Las startups de IA van a revolucionar la movilidad, pero quizá de un modo distinto al que piensas

Ilustración inteligencia artificial

Getty

  • La inteligencia artificial pondrá patas arriba el mercado de la movilidad en los próximos años.
  • Sin embargo, no son los proveedores de patinetes eléctricos o coches compartidos los que realmente tienen posibilidades de hacer realidad la movilidad del mañana.

Alrededor del 40% de los habitantes de la Unión Europea vive en una ciudad. Además, alrededor del 35% vive en los suburbios de las regiones metropolitanas o en ciudades más pequeñas. El transporte desempeña aquí un papel fundamental en lo que respecta a las emisiones. 

En 2021 se emitieron en la UE 3.472 millones de toneladas de dióxido de carbono. De ellas, 740 millones de toneladas de CO₂ se emitieron en toda la UE en 2021 por la combustión de combustibles fósiles en el transporte. La electrificación de la movilidad de masas podrá reducir el total, pero se puede conseguir más. La inteligencia artificial también ayudará a conseguirlo.

La ola de la inteligencia artificial se extiende por todo el mundo

Hay muchas aplicaciones posibles para la IA. Sin embargo, hay tres ámbitos que destacan especialmente. La gestión del tráfico, la planificación de rutas y tarifas y la planificación urbana. Las primeras ciudades han empezado a incorporar sistemas inteligentes a sus sistemas de planificación del tráfico

En Pittsburgh (Estados Unidos), la ciudad ha introducido semáforos controlados por IA, lo que ha permitido reducir en un 40% los tiempos de ralentí y en un 26% la duración media de los trayectos. Esta tecnología, desarrollada por el Instituto de Robótica de la Universidad Carnegie Mellon, utiliza datos de tráfico en tiempo real para ajustar los semáforos y optimizar el flujo del tráfico.

Los extrabajadores de Tesla ponen a Musk contra las cuerdas: afirman que su tecnología autónoma no es segura

Singapur ha introducido un sistema de gestión del tráfico basado en inteligencia artificial que utiliza datos de diversas fuentes, como cámaras de vigilancia y sensores GPS, para controlar los patrones de tráfico y tomar decisiones basadas en datos en tiempo real. 

El resultado es una reducción del 10% en la duración de los trayectos y una disminución significativa de los accidentes de tráfico. En definitiva, ambas ciudades han conseguido reducir significativamente las emisiones de CO₂ mediante el uso de la IA.

En el mundo de la movilidad hay buenas oportunidades para las empresas de nueva creación. Esto se debe a que el ámbito empresarial es nuevo y muchas empresas aún no se han introducido en el mercado. 

Una de las más grandes es la estadounidense Citydata, que lleva varios años operando y asesora a las ciudades sobre cómo pueden integrar los sistemas de IA en su infraestructura informática actual. La UE también es consciente de ello desde hace tiempo y hace unos años puso en marcha el programa AI4Cities.

Las primeras startups de IA se benefician

Por eso no siempre es fácil implantar programas modernos de inteligencia artificial. Pero startups como Ximedes y Mobimeo ya ofrecen soluciones de marca blanca para los sistemas de transporte local, que están notoriamente anticuados. El objetivo principal es aprovechar nuevas fuentes de datos para el control del tráfico y ponerlos a disposición de los sistemas de gestión del tráfico existentes.

El futuro de la IA en la gestión del tráfico es prometedor. A medida que avance la tecnología, cabe esperar el desarrollo de sistemas de tráfico avanzados basados en IA. Es probable que la llegada de los vehículos autónomos conduzca a un uso más amplio de la IA en la gestión del tráfico, ya que estos vehículos tendrán que interactuar dinámicamente con los sistemas de tráfico. La fusión de la IA con las tecnologías 5G e Internet de las Cosas (IoT) podría revolucionar aún más los sistemas de transporte urbano.

 

Esto no será posible sin la ayuda de las startups. Quienes se posicionen ahora con inteligencia y puedan ofrecer soluciones a las autoridades locales tendrán más que suficiente en los próximos diez años. Los inversores hace tiempo que se dieron cuenta de ello. 

Mientras otros sectores de la movilidad luchan por encontrar nuevos fondos, la inversión en el sector de la IA está creciendo. Existen, por tanto, buenas oportunidades para las startups, ya que las ciudades tendrán que digitalizar todas sus infraestructuras para lograr nuevas reducciones de CO₂.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.