Pasar al contenido principal

Los inversores qataríes de Deutsche Bank podrían poner problemas a su fusión con Commerzbank

El CEO de Deutsche Bank, Christian Sewing [RE]
El CEO de Deutsche Bank, Christian Sewing Reuters/Kai Pfaffenbach
  • Los inversores qataríes en Deutsche Bank han mostrado su reticencia a la fusión de la entidad con Commerzbank, según Bloomberg.
  • Alegan que la venta de acciones que emprenderá Deutsche Bank para financiar la fusión diluirá su participación en la entidad.
  • Tras las críticas al acuerdo por parte de Bruselas y de los sindicatos alemanes, el rechazo de los accionistas qataríes a la fusión supone un nuevo obstáculo para la operación.

A veces, la compra de una compañía por un competidor o una fusión entre empresas parece condenada al fracaso. Sucedió a finales de los años 90 en la fusión entre las automovilísticas Daimler y Chrysler o pocos años después con Time Warner y AOL. Ahora, el turno les toca a los bancos alemanes Deutsche Bank y Commerzbank, que están afrontando varios frentes de resistencia a su fusión.

Los reguladores comunitarios de Competencia fueron los primeros en poner objeciones a esta operación, por la que se creará el tercer mayor banco de la eurozona. Ahora, después de que el BCE también criticase la fusión y de que los sindicatos alemanes asegurasen que pone en riesgo hasta 10.000 puestos de trabajo, se abre un nuevo frente entre los propios accionistas de una de las entidades, que se oponen a perder poder.

La familia real qatarí no quiere perder poder

De este modo, el grupo de inversores qataríes que forman parte del capital social de Deutsche Bank han mostrado su rechazo a la fusión con Commerzbank, según publica Bloomberg. Estos accionistas, que actualmente ostentan un 6,1% de los títulos del banco germano, verían reducirse su participación hasta un 4%, por debajo del volumen de títulos que quedaría en manos del Gobierno alemán y el fondo BlackRock.

Leer más: Las acciones de Deutsche Bank y Commerzbank suben un 4,14% y un 6,8% tras conocerse sus planes de fusión

Los accionistas de Qatar, que controlan las inversiones de la familia real del emirato, critican que la venta de acciones que emprenderá Deutsche Bank para financiar la fusión les perjudicará directamente. El coste en acciones de esta operación supondrá nuevas pérdidas para los inversores, que se suma a la caída de 2 tercios en el precio de la acción del banco germano desde la entrada en su accionariado de los qataríes hace 5 años.

En total, Deutsche Bank necesitará 8.000 millones de euros para financiar su fusión con Commerzbank, según los analistas consultados por Bloomberg. Todo ello, después de haber recaudado más de 30.000 millones entre sus inversores para financiar las varias restructuraciones que ha emprendido desde 2010.

Que accionistas apoyan y cuáles se oponen a la fusión

Además de la oposición qatarí a este acuerdo, otros accionistas de las dos entidades germanas han hecho saber su descontento o sus reticencias a la fusión. Este es el caso de BlackRock, que posee actualmente un 4,8% de las acciones de Deutsche y un 4% de las de Commerz. Su número 2, Phillipp Hildebrand, ha asegurado la semana pasada que no entiende "qué problema se intenta resolver con esta fusión".

Leer más: Trump recibió más de 1.700 millones de euros en préstamos de Deutsche Bank, según un reportaje del New York Times

Otros accionistas se han mostrado más entusiastas, como el Gobierno alemán, que posee un 15,5% de Commerzbank y podría ostentar hasta un 5,4% de los títulos de la entidad que resulte de la fusión. Para el Ejecutivo teutón, esta operación supone reducir el saturado mercado bancario del país combinando a dos entidades que no pasan por su mejor momento, al tiempo que se convierte en el mayor accionista del banco fusionado.

En la misma línea se manifiesta el fondo Cerberus Capital, que posee el 3% de Deutsche y el 5% de Commerz y que aspira a contar con un 3,7% del resultado de la fusión. Mientras, otros accionistas en ambas entidades, como Vanguard, Norges Bank o Capital Group, han optado por mantener la prudencia para no complicar aún más una fusión a la que le sobran enemigos.

Y además