Pasar al contenido principal

Tres trabajadoras musulmanas de Amazon dicen que tienen miedo de rezar, ayunar o ir al baño por si son despedidas

An Amazon warehouse in the UK.
Un almacén de Amazon en Reino Unido. REUTERS/Phil Noble
  • Tres mujeres musulmanas de origen somalí han presentado una queja federal por discriminación contra Amazon, alegando que se enfrentan a una discriminación racial y religiosa en su trabajo en los almacenes de la compañía en Minnesota. 
  • Estas mujeres denuncian que tienen miedo de tomarse un descanso para rezar, ayunar o ir al baño por si son despedidas. 
  • Ellas aseguran que los trabajadores blancos son ascendidos por encima de trabajadores de otros orígenes y tienen mejores trabajos. 
  • Un portavoz de Amazon declinó hacer comentarios sobre los aspectos concretos de la demanda, pero aseguró que la diversidad y la inclusión son "centrales para nuestro negocio y cultura corporativa".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tres trabajadoras de Amazon han presentado una queja federal contra el gigante del comercio electrónico denunciando que se enfrentan a una discriminación racial y religiosa en sus trabajos de los almacenes de Minnesota. 

Las tres mujeres, musulmanas de origen somalí, aseguran que tenían miedo de tomarse descansos para rezar, ayunar o ir al baño por si eran despedidas, según la carta del grupo de derechos civiles Muslim Advocates que acompaña la queja federal que han presentado a la Comisión por la Igualdad del Empleo. 

"El tiempo perdido reduciría la productividad del trabajador o cuantos productos han empaquetado en una hora", apunta la carta. "Los trabajadores que habitualmente tienen una productividad baja, simplemente porque tratan de seguir sus obligaciones religiosas como rezar, se enfrentan a consecuencias como amonestaciones escritas que pueden acabar en despido". 

La carta, que se avanzó The New York Times, añade que las condiciones de falta de aire acondicionado en los almacenes hace que sea "casi imposible para los trabajadores musulmanes de Amazon mantener el ayuno durante el Ramadan si quieren mantener una tasa elevada de productividad". 

Un portavoz de Amazon declinó hacer comentarios respecto a los detalles de la denuncia, dijo que la diversidad y la inclusión son "centrales para nuestro negocio y cultura de la compañía" y los trabajadores pueden "rezar cuando ellos decidan". 

Él añadió: "los descansos para rezar de menos de 20 minutos están pagados, y los trabajadores pueden pedir un descanso de más de 20 minutos para rezar sin salario por lo que las expectativas de productividad se ajustarían". 

Las trabajadores denuncian falta de ascensos y represalias 

Las tres trabajadoras también cuentan en la carta que los trabajadores musulmanes de origen somalí y de África Oriental son "habitualmente pasados por encima" para promocionar a trabajadores blancos. Trabajadores blancos son asignados a mejores trabajos y tareas, aseguran. Amazon no quiso hacer declaraciones sobre los detalles concretos de esta denuncia en su declaración. 

Leer más: 60 horas semanales, llamadas a ambulancias y miedo a coger días libres: 30 empleados describen cómo es trabajar en los almacenes de Amazon en el Black Friday y Navidad

Las condiciones laborales en los almacenes de Amazon han sido puestas bajo la lupa en los últimos tiempos con historias de terror como la de que los trabajadores deben hacer pis en botellas para ahorrar tiempo y poder cumplir los objetivos marcados. 

Estas condiciones controvertidas han provocado una serie de protestas tanto en Estados Unidos como en Europa por parte de los trabajadores que aseguran ser tratados como robots. Algunas de estas protestas se han llevado a cabo durante los picos de actividad de Amazon, como el Black Friday

Las tres mujeres musulmanas estaban entre los trabajadores de Amazon que protestaron por las condiciones laborales del almacén de Minnesota en diciembre de 2018. Ellas tuvieron un papel activo en esta protesta, contando su historia en la prensa y animando a otros trabajadores a unirse. Debido a esto, aseguran que han sufrido represalias. 

Las tres mujeres aseguran haber recibido advertencias, que son el paso previo a los despidos y una de las mujeres ha dicho que tiene todos los días conversaciones grabadas en vídeo con sus supervisores, según recoge la carta. 

"Los cargos muestra que el mensaje de Amazon a las trabajadoras somalíes ha sido claro: desde que han protestado por las acciones discriminatorias de Amazon, los jefes han creado ahora un entorno de hostigamiento y acoso para obligarlas a renuncia". dice la carta. 

La asociación de los abogados musulmanes quiere que la Comisión de Igualdad de Empleo y Oportunidades abra una investigación de sus denuncias. La comisión es responsable de hacer cumplir las leyes federales que hacen que sea ilegal discriminar a los empleados por su raza, religión, sexo o discapacidades entre otros puntos. 

Y además