Pasar al contenido principal

Las tecnológicas chinas y de EE.UU. son las mejores oportunidades en bolsa, según un experto que triunfa desde 2006 llevando la contraria al mercado

Trader concentrado en Wall Street
Reuters
  • Albert Meyer, jefe de inversión y gestor senior de carteras en Bastiat Capital, encuentra oportunidades en sectores del mercado en los que nadie más ve negocio.
  • Además de señalar qué acciones son ahora una "oportunidad", Meyer explica por qué odia que las empresas remuneren en acciones y cuál es su umbral máximo de inversión en empresas que utilizan esas compensaciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ir contra corriente no es para cobardes.

Con las estimaciones de beneficio en retroceso, el crecimiento global frenándose y las valoraciones en el lado más alto del espectro histórico, el optimismo de los inversores en Wall Street no puede calificarse de robusto. Y aunque la Reserva Federal se haya comprometido a preservar la expansión, nuevas señales de debilidad estás forzando a cada vez más inversores a adoptar una postura pesimista.

Pero no todo el entorno del mercado actual ve el vaso medio vacío, y un destacado gestor de carteras cree que todavía hay grandes oportunidades en el mercado que están listas para aprovecharse.

Leer más: Las tecnológicas estadounidenses se arriesgan a perder 11.000 millones de dólares con el veto a Huawei de Trump

 Ese gestor es Albert Meyer, jefe de inversión y gestor senior de carteras en Bastiat Capital, que supervisa 60 millones de dólares (unos 53,5 millones de euros) en inversiones. Meyer ha estado arrasando en el mercado desde 2006 y tiene intención de mantener su racha impecable apostando por un sector impopular que pocos inversores se atreven a tocar: las acciones tecnológicas chinas.

"Con una población de 1.400 millones de personas, si tienes esas acciones tecnológicas, las de alta capitalización como Alibaba o Tencent, creo que te darán buenos resultados", asegura. "A diferencia de mucha gente con la que hablo, soy muy positivo respecto a China".

La visión optimista de Meyer va en contra del consenso del mercado, debido a las complicadas relaciones comerciales entre EE.UU. y China. 

Leer más: China se reúne con las grandes empresas tecnológicas de Estados Unidos a espaldas de Trump

Pero no todos los huevos de Meyer están en la misma cesta, ni mucho menos.

Además de recomendar las acciones tecnológicas chinas, también señala a Microsoft, Google y Apple como sus opciones en EE.UU.. Considera que los últimos intentos de Washington para desintegrar a los gigantes tecnológicos son "un montón de tonterías" y " postureo político".

Antes de comprar algo, Meyer siempre se asegura de que sus objetivos carezcan de un atributo decisivo: que un gran porcentaje de su remuneración sea en acciones.

Meyer revisa la cantidad pendiente de opciones de remuneración en acciones divididas por el número de acciones en circulación, uno de sus principales determinantes de la selección de valores. Y él se aleja como de la plaga de aquellas empresas con más de un 5% de excedente.

Leer más: Bill Gates cree que el Gobierno de EEUU necesita regular mejor a las grandes tecnológicas

"Odio las opciones sobre acciones, obviamente", señala. "Si eres un empleado, cógelas y corre. Está bien, no es ilegal. Pero como accionista, no me gusta. Básicamente, estás diluyendo la participación de los accionistas de forma masiva".

Esta idea se da a conocer en un momento en el que se prevé que las ganancias del S&P 500 se hayan contraído en un 2% en el segundo trimestre.

Todavía hay mucha incertidumbre sobre el marco regulatorio para la tecnología en EE.UU. y la futura relación comercial entre EE.UU. y China, lo que hace que las perspectivas de inversión sean aún más inciertas.

Pero las recompensas más grandes a menudo esperan a aquellos que mantienen el rumbo.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además