros artículos interesantes:

Así será la primera carretera del mundo que recargará los vehículos eléctricos a través de la tecnología 'contactless'

Los inversores apuestan por estas 9 empresas de recarga para impulsar la industria del coche eléctrico en 2022 y más allá

Nio, el rival chino de Tesla, apuesta por una alternativa a la recarga del coche eléctrico: 4.000 estaciones de cambio de baterías para 2025

Te recomendamos