Trabajé en un crucero durante 8 meses porque quería viajar: el bajo salario y el horario agotador no merecían la pena

Hannah Towey,
Chris Libreros, natural de Miami, cuenta a 'Business Insider' que trabajaba hasta 11 ½ horas al día, 7 días a la semana, y ganaba 1.980 euros brutos al mes.
Chris Libreros, natural de Miami, cuenta a 'Business Insider' que trabajaba hasta 11 ½ horas al día, 7 días a la semana, y ganaba 1.980 euros brutos al mes.

Cortesía de Chris Libreros (izquierda) PETER PARKS/AFP vía Getty Images (derecha)

  • Chris Libreros trabajó en un crucero durante 8 meses después de haber trabajado en el sector hotelero.
  • Señala que le sorprendió el riguroso horario de trabajo de la tripulación, la falta de tiempo libre y el bajo salario.
  • No mereció la pena, aunque viajó a Malasia, Singapur y Tailandia, indica a Business Insider.

Este artículo se basa en conversaciones con Chris Libreros, que trabajó para una importante compañía de cruceros estadounidense de marzo a noviembre. Ha optado por excluir el nombre de su empleador, pero su posición ha sido verificada por Business Insider. Lo que sigue ha sido editado por motivos de extensión y claridad. 

He vivido en Miami toda mi vida, así que siempre he visto los cruceros entrar y salir del puerto, pero nunca había entendido lo que pasaba a bordo.

El año pasado trabajaba en el Ritz-Carlton y decidí que quería probar algo nuevo. Tenía un amigo que trabajaba para una gran compañía de cruceros y me enteré de que navegaba por Asia, una zona del mundo que siempre había querido explorar. Me ayudó a conseguir un trabajo en el departamento de atención al cliente, que es como la recepción general de un crucero. Me dedicaba principalmente a la atención al cliente, ayudando a los huéspedes con sus preguntas y quejas.

Salí de Estados Unidos en marzo y volví en noviembre. Ganaba 2.100 dólares (1.980 euros) al mes antes de impuestos. En un principio íbamos a zarpar de Hong Kong, pero debido a las restricciones COVID-19 de China, el crucero se trasladó a Singapur. Desde allí, navegamos a Malasia y Tailandia. 

Mi contrato era originalmente de 5 meses y medio, pero acabé ampliándolo a 8 meses porque quería ver algunas partes de Tailandia antes de volver a Estados Unidos.

Los primeros meses hacíamos "cruceros a ninguna parte", es decir, salíamos al mar durante unos días y volvíamos sin parar en ningún puerto. Durante esos cruceros, trabajábamos unas 8 o 9 horas al día. Pero cuando empezaban los cruceros normales, trabajábamos entre 9 y 11 horas y media al día. 

En un crucero, la mayoría de la tripulación no tiene días libres. Es un trabajo continuo los 7 días de la semana.

Vivo en un crucero por 0 euros y tengo una habitación con balcón panorámico

Tienes que renunciar al estilo de vida que tenías en tierra 

Crucero

Joe Raedle/Getty Images

Una de las cosas que más me sorprendió de trabajar en un crucero fue el cambio total de estilo de vida.

Cuando dejas un puesto en tierra para trabajar en un crucero, pierdes mucha libertad. No puedes salir y hacer lo que quieras durante tu tiempo libre, y siempre tienes que estar listo para trabajar al día siguiente.

Las condiciones de vida también eran muy diferentes a las que estaba acostumbrado. Estás en una habitación muy pequeña que probablemente compartes con otra persona. Además, en Singapur, las restricciones de COVID-19 seguían siendo muy estrictas, por lo que había distintas normas sobre las reuniones en grupo, incluso cuando se sentaban en la misma mesa. Más adelante en mi contrato, esas normas se relajaron.

Para mí, no tener días libres fue lo más difícil. Trabajé todos los días durante 8 meses. Trabajar muchas horas seguidas te agota. 

En Estados Unidos o España, los trabajadores están protegidos por leyes y reglamentos laborales que no se aplican a los cruceros de bandera extranjera. Según la legislación marítima, el tiempo máximo que pueden trabajar los miembros de la tripulación es de 14 horas diarias. No podía tomarme un descanso hasta haber trabajado 6 horas y 30 minutos. En Miami, eso es más o menos un turno completo.

