El sector turístico teme que España pierda su liderazgo frente a otros mercados por el recorte del 39% en los PGE

Turismo en las calles de España.

REUTERS/ Albert Gea

La Mesa del Turismo de España ha mostrado su decepción e indignación al conocer la partida que el proyecto de ley de los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) destinará al sector el año que viene, con un recorte del 39% respecto a 2022.

En concreto, los PGE del próximo ejercicio asignan al sector apenas 1.050 millones de euros ?en comparación con los 1.727 millones presupuestados para el presente año?, de los cuales 780 millones (el 74,1%) provienen del fondo destinado al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia para avanzar en el desarrollo sostenible, la digitalización y las pymes. Otros 128 millones irán destinados a líneas de financiación para las empresas.

Según la asociación, esto hace patente el "menosprecio" del Gobierno hacia un sector que supone un importante motor de la economía española ?antes de la pandemia representaba el 12,4% del PIB directo y el 13% del empleo?. 

?Una vez más, este Gobierno muestra un total desinterés y falta de confianza en el turismo, el sector que en reiteradas ocasiones ha demostrado ser tractor de la economía en los momentos más difíciles, liderando siempre la recuperación en beneficio de toda la sociedad española?, señala el presidente de la Mesa del Turismo, Juan Molas. 

En una entrevista para Business Insider España, Carlos Garrido, vicepresidente de la Mesa del Turismo y presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes, confiesa la sorpresa que ha supuesto para el sector una medida así en un momento como este.

"En un momento tan bajo después de la crisis económica y la pandemia, el principal mercado de turismo del mundo necesita más que nunca inversión. Ahora no es el momento de cortar el grifo", afirma de manera contundente. 

"Nos ha sorprendido un recorte tan drástico en un momento en el que estamos luchando con la inflación, con la incertidumbre de la guerra y estamos convalecientes todavía de los efectos del COVID-19", añade.

Garrido también se muestra sorprendido de que no se haya aprovechado la financiación de los fondos europeos para hacer un PERTE específico para el sector turístico.  

"No hay otro sector que hubiera sido capaz de aprovechar la ocasión y de capitalizar un poco esa inversión. En este país, en el turismo ya no solo estamos los hoteles, las compañías aéreas o las agencias de viajes. El sector influye mucho en el comercio y en la restauración, por lo que no es el momento más adecuado para hacer un recorte a una industria que lo que hace es generar recursos y tiene capacidad de devolver todas las ayudas porque somos los más rentables", apunta. 

Tras superar las expectativas de verano, el sector turístico prevé una ralentización en la recuperación en el último trimestre

Exceltur también ha criticado esta semana el "incomprensible desdeño" de omitir la urgente necesidad de reasignar y priorizar fondos para un gran PERTE con visión transversal para reposicionar destinos turísticos maduros. 

De la misma manera, el lobby turístico considera que el reparto de los PGE debería hacerse a niveles más adecuados y proporcionales a los que "se derivan de la elevada recaudación impositiva que genera el sector y a su aportación a la recuperación económica".  

El sector teme poner en peligro el liderazgo de España frente a otros mercados

La Mesa del Turismo lamenta el recorte de los PGE porque, entre otras cuestiones, países como Turquía, Francia o Italia sí están apostando por el sector y cuentan con partidas que quedan muy lejos de la que va a destinar España.

"Lo que me preocupa es que otros mercados competidores están apostando fuerte por el turismo, y nosotros tenemos que recuperar una posición de liderazgo para la que necesitamos un apoyo, por lo menos, similar al que se está teniendo en otros países", señala Garrido.

"Estamos en un momento donde el sector necesita más que nunca esas acciones de promoción y de impulso para reactivar una industria que se ha paralizado del todo durante muchos meses", indica.

Garrido tampoco comprende que el Gobierno no haya consultado al sector a la hora de calcular estos presupuestos. 

"Antes de tomar una decisión así, lo normal es que se hubiera compartido con los responsables de los diferentes colectivos y que se nos hubiera dado algún tipo de explicación o se nos hubiera consultado de alguna manera, pero esto no se han producido. Nosotros nos hemos enterado en el momento de la publicación, lo cual tampoco tiene mucho sentido", asegura.

 

El Gobierno sí que ha incrementado el presupuesto destinado a Turespaña, que recibirá en 2023 un total de 114 millones de euros, un 27,6% más que este año.

La Mesa del Turismo no sabe a qué corresponde que el Instituto de Turismo de España sí haya percibido un aumento, pero se alegra por ello, ya que hace labores de promoción y de impulso del turismo. 

Esta labor "intensa de trabajo y presupuestaria" es una acción que tradicionalmente hacen tanto desde el sector público como del sector privado. 

Según señala Garrido, el sector privado está respondiendo con inversiones y haciendo un gran esfuerzo. Sin embargo, asegura, necesitan del apoyo del sector público para poder defender y mantener los buenos datos.

Otros artículos interesantes:

Fernando Valdés, secretario de Estado de Turismo: "El sector dice que no tiene capacidad para invertir más en los proyectos del plan de recuperación"

Oportunidades en el mercado del turismo sénior: más allá de los viajes del Imserso

La peligrosa moda del turismo de sequía: "Habría que replantearse por qué estamos así"

Te recomendamos