Pasar al contenido principal

Qué es una tarjeta microSD y por qué es clave para tu móvil

MicroSD para moviles
Kotaro Negawa

Si tu teléfono móvil funciona demasiado lento es bastante probable que te estés quedando sin espacio de almacenamiento, un problema común que muchos ignoran y que sin embargo resulta extremadamente fácil (y barato) de solucionar. Si eliges el modelo correcto incluso podrás olvidarte de ir comprando otro teléfono.

La memoria de los teléfonos móviles, por ahora, no es infinita. Los dispositivos de última generación nos permiten almacenar cientos de fotografías, vídeos, canciones o aplicaciones, pero casi todos hemos visto alguna vez el temible mensaje de que no hay suficiente espacio de almacenamiento para instalar una aplicación o guardar una foto. 

La solución pasa por utilizar una microSD, una pequeña tarjeta del tamaño de una uña que actúa como un disco duro diminuto y que nos permite almacenar en su memoria la información que escojamos. Así podremos liberar la memoria interna del teléfono, ya sea para guardar nuevos datos o para que funcione de una manera más fluida.

Antes de aventurarse a comprarla, eso sí, debemos comprobar si podemos utilizar alguna con nuestro teléfono. La opción queda automáticamente descartada si tienes un iPhone o cualquier otro dispositivo de Apple, pero es probable que sí te merezca la pena utilizar una si tienes un móvil Android que tenga una ranura o bandeja extraíble en la que puedas insertar una tarjeta de este tipo.

Y ojo, las tarjetas microSD no son exclusivas de los teléfonos móviles. También son una buena solución para cámaras fotográficas, deportivas o incluso para videoconsolas portátiles como la Nintendo Switch.

¿Qué tipo de tarjeta microSD tengo que comprar?

Antes de elegir una de estas diminutas tarjetas resulta fundamental aprender a diferenciarlas. A simple vista tienen el mismo aspecto, pero solo hay que fijarse en el logotipo:

  • microSD: Tarjetas sin BUS UHS con capacidad desde 16 MB hasta 32 GB.
  • micro SDHC: Tarjetas con BUS HS con capacidad desde 4 GB hasta 32 GB.
  • micro SDXC: Tarjetas con BUS UHS con capacidad desde 64 GB hasta 2 TB.

La buena noticia es que los formatos son retrocompatibles, es decir, puedes usar una tarjeta microSD en un dispositivo SDHC. Pero no al revés: lo primero que tienes que mirar al comprar una microSD es el manual del dispositivo donde la quieras usar para averiguar qué tipo de tarjetas soporta. Además deberías comprobar el tamaño limite que acepta tu móvil, ya que si solo acepta tarjetas de hasta 64 GB e introduces una de 128 GB no te va a funcionar.

El siguiente punto en el que deberías fijarte es la clase de la tarjeta, que indica la velocidad mínima de escritura.

Clase Velocidad mínima de escritura
2 2 MB/s
4 4 MB/s
6 6 MB/s
8 8 MB/s
10 10 MB/s
UHS 1 10 MB/s
UHS 3 30 MB/s

En el caso de que vayas a utilizar la tarjeta para tu smartphone lo más recomendable es comprar una con el símbolo A1, lo que nos garantiza que la tarjeta está optimizada para ejecutar aplicaciones. En concreto si la microSD tiene este símbolo tenemos garantizado un rendimiento de 10 MB/s, con alrededor de 1.500 operaciones de lectura por segundo y hasta 500 operaciones de escritura por segundo.

En otras palabras, ese símbolo te va a permitir utilizar la microSD para pasar aplicaciones de tu móvil Android a la memoria externa y que funcionen de una forma completamente fluida. Así conseguirás liberar la memoria interna de tu teléfono para poder guardar miles de fotos, vídeos, archivos o aplicaciones. 

Una tarjeta microSD puede ser bastante barata. Tienes modelos de 32 GB de memoria con muy buenas opiniones de los usuarios por menos de 15 euros. Si la vas a utilizar para almacenar (muchos) vídeos a la máxima resolución posible quizás te interese estirar el presupuesto, ya que existen modelos de hasta 400 GB de memoria: casi tanto como un ordenador portátil.

Aviso: En Business Insider trabajamos para ofrecerte recomendaciones que te resulten interesantes y útiles. En ciertos casos, gracias a nuestros acuerdos con distintos socios, percibimos un porcentaje por las compras que realices, sin un coste adicional para ti.

Te puede interesar