El único momento en el que podías tomarte un día libre era si tenías un problema médico. Tenía una caries que me dolía mucho, así que tuve que bajar del barco en Singapur para que me la revisaran. Acabaron arrancándome el diente, que fue una de las cosas más traumáticas por las que he pasado. Cuando volví a bordo, me dieron un día libre. 

Pero el sueldo fue lo más chocante de mi experiencia. Yo ganaba 2.100 dólares al mes, lo que no es gran cosa para un ciudadano estadounidense, pero había otras personas trabajando en diferentes departamentos que no ganaban casi nada, unos 700 dólares (660 euros) al mes. Eso equivale a menos de 2 dólares (1,88 euros) la hora.

Muchos miembros de la tripulación cobraban salarios que yo consideraría insuficientes para vivir. Y dado que muchos de ellos procedían de países cuya moneda nacional valía menos que el dólar estadounidense, tuve la sensación de que la empresa tenía mucho control sobre los miembros de la tripulación y les pagaba lo mínimo. 

 

Nunca había dormido tan poco

Chris Libreros

Chris Libreros

Tienes que elegir entre disfrutar después de tu turno o recuperar el sueño. Incluso si tienes tiempo para dormir, hay muchos factores que pueden impedir que descanses bien.

Está tu compañero de habitación, el ruido en los pasillos, la maquinaria moviéndose, las llamadas de emergencia y los anuncios de la tripulación que llegan a tu habitación por los altavoces. También hay que asistir a simulacros marítimos a primera hora de la mañana, después de que los huéspedes hayan abandonado el barco. 

Creo que fue la vez que menos dormí mientras trabajaba en el barco. Si conseguía dormir más de 6 horas, era un milagro.

Era uno de los únicos estadounidenses que trabajaban en el barco. Cuando llegué, el 90% de la tripulación era china. Por suerte, yo ya practicaba mandarín antes de llegar al barco, pero seguía habiendo una gran barrera lingüística.

A veces era difícil encontrar amigos que compartieran mis intereses. Soy gay y algunas culturas no lo aceptan tan bien como otras. A veces me sentía muy solo, sobre todo los primeros meses.

Pero la mayoría de la gente era amable y extrovertida, y me gustó conocer a gente de todo el mundo. Incluso viniendo de Miami, que es una ciudad muy diversa, conocí nacionalidades con las que nunca me había topado.

Me alivia volver a un trabajo con horario de oficina y los fines de semana libres

Los estadounidenses interesados en trabajar en cruceros deben esperar una disminución del salario y no deben esperar días libres, según Libreros.
Los estadounidenses interesados en trabajar en cruceros deben esperar una disminución del salario y no deben esperar días libres, según Libreros.

Buena Vista Images

Ahora estoy de vuelta en Miami trabajando en la gestión de eventos en hoteles. Me alivia volver a tener un trabajo de lunes a viernes, un horario estable sin cambios bruscos.

No creo que vuelva a trabajar en un crucero. Esperaba trabajar muchas horas, pero esperaba tener más tiempo libre para salir del barco y explorar diferentes puertos. Mi crucero fue especialmente malo debido a las restricciones de COVID-19 de Asia, y gran parte de mi tiempo lo pasé a bordo, en lugar de fuera.

Mi consejo para quienes estén interesados en trabajar en un crucero es que primero determinen en qué departamento quieren trabajar: además de los servicios a los huéspedes, están el restaurante, el casino, las finanzas y el entretenimiento, por nombrar algunos.

Si alguien de EEUU va a trabajar en un crucero, debe esperar una disminución del salario, sobre todo si no ocupa un puesto en entretenimiento o un puesto de alta dirección o de puente. Averigua cuáles son tus finanzas y cuál es tu plan. Después, prepárate para el hecho de que tu vida va a cambiar por completo y tendrás que adaptarte a un nuevo conjunto de normas y reglamentos. 

Personalmente, diría que probablemente no mereció la pena. Quizá si lo hubiera hecho en otro momento, mi experiencia habría sido diferente. Pero ahora mismo, siento que me he perdido muchas cosas; hay mucho más en Asia que quería explorar.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.