Starlink, de Elon Musk, puede ser la solución a todos los retos del wifi a bordo, pero aún tiene mucho que resolver

Satélites Starlink de SpaceX
Satélites Starlink de SpaceX
SpaceX

SpaceX

El wifi a bordo ha sido un servicio muy solicitado por los pasajeros para seguir conectados a Internet mientras surcan los cielos. 

Aunque en algunas aerolíneas existe este servicio de pago, la velocidad de internet no es comparable a la del wifi de casa.

Por ello, SpaceX, fundada por el multimillonario Elon Musk, quiere entrar en el sector de la aviación proporcionando una conexión wifi a bordo rápida y fiable mediante su cadena de satélites Starlink.

El internet de Musk es una cadena de unos 2.000 satélites en órbita baja que la compañía llama 'megaconstelación'. Esta tecnología es especialmente adecuada para llevar la conectividad a lugares remotos donde la conexión a internet es poco fiable o no está disponible, según apunta Space X.

Por otro lado, su cercanía con la Tierra permite transmitir grandes cantidades de datos a cualquier lugar del planeta más rápidamente que los cables de fibra óptica.

La idea del nuevo propietario de Twitter ya ha convencido a aerolíneas estadounidenses. A finales de abril, la aerolínea regional semiprivada JSX anunció que sería la primera compañía aérea en utilizar los satélites Starlink para el wifi a bordo. 

VIDEO

Así vive y gasta su dinero ELON MUSK, la persona más rica del mundo

El consejero delegado de JSX, Alex Wilcox, dijo que Starlink proporcionará en los aviones un Internet más rápido que el disponible en casa.

La aerolínea estadounidense hizo un pedido para equipar 100 aviones con esta tecnología, y los primeros despegarán este año. 

Tras este anuncio, Hawaiian Airlines reveló que también proporcionará a sus pasajeros el servicio de internet de Starlink. Lo hará a partir del año que viene a bordo de sus aviones Airbus A330, A321neo y Boeing 787-9. Los Boeing 717 que vuelan rutas entre islas no tendrán el servicio.

Si algo van a sacar de provecho los pasajeros de estas dos aerolíneas es que el servicio wifi será gratuito, según han informado.

Y otras compañías del sector podrían seguir sumándose. Según reveló el CEO de Delta Air Lines, Ed Bastian, a The Wall Street Journal a mediados de abril, la aerolínea también ha estado probando este satélite. 

Por su parte, Emirates explica a Business Insider España que, además de ser pionera en ofrecer wifi gratuito a bordo, está continuamente mejorando las prestaciones disponibles a bordo.

"Emirates está comprometida en ofrecer a sus pasajeros los mejores servicios y prestaciones en la industria, incluyendo el uso de tecnologías punteras en su sentido más amplio", explican desde la compañía, aunque sin especificar si eso incluye a Starlink.

El uso de Starlink no debe afectar de ninguna manera a la seguridad del avión ni cambiar las reglas de juego actuales

¿Necesitan los pasajeros wifi a bordo? Según el estilo de vida actual, la respuesta es afirmativa, lo cual da a Starlink la oportunidad de satisfacer una necesidad del mercado.

Sin embargo, cabe mencionar que a Starlink le queda mucho trabajo por delante, tanto en temas de regulación como en producto.

Según informó Reuters, SpaceX ha estado buscando la aprobación de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) para desplegar Starlink en aviones comerciales y buques de transporte, habiendo probado el wifi en aviones privados Gulfstream y aviones militares.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) explica a Business Insider España que se realizan estudios de seguridad e interferencia electromagnética para validar que estas señales electromagnéticas no interfieren con equipos que afecten a sistemas de la aeronave y a la seguridad del vuelo.

"La FCC americana ha autorizado a SpaceX a transmitir en bandas ka (26-40 Ghz) y ku (12-18 Ghz), por lo que a este respecto no parece haber diferencia frente a las redes comerciales existentes. Quizá la diferencia sea en el precio final del servicio que perciba el pasajero y en la velocidad de conexión", añaden desde AESA.

Rocket Lab adelanta a SpaceX, de Elon Musk: consiguen regresar a la Tierra un cohete gracias a un helicóptero

La aparición de Starlink no supone ningún cambio significativo en términos de seguridad. Ya existen sistemas y funciones como Starlink, llamados genéricamente "Satcom", por lo que el aspecto de seguridad está resuelto, explica Alejandro Rubio, ingeniero aeronáutico perteneciente al Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE).

