Pasar al contenido principal

La justicia europea determina que Reino Unido podría frenar unilateralmente el Brexit

Una manifestación anti Brexit en Londres.
Reuters
  • El Tribunal de Justicia de la UE sentencia que la legislación comunitaria permite que Reino Unido frene su proceso de la salida sin pedir la aprobación del resto de miembros.
  • Este fallo podría servir para revocar el Brexit, a través de la eventual convocatoria de un segundo referéndum, como defienden los partidarios de permanecer en la UE,
  • La sentencia se ha dado a conocer a menos de 24 horas de la votación en la que el Parlamento británico debe respaldar el acuerdo de salida.

El proceso para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, una vez más, se enfrenta a un giro inesperado.

En este caso, a menos de 24 horas de la votación en la Cámara de los Comunes que definirá si el acuerdo para el Brexit entre Londres y Bruselas cuenta con el respaldo de los parlamentarios británicos, un nuevo giro de guión vuelve a dejar todo el proceso de salida de la UE en el aire. 

Así, el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) ha dado a conocer a primera hora del lunes una sentencia que podría poner en jaque la aprobación del acuerdo sobre el Brexit e, inesperadamente, dar alas a los partidarios de que Reino Unido se quede en el bloque comunitario. 

En respuesta a un recurso del Tribunal Civil de Escocia, la máxima instancia de la justicia comunitaria ha determinado que el texto del artículo 50 del Tratado de Lisboa, el que rige el proceso de abandono de la UE, permitiría que Reino Unido tomase unilateralmente y sin permiso de ningún otro estado miembro la decisión de quedarse en la organización.

Leer más: El Gobierno de May respalda su acuerdo del Brexit entre rumores de una posible moción de confianza a la primera ministra

"Reino Unido es libre de revocar unilateralmente la notificación de su intención de retirarse de la UE", señala la sentencia, que se produce en respuesta a un recurso del tribunal de mayor rango de Edimburgo y que podría dar paso a acciones legales para intentar bloquear el Brexit o incluso propiciar la celebración de una nueva consulta a la ciudadanía británica.

La primera ministra británica, Theresa May, había pedido al tribunal comunitario que rechazase la petición que llegaba desde Escocia, uno de los principales bastiones de resistencia al Brexit. El TJUE ha determinado que, dado que Londres no ha notificado todavía su abandono de la UE, sino su intención de hacerlo el 29 de marzo de 2019, su Gobierno puede detener el proceso de acuerdo a sus intereses.

Una moción de censura o un segundo referéndum: posibles consecuencias

Esta sentencia de la justicia comunitaria puede significar el inicio de un contencioso legal entre el Gobierno británico y los detractores del Brexit para frenar su proceso de salida de la UE.

Todo ello podría acelerarse si este martes el Parlamento británico decide no apoyar, como se prevé, el acuerdo entre su Gobierno y la Comisión Europea para concretar el Brexit.

La votación del martes se producirá tras 50 horas de debate parlamentario y con la expectativa de que, si el Gobierno no consigue sumar apoyos suficientes, el acuerdo para el Brexit deba renegociarse sin apenas tiempo antes de marzo. Además, una derrota en esta votación podría desencadenar una moción de confianza que aproveche la división del Partido Conservador para propiciar elecciones anticipadas.

En caso de que Theresa May pierda el poder, se acrecentaría la posibilidad de que un Gobierno liderado por el candidato laborista Jeremy Corbyn celebre un segundo referéndum sobre el Brexit. Especialmente, después de que la justicia de la UE haya aclarado que un giro de timón en Londres podría poner fin a dos años de negociaciones de divorcio.

Y además