Rubio indica que las posibles interferencias por radiofrecuencia se deben estudiar y demostrar que no afectan a la seguridad. "En particular, el wifi a bordo (2.4 o 5 GHz) es una frecuencia bien estudiada y permitida en muchas aerolíneas actualmente", asegura.

Según el ingeniero, el uso de la constelación Starlink o cualquier otra (como Immarsat) no debe afectar, por tanto, de ninguna manera a la seguridad del avión ni cambiar las reglas de juego actuales.

"Cabe destacar que Starlink no es la única novedad en cuanto constelaciones que se avecina. Por ejemplo, Iridium Next se espera pronto en aviación", comenta Rubio, que añade que la aparición de una nueva constelación siempre es positiva por aumentar la competencia y previsiblemente permitir bajar precios a los operadores y extender el uso de internet a bordo.

Aún queda un lago camino por recorrer, aunque la tecnología es beneficiosa

Dar conexión wifi a bordo de aviones es un grandísimo reto en el que las tecnologías actuales no pueden dar una respuesta adecuada. 

"El uso de estos satélites es factible y beneficioso para los usuarios", asegura Pepe Nieto, CEO de COMET Ingeniería (I+D+i en aeronáutica y otros sectores). "Seguramente, cuando se concluya el proceso de lanzamiento de todos los satélites Starlink previstos, se solucionen las posibles latencias existentes", añade.

Para José González, CEO y fundador de Galgus, el reto principal es que los aviones se desplazan por todo el planeta, haciendo que cualquier solución de conexión a bordo necesite de cobertura global.

Galgus cuenta con 5.000 puntos wifi volando a bordo de aviones por todo el mundo, son líderes de wifi a bordo de aviones a nivel mundial y ofrece la tecnología carrier offloading.

"Adicionalmente, para dar un buen servicio a bordo se necesita un alto ancho de banda y baja latencia, ya que en cada avión pueden viajar hasta 800 personas", añade González.

El experto explica que las tecnologías actuales de satélites geoestacionarios proporcionan la cobertura global, pero la latencia es elevada al estar a 36.000 km de altura y la velocidad de comunicación es baja al dar cobertura muy extensa (con sólo 3 satélites se da cobertura global). Esto hace que el ancho de banda haya que compartirlo con muchísimos usuarios.

Otra ventaja de Starlink frente a satélites geoestacionarios es que al estar 72 veces más cerca de la Tierra, la antena a bordo de los aviones –que se instala por fuera del fuselaje– puede ser de mucha menor ganancia, lo que en la práctica se traduce en una antena más pequeña y un mejor perfil aerodinámico del avión, reduciendo sustancialmente el consumo de queroseno. 

"Starlink podría ayudar a las aerolíneas a ahorrar combustible de manera sustancial", afirma González.

En definitiva, Starlink puede ser la solución a todos los retos del wifi a bordo: cobertura global, baja latencia (la altura es de 500 km) y alto ancho de banda (al volar en órbita baja un satélite da servicio a pocos usuarios), abriendo la posibilidad de nuevos servicios a bordo más completos y que permitan una mejor experiencia del pasajero. 

Según indica González, operadores de todo el mundo como AT&T, Telefónica o Vodafone están muy interesados, especialmente en aquellos entornos donde no les es posible dar servicio, como son los aviones.

No obstante, añade, aunque el potencial de una mejora del servicio actual es real, Starlink tendrá que superar muchos retos para poder dar un servicio de calidad global, pues requerirá de una constelación de satélites mucho más grande que la actual, así como una amplísima red terrestre que dé servicio a todos los satélites. 

"Pasará un tiempo hasta que el servicio wifi a bordo global esté disponible", asegura el directivo. "Mientras tanto, se podría empezar a dar servicio en aquellos corredores aéreos donde hoy en día ya se dé cobertura con la constelación actual".

En definitiva, y como apunta Nieto, cualquier solución que mejore la capacidad de comunicación siempre va a ser beneficioso, tanto para la industria, como a nivel global.

Otros artículos interesantes:

Elon Musk planea que Twitter vuelva a cotizar en bolsa menos de 3 años después de comprarla

Bill Gates dice que Elon Musk podría hacer que Twitter sea "peor", pero que la gente nunca debería subestimarlo

Elon Musk ha puesto el crecimiento de Tesla o SpaceX por delante de la atención al cliente, y eso puede volverse en su contra

Te recomendamos